BlogVer todas

“A Clínica Las Condes no la miramos como un negocio”

22 de junio, 2021 Actividades CLC
Con la casa “razonablemente ordenada” y con un alza de más de 16% en el número de pacientes, según describe, el presidente de la entidad revela las transformaciones internas y los planes en desarrollo para que el centro de salud llegue a ser el “número uno de Latinoamérica”.

Otro centro médico en Calera de Tango en evaluación, llegar a tener una Universidad CLC para educación continua, el inicio de una relación formal con Clínica Mayo son solo parte de los proyectos y metas que relata en esta entrevista, en la que, por cierto, aborda los variados problemas que ha afrontado en CLC en los últimos meses. La relación con los doctores y rotación de la gerencia, la querella contra el exgerente Fredy Jacial, las deudas de Fonasa hacia CLC, Jaime Mañalich, la atención de los pacientes covid —“todos son nuestra prioridad”, remarca—, incluso los cuestionamientos a su estilo de administración y competencias. Aquí, Alejandro Gil responde en primera persona. Azucena González

'Habiendo formado parte del directorio hace 11 años, he estado en constante conexión con CLC. Siempre he sentido orgullo y gratitud por CLC, se me atendió con calidez y excelencia cuando tuve las enfermedades más graves de mi vida', parte relatando Alejandro Gil, presidente de Clínica Las Condes (CLC).

Egresado de la Escuela Naval, marino mercante y emprendedor con una pyme, como describe, Gil ha estado desde hace meses en la palestra pública. Bullados conflictos —con médicos, gerentes y Fonasa— se han desencadenado en CLC, estando él a la cabeza del centro de salud, luego de que el grupo Auguri tomara el control del establecimiento, en 2019. Pugnas respecto a las que muchos involucrados se han referido, menos él, que había guardado absoluto silencio. Hasta ahora, que aceptó contestar por escrito un set de preguntas, de modo de conocer de primera fuente qué visión tiene de estos hechos.

—¿Con qué mandato, sello u objetivos del controlador, Cecilia Karlezi, llegó usted a la presidencia de CLC?

'Quiero aclarar que a CLC no la miramos como un negocio, sino como un ícono de la salud en Chile, el cual se estaba deteriorando. Siempre fuimos exigentes con las administraciones anteriores, pues no se renovaba el equipamiento médico y es imposible entregar medicina de alta complejidad del nivel de CLC si los médicos no cuentan con los equipos de última generación. Los directores de esa época no le daban la importancia necesaria a la medicina ni a la clínica, que no solo es un referente en Chile, sino también en toda Sudamérica, y es respetada por las clínicas más prestigiosas del mundo. Nuestra misión es posicionar a CLC como una institución que entregue medicina de nivel mundial, potenciando la innovación, ciencia, investigación, docencia, pero también al alcance de todos, no solo de las comunas cercanas a Las Condes. Llevar la medicina de excelencia a sectores más distantes'.

—¿Por qué Auguri decidió tomar el control de CLC? ¿Se han cumplido las expectativas?

'Al ver el deterioro de CLC y de nuestra participación accionaria frente a un eventual default, decidimos lanzar una OPA, en septiembre de 2019. Hoy, CLC exhibe resultados históricos en estos últimos ocho meses, a partir de octubre de 2020.Esto se debe a un gran logro de la administración en el ordenamiento de áreas y procesos, contabilidad y abastecimiento, un ahorro racional, sin afectar la calidad de la atención médica para nuestros pacientes, que han seguido demostrando su fidelidad a esta clínica'.

—¿Qué falta para 'ordenar la casa'?

'Hoy la casa está razonablemente ordenada. Aún así, tenemos mucho camino por recorrer y mejorar. Nos estamos enfocando en la calidad y modernización del equipamiento médico. Tenemos un grupo grande de médicos de mucho prestigio y excelencia, siento un gran respeto por la profesión médica y por la calidad humana de ellos, y ese respeto lo estamos transmitiendo, otorgándoles los mejores equipos de última generación, además de mejorar la infraestructura. Estamos preocupados por los Centros Clínicos que tenemos en Chicureo y Peñalolén. Es más, estamos proyectando y estudiando la creación de otro centro médico en Calera de Tango. Está siendo analizado en el directorio y esperamos que a no muy largo plazo pueda ser realidad'.

