CLC
CLCCLC
CLC
Ginecología y Obstetricia

Vitrificación de Ovocitos

Vitrificación de ovocitos

Criopreservación mediante vitrificación

 

La vitrificación es una técnica de conservación en frío, que consiste en una congelación ultrarápida de los ovocitos. Durante el proceso de criopreservación se pueden formar cristales de hielo dentro de los ovocitos y dañarlos. Para evitar esto, durante la vitrificación se coloca los ovocitos en soluciones especiales para sacarles el agua y luego se bañan en soluciones protectoras. Eventualmente, los ovocitos pueden no sobrevivir el proceso de congelación o también pueden ocurrir fallas técnicas o mecánicas que causen la pérdida de uno o todos los ovocitos. Esto puede o no afectar la capacidad de fecundación de los ovocitos vitrificados, la calidad embrionaria y eventual implantación posterior.
 

Almacenamiento

 

Los ovocitos vitrificados son almacenados en tanques de nitrógeno líquido dentro de un dispositivo de plástico llamado CryoTip® hasta que son removidos para el proceso de desvitrificación. Cada dispositivo es adecuadamente identificado, de manera de asegurar la individualización de los ovocitos de cada mujer. Durante el proceso de vitrificación o en cualquier momento durante el almacenamiento pueden ocurrir fallas técnicas, mecánicas o eléctricas catastróficas, que pueden ocasionar la pérdida de la futura viabilidad de los ovocitos.
 

Procedimientos futuros para la fecundación de ovocitos, desarrollo in vitro de embriones y transferencia embrionaria usando ovocitos vitrificados

 

Cuando usted desee un embarazo utilizando los ovocitos vitrificados se le administrarán medicamentos para regular su ciclo, con el fin de que éste coincida con el proceso de desvitrificación. Con los ovocitos que sobrevivan al proceso de desvitrificación se llevará a cabo una Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoide (ICSI), técnica de fecundación in vitro donde un espermatozoide es directamente inyectado con una aguja de vidrio muy fina dentro de cada ovocito maduro. Como en todos los procedimientos de laboratorio, existe un riesgo de dañar el ovocito y/o el espermatozoide durante la manipulación.

No hay garantía de cuántos de los ovocitos vitrificados sobrevivirán al proceso de desvitrificación como tampoco de cuantos ovocitos fecundarán en forma exitosa y si posteriormente habrá desarrollo embrionario. De igual manera, no hay garantía de que los embriones que provienen de ovocitos desvitrificados, que son transferidos al útero, lleguen a implantarse en el mismo y convertirse en un embarazo o parto en el futuro.

Se ha reportado que la tasa de nacimientos exitosos luego de una fecundación de ovocitos descongelados es menor en comparación a la población que ha usado ovocitos frescos para la fecundación in vitro. Sin embargo, la literatura más reciente sugiere mejores resultados usando la técnica de vitrificación. La tasa de embarazo depende de distintas variables que pueden influir en el proceso de fecundación in vitro. Éstas incluyen la edad de la mujer al momento de la recuperación de los ovocitos, la calidad y madurez inicial de los ovocitos recuperados, la condición de los ovocitos después del proceso de desvitrificación, la calidad de los espermios usados para la fecundación, la calidad de los embriones producidos y otros factores, tales como las condiciones del laboratorio y el nivel de experiencia del equipo de embriólogos. En la actualidad existe información limitada sobre si el uso de ovocitos criopreservados genera riesgos genéticos, congénitos u otros. Sin embargo, reportes iniciales indican que los niños nacidos por este tratamiento no presentan un aumento significativo de anomalías congénitas, al compararlos con niños concebidos en forma natural. Hasta que nazca un gran número de niños producto de ovocitos congelados y descongelados no será posible estar seguros de que la tasa de anormalidades no es distinta a la tasa esperada de anomalías congénitas en la población general.