CLC
CLCCLC
CLC

Verrugas

Por tratarse de lesiones ocasionadas por una infección viral, las principales medidas de prevención tienen que ver con evitar su contagio.


Pueden localizarse en distintas partes del cuerpo y adquirirse por diferentes vías; ser de distintas formas y tamaños. Las verrugas son lesiones ocasionadas por el virus papiloma humano (VPH), del cual existen más de 100 tipos. De ahí el que existan diversos tipos (ver recuadro), cuyo tratamiento varía según su ubicación y grado de severidad. “Por tratarse de una infección viral, la forma más habitual de contacto es de persona a persona.

Es decir, una persona que tenga verrugas en las manos puede contagiar a otra por contacto directo. Habitualmente, eso sí, se requiere que la segunda persona tenga algún tipo de alteración en su barrera cutánea, como tener la piel seca o con heridas. Otras formas de contagio son por autoinoculación que la misma persona propague sus verrugas a otros sitios de su piel o por tomar contacto con superficies contaminadas, como toallas o piscinas”, explica la dermatóloga de CLC, Christel Bolte.

De acuerdo a la profesional, alrededor del 10% de los niños entre 2 y 12 años tienen verrugas. Esta alta frecuencia se debe a que en éste período el sistema inmune todavía no ha desarrollado los anticuerpos necesarios para combatir el virus que las provoca.


Tratamiento


Por lo general, las verrugas son asintomáticas y sólo las plantares (en la planta de los pies) pueden producir dolor al ser presionadas al caminar, debido a que tienden a crecer en profundidad. Si bien en el 25% de los casos las verrugas remiten en forma espontánea y el 65% desaparece después de dos años al terminar su ciclo natural, ante la aparición de verrugas es importante consultar con un especialista, debido a que es difícil predecir la evolución que cada una va a tener. Por otra parte, su control también es necesario para prevenir el contagio de personas cercanas, sobre todo, entre los miembros de una misma familia.

“El tratamiento consiste en eliminar las células infectadas por el virus, para lo cual existen distintos tipos de procedimientos según el tipo de verruga, la edad del niño y la localización. El más inocuo es el uso de queratolíticos, sustancias que van exfoliando la piel. También se puede hacer crioterapia con nitrógeno líquido, electrocoagulación o inmunoterapia para mejorar las propias defensas de la piel”, puntualiza la doctora Bolte.


Para tener en cuenta


Cuando en los niños aparece una verruga genital o condiloma en la zona perianal (alrededor del ano) o perivulvar (alrededor de vulva) es importante prestar atención, ya que muchas de estas lesiones se originan por contacto sexual, por lo que sería necesario descartar la posibilidad de abuso. “Sin ánimo de alarmar a los padres, en estos pacientes se debe analizar primero la posibilidad de contagio accidental por parte de quienes están cerca del menor o por autoinoculación del mismo niño, y en ese sentido el historial es sumamente relevante”, advierte la doctora Bolte.


Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.