CLC
CLCCLC
CLC

Bienvenido al Jardín

El primer día de clases es un proceso que, en ocasiones, angustia tanto a los niños como a los propios padres. Lo principal es motivar a los hijos y demostrarles seguridad, para facilitar su proceso de adaptación.


Cuando Domingo fue por primera vez al jardín casi no dormí la noche anterior. Estaba aterrada de que algo pudiera pasarle o de que se fuera a poner muy triste. ¿Y si se echaba algo a la boca y nadie se daba cuenta?… Me imaginaba cosas atroces. Quizás por eso mismo él llegó con pánico a la sala y no quería por nada del mundo despegarse de mí. Con el paso de los días yo me fui relajando y él también fue quedándose cada vez más tranquilo. Ahí me di cuenta de que en realidad gran parte de sus miedos eran infl uidos por lo que yo misma sentía”, cuenta Soledad de 29 años.

Escenas como la anterior son habituales durante las primeras semanas de marzo, especialmente en el caso de los “padres primerizos” que suelen ser más aprensivos al enfrentar experiencias como ésta. El doctor Alfredo Misraji, pediatra de CLC es enfático en señalar que los niños son “como esponjas” que absorben todas las sensaciones de sus papás.

Por lo tanto, y para facilitar el proceso de adaptación de los preescolares, señala que es primordial tomar en cuenta algunas simples recomendaciones:


  • Antes de ingresar, explíquele a su hijo en qué consiste el jardín, cómo serán sus compañeros, quiénes serán sus tías y qué cosas hará él durante la mañana o el día.
  • Los días previos, realice un “reconocimiento de sala” para que el niño se familiarice con el entorno, sepa d ónde está el baño y descubra cómo es el patio.
  • Motive a sus hijos con mensajes positivos y evite amenazas como “allá no te van a dejar hacer lo que tú quieras” o “vas a tener que aprender a hacer las cosas solo”.
  • Aunque es normal que los niños no quieran soltarse de los brazos de sus papás los primeros días, trate de no alargar las despedidas. Explíquele que usted lo va a dejar ahí un rato y que luego lo pasará a buscar para volver a la casa. En este sentido, es importante que le transmita una sensación de seguridad y no traspase su angustia.
  • Durante las primera semanas trate de que su hijo vaya alargando de a poco la permanencia en el jardín y procure no atrasarse a la hora de ir a buscarlo, ya que eso genera una gran ansiedad en los niños.
  • “Compense” este tiempo que el niño estuvo fuera de la casa con actividades donde ambos puedan compartir momentos de esparcimiento y cercanía. Por ejemplo, bañarlo, darle la comida, sacarlo a pasear, comentar lo aprendido durante el día, etcétera.
  • Nunca haga coincidir la entrada al jardín con otra situación estresante para el menor, como puede ser el nacimiento de un hermano, la separación de los padres o el haber dejado los pañales o el chupete, entre otros.
  • En caso de que con el paso del tiempo el niño no se acostumbre o muestre regresiones (en el lenguaje, control de esfínter, terrores nocturnos o agresividad) es aconsejable analizar si se trata en realidad del ingreso al jardín o de un problema de fondo que se está haciendo evidente. En este sentido, el apoyo psicológico puede ser de gran ayuda.

Aspectos a tener en cuenta


Según la Academia Americana de Pediatría es importante que a esta edad los padres lleven a sus hijos siempre en el asiento trasero del auto con una silla adecuada a su peso y edad; que se aseguren que el jardín sea un lugar libre de humo y sin sustancias tóxicas a su alcance, y que los niños vayan aprendiendo progresivamente el control de esfínteres, el cuidado bucal y la noción de que ciertas partes de su cuerpo son privadas.

Al día con las vacunas

“En el jardín es muy positivo el proceso de sociabilización que experimentan los niños, al igual que el hecho de tener que comer solos, esperar turnos y aprender a defenderse. Lo malo es que quienes van al jardín se enferman seis veces más que los que se quedan en la casa. Por eso es importante que los niños estén al día con sus vacunas el ideal es que hayan recibido en los primeros meses de vida la del rotavirus y que el pediatra evalúe la necesidad de administrar las de la hepatitis A, neumococo y varicela”, advierte el doctor Misraji.

Con la colaboración del Departamento de Pediatría de CLC. Alfredo Misraji.


Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.