'Nuestro proyecto es llevar a CLC a ser un referente de la medicina de excelencia de alta complejidad de nivel mundial. Estamos recibiendo la colaboración de Clínica Mayo para procedimientos oncológicos y de cardiología, es el inicio de una relación formal entre CLC y Clínica Mayo. Estamos profundamente orgullosos de haber sido acreditados por quinta vez por la Joint Comission Internacional. Obtuvimos la mejor acreditación en la historia de CLC, incluso en pandemia'.

'Mi intención en la clínica era formar un equipo de confianza'

—CLC está inmersa en varias situaciones de conflicto, con médicos y gerentes. ¿Qué explicación tiene usted para la rotación vista en estos cargos. Ha habido cuatro gerentes.

'Me llama profundamente la atención la cobertura que se ha dado de diversas situaciones. Se me ha tratado a mí y a mi familia muy agresivamente, y me cuesta entender esos ataques personalizados. En toda empresa hay cambios y ciclos organizacionales, y cuando llega una nueva administración lo más lógico es armar tu propio equipo'.

—También se produjo la partida de profesionales emblemáticos, como José Giordano, Roberto Postigo, Tomás Regueira. ¿A qué respondieron estas salidas? ¿Es una represalia por la participación en la negociación por los cambios en las condiciones de aporte de los médicos y contratos de arriendo?

'Quiero dejar en claro que jamás he ejercido represalias en contra de ninguna persona en mi vida. Como testimonio pueden constatar que existe una demanda en contra del actual controlador en los tribunales, encabezada por el doctor Triantafilo, que suscribieron 32 médicos más, y contra los cuales jamás se ha ejercido ninguna presión. Mi intención en la clínica era naturalmente formar un equipo de confianza, dado que esto no es un servicio cualquiera, es muy especializado. Hoy en día tengo una gran confianza en nuestros gerentes. Actualmente, la clínica, a mi entender, se maneja como una de las mejores clínicas del mundo, de forma personalizada'.

—¿Qué medidas va a adoptar para sacar a CLC de este escenario de permanentes conflictos y polémicas?

Este escenario ha sido creado artificialmente a través de la prensa por antiguos administradores de la clínica, y lamentablemente unos pocos médicos se han hecho eco. Hemos entablado una excelente relación con las doctoras Viviana Herskovic y Ximena Katz, que encabezan el Cuerpo Médico. El equipo gerencial es extraordinariamente bueno y leal, estamos preocupados permanentemente de fortalecer las confianzas que deben tener nuestros médicos, porque esa confianza que reciban de nosotros es la que se transmite a nuestros pacientes, entregándoles la mejor atención. Hemos creado la Gerencia de Experiencia al Paciente, que encabeza el doctor Héctor Ducci, donde se hace un seguimiento permanente, encuestando a los distintos departamentos y áreas de la clínica para saber dónde se está produciendo algún tipo de problema o necesidad de corrección. Hemos devuelto a la clínica los anfitriones, personas que están dedicadas a la recepción de pacientes, es vital dar la mejor atención y experiencia. Queremos que CLC sea no solo un referente de salud en Chile. Por qué no ser el número uno de Latinoamérica. Estamos muy preocupados de los temas de la Dirección Académica, ciencia, innovación, investigación y desarrollo'.

'Una de nuestras metas es llegar a tener una Universidad CLC. Queremos formar con el mismo sello de excelencia y calidad a nuestros futuros profesionales. Esta universidad se encargaría de tener cursos de educación continua y tecnológica para nuestros colaboradores. La Dirección Académica, liderada por la doctora Fanny Cortés, está preparando los cursos de capacitación permanente para todos nuestros administrativos y colaboradores que trabajan en la clínica. En innovación, desarrollo e investigación, estamos refundando el Centro de Innovación en Salud de CLC, liderado por el doctor Sergio Valdés. Estamos intentando crear en el cuarto piso del edificio pediátrico un jardín infantil. En el aspecto social, estamos apoyando a familias de escasos recursos para que obtengan medicina de alta complejidad, como trasplantes complejos (con técnica ex vivo)'.

