Radioterapia: Vanguardia en tecnología


“Buenos Aires, 26 junio 2013: Carolina Balbuena, una argentina de 41 años radicada en España, afirmó que la bendición que le dio el Papa Francisco el 10 de abril en la Plaza de San Pedro fue el inicio de su recuperación del cáncer de mama que le había sido diagnosticado en 2009 y que le hizo caer en una espiral de la que creía que no iba a salir”.

Sin duda, historias como la de Carolina Balbuena remueven el corazón. La esperanza y la fe son elementos de apoyo indispensables en la curación de un enfermo de cáncer.

Sin embargo, esta fe debe ir acompañada de un buen tratamiento y esto es lo que realizan a diario los profesionales que trabajan en la Unidad de Radioterapia de Clínica Las Condes.

Con tecnología de última generación y con profesionales especializados en el tratamiento del cáncer, el equipo de Radioterapia (radio-oncólogos, enfermeras, físicos médicos, tecnó-logos médicos, auxiliares y personal administrativo) hace frente a la enfermedad logrando resultados exitosos en la mayoría de los casos.

El doctor Pelayo Besa, oncólogo y radioterapeuta del Centro Clínico del Cáncer de CLC, está orgulloso del trabajo que realizan pues, gracias a la dedicación y entrega de todo el equipo, hoy Clínica Las Condes es la mejor alternativa en el país: “La clínica tiene un plan de desarrollo de radioterapia como parte del Centro Clínico del Cáncer, para alcanzar un nivel similar al Hospital Johns Hopkins, con quienes hemos trabajado en el desarrollo del programa, gracias al convenio de cooperación mutua. Hopkins es reconocido como uno de los mejores centros hospitalarios en los Estados Unidos. Clínica Las Condes ha hecho y continúa haciendo inversiones muy importantes en personal y en equipamiento para radioterapia”.

¿Cómo se organiza el tratamiento?

Las personas que llegan a Clínica Las Condes para atenderse por cáncer son recibidas por un equipo multidisciplinario. Profesionales de todas las áreas se reúnen para evaluar la condición del paciente. El doctor Besa explica que “en esta reunión se discute su caso con los médicos, que representan las distintas modalidades de tratamiento, apoyados por las unidades diagnósticas como anatomía patológica y el servicio de rayos, y las otras unidades de apoyo como psicología, dental, dolor, etc. Entonces, teniendo la información del tipo de enfermedad que está afectando a la persona y de su extensión, se decide cuál es el mejor tratamiento, que puede ser cirugía, quimioterapia o radioterapia o la combinación en cualquier orden. El trabajo de equipo siguiendo las normas internacionales es la base fundamental del tratamiento del cáncer en Clínica Las Condes. El beneficio para el paciente de la discusión de su caso por los especialistas, evaluando sus distintas alternativas terapéuticas, es lograr su mejor opción de curación”.

Si se opta por el camino de la radioterapia, que consiste en la aplicación de radiaciones para eliminar las células tumorales en la parte del organismo donde se encuentren, el paciente es citado a radioterapia para comenzar su tratamiento.

Camino de sanación

El primer paso del tratamiento de radioterapia es la consulta explicativa con el médico. En este encuentro, como señala el doctor Besa, se le plantean al paciente los efectos positivos y los adversos del proceso: “La radioterapia es una energía transmitida al cuerpo en forma de ondas electromagnéticas que mata las células tumorales. Aquellas células que son normales tienen en general capacidad de reparar el daño. Se matan pocas células normales, pero pueden ser suficientes para producir efectos adversos. Hoy podemos conocer el porcentaje de células normales que se pueden dañar y optimizar el tratamiento para no producir secuelas o daño permanente”.

Luego viene la simulación del tratamiento (simulación virtual) que se realiza reconstruyendo, con las imágenes de tomografía axial computarizada (TAC o scanner), el cuerpo, los órganos y el tumor que se va a tratar. La clínica cuenta con un TAC simulador diseñado para radioterapia, equipo de última generación, único en Chile, que, como recalca el doctor Besa, “permite posicionar en forma óptima al paciente y tratar de la mejor forma el tumor, protegiendo los tejidos sanos que lo rodean con el fin de no tener efectos adversos o tener el mínimo de efectos”.

Posteriormente, el médico radio-oncólogo debe definir los volúmenes tumorales y órganos sanos, para diseñar los campos de tratamiento y calcular la distribución de dosis para cada uno de los volúmenes. El radio-oncólogo junto con el equipo de física y dosimetría diseñarán el mejor plan de tratamiento para cada paciente, sea este 3D-conformacional, IMRT u otra. Los planes son medidos en el acelerador lineal previo al tratamiento por el equipo de físicos para certificar que todo está correcto.

El tratamiento consiste en aplicar radiación al volumen tumoral. Las sesiones de radioterapia son breves, habitualmente diarias, de lunes a viernes, descansando los sábados y domingos. En cada sesión de tratamiento se debe irradiar en forma precisa el volumen planificado, por lo que se debe reproducir la misma posición de simulación diariamente. Para controlar la posición diaria se toman radiografías que permiten alinear en forma exacta al paciente, técnica conocida como radioterapia guiada por imágenes, en inglés IGRT (image guidance radiotherapy). Durante la aplicación de radioterapia, el paciente es monitorizado por cámara de video y micrófonos, para atender cualquier incidencia pudiendo interrumpir el tratamiento si el paciente lo requiere.

Para tener en cuenta:

¿Cómo se integra la radioterapia con las otras modalidades de tratamiento?

La radioterapia es un tratamiento local o loco regional que puede tratar un tumor local y los ganglios que lo rodean, o la zona que lo rodea. La cirugía es fundamentalmente un tratamiento local. La quimioterapia es un tratamiento sistémico, trata la enfermedad en todo el cuerpo.

¿Qué enfermos se tratan con radioterapia?

Los enfermos que tienen una enfermedad localizada o loco regionalmente localizada, ya que al eliminar todas las células tumorales se puede curar de su enfermedad. La radioterapia también se usa como tratamiento paliativo, y tiene un rol muy importante en quitar el dolor y prevenir otras complicaciones derivadas de la infiltración de órganos vitales.

 

TE PUEDE INTERESAR

No todas las quimioterapias producen vómitos. No todos los pacientes disminuyen su peso. El deporte es importante, pero al ritmo de cada paciente. Éstas y otras verdades del tratamiento.

 

Pacientes con cáncer de tiroides fueron intervenidos por especialistas de Clínica Las Condes gracias a la iniciativa de Desafío Levantemos Chile.

 

Prevenir enfermedades tan graves -y en algunos casos mortales- como el cáncer del cuello del útero, es uno de los beneficios de esta inoculación.

El 9, 10 y 11 de mayo, en la Plaza Cívica de Valparaíso, se instaló nuestro colon gigante interactivo que buscaba promover la prevención y el conocimiento del cáncer de colon y recto.

 Nuevas vacunas y pruebas diagnósticas, innovadoras terapias y la consolidación de la medicina personalizada son algunos de los actuales progresos que se dieron a conocer en el Congreso 2014 de la American Association for Cancer Research.

Para algunos es poco conocida, pero la psicooncología es de gran importancia, tanto en el proceso de afrontamiento de un cáncer como en la recuperación de los pacientes y sus familiares.

  < 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6  >