—¿Hay alguna autocrítica en su manejo al mando de CLC? ¿Le da alguna importancia a compatibilizar la obtención de resultados económicos con los costos que estas acciones tengan en el ambiente y clima laboral?

'Uno en la vida siempre comete errores, es humano, pero lo importante es corregirlos. Puede que me haya equivocado, pero yo no he creado el conflicto. Hace varios años ya que este conflicto fue creado artificialmente por quienes administraban la clínica, ante lo cual nosotros hemos preferido guardar silencio para evitar dañar la imagen de este ícono de la salud. Que quede en claro que en ese tiempo nosotros no éramos parte del equipo gerencial y teníamos muy poca incidencia en las decisiones del directorio. Quizás mi mayor error ha sido guardar silencio y no comunicar nuestros logros, visión, trabajo y éxito, que por supuesto se ha logrado con el apoyo incondicional de la administración, de los médicos y de todos los colaboradores. Nos encantaría que todos se sumen al proyecto que proponemos, y los que por diversas razones no quieran hacerlo, den un paso al costado, dejen de hacer daño y nos permitan, en beneficio de nuestros pacientes, llevar a CLC al pedestal que se merece'.

—¿Les inquieta el impacto en imagen? ¿Ha habido pérdida de clientes?

'Obviamente, nos importa el impacto en la imagen. Afortunadamente, las críticas y los conflictos no han influido en la pérdida de pacientes, a pesar de lo intenso que han sido. No obstante esto y la pandemia —que ha influido en que no se puedan realizar procedimientos electivos—, CLC ha crecido en más de 16% en el número de pacientes. Esto se refleja en los resultados y también en la recuperación por parte de los médicos de sus ingresos que aportan al nuevo modelo de relación comercial que existe, los cuales son reinvertidos en su totalidad en mejoras de infraestructura, capacitación. Hoy en día, CLC representa un gran atractivo para las isapres y Fonasa. Prueba de ello es que después de varios años de no contar con algunas de ellas, hoy tenemos convenio con todas'.

Contratos con los médicos: 'No hemos pretendido obtener lucro'

—Tras el conflicto con los médicos y el modelo de negocios, ¿en cuánto subió el aporte de ellos? ¿Están conformes con el cambio o aún queda un diferencial para acercarse al promedio de la industria (20%)?

'El promedio de la industria es así o superior. Cuando iniciamos este cambio quisimos quedar bajo ese promedio, y creo que lo conseguimos, dado que a nuestros médicos les hemos reconocido su trayectoria, no solo en la clínica, sino en su vida profesional. Intentamos que el inicio de este proceso no fuese ‘traumático'. Por eso lo hicimos en etapas y hoy estamos promediando el 12% de aporte. Contribuye a que todos seamos parte del crecimiento de esta clínica. Quedó establecido en el contrato con los médicos que estos dineros que ellos aportan van exclusivamente a mejorar equipos, capacitación e infraestructura —en beneficio del ejercicio de su profesión, y de pacientes y familias—, y también apoyo a becas, estudios de posgrado, MBA y varios beneficios más. No hemos pretendido obtener lucro con esta situación. En la última junta de accionistas redujimos el monto de utilidades a repartir al mínimo permitido por la ley, 30%, versus el 50% que se repartía históricamente. En los resultados que hemos obtenido a la fecha, no influye sustancialmente el aporte del nuevo modelo médico, pues este empezó a implementarse a partir del 1 de marzo'.

—¿Cree que los médicos estaban acostumbrados a un cogobierno en CLC? ¿Era perjudicial para Auguri?

'Absolutamente. El directorio anterior les aprobó en octubre de 2018 un estatuto donde así consta, lo que contradice la Ley de Sociedades Anónimas, que establece claramente que toda sociedad anónima cerrada o abierta es administrada por un directorio y no pueden existir los cogobiernos. Esta situación es perjudicial para cualquier empresa y aquí afectaba a todos los accionistas, incluidos los médicos accionistas y stakeholders en general. Efectivamente, se cambió, hecho que consta en la CMF. Lo único que hemos hecho es cumplir con las leyes'.

—¿Está bien resguardado el activo, los médicos de CLC?

'Uno de los resguardos al mayor activo que son nuestros profesionales, es nuestro plan de crecimiento en equipos, que inicialmente era a cinco años plazo, y hoy lo hemos reducido a tres, dado el aumento de pacientes, lo que nos impone crecer rápidamente. Contamos con el Centro del Cáncer, que ya tiene un PET CT, un equipo de última generación funcionando, único en Latinoamérica, y además está en proceso de adquisición el segundo. En estos momentos se está instalando un acelerador lineal, equipo para radioterapia, también de última generación y único en Latinoamérica'.

—¿Se arrepiente de haber hecho públicos los ingresos de los médicos (sociedades médicas) durante ese conflicto? ¿Fue una medida de presión?

'Nosotros jamás hemos hecho públicos los honorarios de nuestros médicos. Eso fue un hecho lamentable en el que no estuvimos involucrados. Nuestros abogados presentaron en tribunales los montos de los ingresos de los médicos dentro de la defensa del recurso de protección, y no a la prensa. Somos absolutamente respetuosos de la privacidad de las personas'.

—¿Por qué han acusado de hostigamiento en particular a Luis Castillo (Redes Asistenciales del Minsal), si el Gobierno está haciendo esfuerzos por disponibilizar camas en medio de la crisis sanitaria? ¿Cuál es la crítica de fondo?

'Hemos tenido una excelente relación con el Minsal. Con el ministro Paris tengo una muy buena relación desde antes que fuera ministro, incluso en el período en el que fue director de la clínica. Es una excelente persona y ha hecho un gran trabajo en el Ministerio de Salud. Con respecto a la situación con el doctor Luis Castillo, no me gusta hacer comentarios de otras personas, pero él se saltó a la administración para tratar de manejar el número de camas, contactando directamente a médicos, lo que por supuesto constituiría entrometerse en la administración, creando un cogobierno. Lamentamos mucho dicha actitud. Sin embargo, posteriormente a esto no hemos tenido ningún otro desacuerdo con el Minsal'.

—¿Cuál es el estado actual de CLC en materia sanitaria en estos días? ¿Están superados por la emergencia covid?

'Afortunadamente, gracias a la forma en la que hemos administrado la clínica en esta segunda y tercera ola, la pandemia aún no nos ha superado. Nos hemos ceñido a los decretos del Minsal y hemos superado la cantidad de camas exigidas, en cuanto a camas críticas con ventilación mecánica invasiva. Se lo digo con mucho orgullo, esta administración ha superado con creces los objetivos, sin descuidar en ningún momento la atención, calidad, calidez y respeto hacia nuestros pacientes'.

—Un antiguo conflicto fue el de las pérdidas contables por $10 mil millones, y en ese momento Auguri fue insistente en conocer con exactitud qué había sucedido. ¿Qué hallazgos han encontrado? ¿Quiénes fueron los responsables?

'Esto se encuentra en conocimiento de un tribunal arbitral, no haré comentarios'.

—¿Se arrepienten como grupo de haber tomado el control de la compañía?

'Con toda honestidad, no me arrepiento'.

- "Se me ha tratado a mí y a mi familia muy agresivamente y me cuesta entender esos ataques personalizados'.

- Querella contra Fredy Jacial: 'Todos nuestros pacientes covid son prioridad. No es el foco de esta querella. Es principalmente por haber ocultado información al directorio'

Uno de los recientes episodios fue la querella contra el ex gerente general de CLC, Fredy Jacial, 'por administración desleal'. Alejandro Gil se explaya: 'Se nombró gerente general al señor Jacial, que de común acuerdo quedamos que estaría solamente tres meses, mientras designábamos un gerente general definitivo. Lamentablemente, en esos tres meses el señor Jacial actuó y omitió información relevante al directorio en cuanto a la pandemia y otras situaciones, lo que se encuentra actualmente en un proceso judicial ante los tribunales. Desde el 11 de agosto del 2020 el actual gerente general, Jerónimo García, se ha mantenido en su cargo'.

—¿Por qué decidieron entablar la querella, basada en el exceso de atenciones de pacientes covid Fonasa? Independiente del asidero económico, ¿sopesó que es visto como falta de empatía, sensibilidad social, y desconexión con el país y los pacientes?

'Quiero enfatizar que CLC siempre ha atendido a pacientes covid Fonasa en los términos decretados por la autoridad administrativa, y lo seguirá haciendo. Esta decisión de demandar fue muy dolorosa y llevó mucho tiempo tomarla, precisamente porque sabíamos que podría ser mal interpretada, ya que es un tema totalmente desligado de los pacientes covid Fonasa, que —destaco nuevamente—, seguimos atendiendo. Todos nuestros pacientes covid son nuestra prioridad, vengan de donde vengan, no es el afán ni el foco de esta querella. Es principalmente por haber ocultado información al directorio. Actualmente, CLC aporta al Minsal un 22,22% más de las camas críticas exigidas por el decreto de autoridad, como prueba de apoyo y respeto a la autoridad'.

'Existen otros temas relevantes, que no dicen relación con los argumentos económicos expuestos en la querella, y que quiero dejar en claro. El primero es el cierre de la clínica para pacientes en tratamiento por otras patologías graves. Lo que se excedió es que se cerró la clínica aproximadamente en un 80% de las consultas y solamente se permitieron pabellones de urgencia. ¿Qué pasó con nuestros pacientes durante estos cuatro meses que no pudieron ver a sus doctores de confianza? Probablemente se les agravaron sus patologías, y cuando pudieron ver a sus doctores, para muchos ya era demasiado tarde. Esto fueron opiniones que me hicieron numerosos médicos de la clínica que vieron afectados a sus pacientes por esta situación.

Lo otro dice relación con la capacidad de respiradores que mantenía la clínica en esa época. Se llegó a tener 232 camas covid, de las cuales 160 debieron haber sido ventiladas. Esta es la información de la cual el directorio nunca tuvo conocimiento, y cada vez que se le preguntaba al equipo covid armado por el señor Jacial, estos respondían que cumplían ajustadamente con el decreto. Por lo tanto, el directorio suponía que se referían a las 64 camas que la autoridad administrativa nos exigía'

- No solo deuda sobre $30 mil millones por pacientes covid: 'Fonasa le debe el pago de facturas a CLC desde el año 2015 (...). Paga por goteo'

—¿Cuál es el estado actual del desacuerdo e impago de Fonasa sobre las atenciones covid?

'La deuda sobrepasa los $30 mil millones, solo por pacientes covid, sin considerar además los otros perjuicios causados por las medidas administrativas dictadas en el estado de excepción de catástrofe. CLC no puede suscribir convenio de GRD, porque según la Ley de Sociedades Anónimas esto atenta contra el interés social de la sociedad, que transa en bolsa y hay inversionistas que confían en la administración, que podrían demandar al directorio por administración desleal. Prueba de ello, cito textualmente un párrafo de un directorio del 2019, donde el entonces gerente general Jaime Mañalich da su opinión al directorio de la época: ‘Respecto de la licitación GRD para el año 2019, aclara el gerente que la clínica no participó, en atención (de) los malos resultados que representa este sistema. Para CLC habría significado una pérdida en el año 2019 de $2 mil millones. Destaca que tampoco se presentaron a esta licitación otras clínicas'.

Además, el entonces gerente general pidió a un ejecutivo que le entregara los resultados de la adjudicación de la licitación en la cual CLC no participó. Una vez recibida dicha información el señor Mañalich le respondió: ‘Agradecido. Algunas instituciones se metieron en un forro'. Con esto quiero mencionarle que me parece sorprendente que el entonces gerente general de CLC y posterior ministro de Salud, el señor Jaime Mañalich, haya pretendido, en conocimiento de los daños que representan los convenios GRD y habiendo recomendado al directorio no participar en dicha licitación por los daños que le ocasionaba a CLC, haya impuesto el GRD. A pesar de todo lo anterior, CLC siempre tiene como prioridad la salud de todos los pacientes, sea cual sea su origen. Nuestro compromiso con la salud es integral y no parcial. Hoy los pacientes Fonasa hospitalizados por covid que se atienden en CLC superan el 72%, otro porcentaje es de Isapre y un porcentaje bajísimo es particular.

El desacuerdo con Fonasa no solo implica el no pago del covid: Fonasa le debe el pago de facturas a CLC desde el año 2015, las cuales tenemos la obligación de cobrar. La clínica tiene una deuda superior a los $210.000 millones, de la que estamos pagando permanentemente intereses. Hoy en día tenemos mucha credibilidad en el mercado; de hecho, los bonos de la clínica se tranzan a valores superiores al 100%, siendo que partieron en valores del 94%. Tenemos un deber fiduciario de resguardar a todos nuestros accionistas y es por esa razón que debemos realizar las gestiones necesarias con el fin de que Fonasa cumpla con sus obligaciones de pago. Si esto no ocurre, lamentablemente tendremos que iniciar las acciones legales en el interés de la sociedad y de todos sus accionistas. El Estado no nos ha pagado prácticamente nada, creo que con suerte un 4%, y nos deben no solamente más de $30.000 millones por prestaciones otorgadas por CLC con ocasión de la pandemia. Nos debe además los perjuicios irrogados de las medidas administrativas decretadas en el estado de excepción de catástrofe, y nos debe más de $20.000 millones de la deuda histórica que por práctica de Fonasa paga por ‘goteo''.

- Oficial de la Armada, marino mercante, y estudió tres años ingeniería civil en la U. de Chile: 'No tuve los medios económicos para terminar la carrera y tuve que volver a trabajar'

—Varios actores manifiestan que parte del problema es que usted tiene un estilo de administración complejo, rudo. ¿Cómo recibe esas críticas?

'Esas críticas no tienen ningún asidero. Yo nunca he hablado, nunca he hecho un comentario con estas personas que se han referido a mí. Han sido comentarios antojadizos. Soy una persona franca, directa. Tengo muy buen trato con las personas y cuando se me agrede y se me ataca, acostumbro a no darle importancia y no echarle bencina al fuego. Esa ha sido la razón de mi falta de comunicación, de transmitir todo lo bueno que hemos hecho y seguiremos haciendo'.

—¿Cómo recibe las críticas de que usted no tiene las competencias idóneas para administrar una institución de salud? Su background es haber sido marino mercante y en negocios, una empresa de transportes.

'Son críticas y opiniones injustificadas. Egresé de la Escuela Naval, y agradezco que mis padres hayan pagado mis estudios en esa institución, donde afiancé mis principios —honestidad, lealtad, valentía—. La educación de la Escuela Naval marcó mi trayectoria. Egresé como oficial de la Armada, me recibí con distinciones, e inmediatamente me fui a la marina mercante, y me enorgullezco de mi profesión. Como marino mercante navegué en seis de los siete mares y conocí muchos países, personas y culturas diversas. Haber sido un emprendedor con una pyme, también siento que fue una experiencia muy valiosa, porque para manejar una pyme tienes que hacer y saber de todo, leyes sociales, contabilidad. Admiro a los emprendedores que se construyen a sí mismos y tienen éxito. También estudié tres años ingeniería civil en la Universidad de Chile —después de haber navegado dos años—, y obtuve buenas notas, fui un buen alumno, pero no tuve los medios económicos para terminar la carrera y tuve que volver a trabajar. Eran años muy difíciles. Me faltaron recursos para terminar la carrera, ya tenía 25 años y no quise recurrir a mis padres'.
 
Fuente: El Mercurio
Vista 584 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Influenza: Plan de vacunación 2021

05 de marzo, 2021 Actividades CLC

Este lunes 5 de abril, partió la campaña de Vacunación Influenza 2021. Como todos los años, Clínica Las Condes dispondrá de Vacuna Ministerial y Vacuna Particular.

Leer más

Tercera edad: primeros vacunados contra el Covid-19

05 de febrero, 2021 Tratamiento y Recuperación

Con gran entusiasmo, el equipo de Clínica Las Condes recibió a los adultos mayores, los primeros vacunados según el plan de inmunización dirigido por el Ministerio de Salud. Revisa más a continuación.

Leer más

Comentarios