BlogVolver al blog

Estimulación magnética transcraneal: herramienta de estudio y terapia para la depresión y el Parkinson

17 de marzo, 2017 Tratamiento y Recuperación
El uso de un campo magnético de alta energía en el cerebro permite evaluar de forma no invasiva las vías motoras.

En 1985, el doctor Anthony Barker, del departamento de Medicina Física de la U. de Sheffield, en Reino Unido, utilizó la estimulación magnética transcraneal por primera vez, para evaluar, en forma no invasiva, la integridad de las vías motoras centrales a través de la estimulación de la corteza cerebral.

Más de treinta años más tarde, la técnica, que a través de la aplicación de un campo magnético de alta energía (gatillado por una corriente circular que transcurre en una bobina apoyada sobre el cuero cabelludo), es utilizada no sólo para evaluar, sino en el tratamiento de varios trastornos neurológicos como la depresión refractaria, y la enfermedad de Parkinson, entre otros.

El doctor Mario Campero, especialista del departamento de Neurología de Clínica Las Condes, explica que lo típico es que cuando se estimula la corteza motora del lado derecho se obtiene una respuesta de movimiento involuntario del lado izquierdo.

“Puede ser utilizada como método diagnóstico o como tratamiento. En el primer caso evalúa la vía motora y permite conocer su indemnidad y así contribuir a la comprensión de la causa de la debilidad”, sostiene.

Con el desarrollo de la tecnología y la posibilidad de dar estímulos magnéticos repetitivos con frecuencias altas, el procedimiento se ha utilizado para modificar la excitabilidad de la corteza cerebral y así ayudar en la terapia de algunas afecciones, como secuelas de accidentes vasculares, enfermedad de Parkinson y depresión refractaria.

El procedimiento es sencillo e indoloro, asegura el especialista. “Se apoya una bobina con la forma de una rosca o una figura en 8 sobre la cabeza. El estímulo se escucha como un clic, y se siente como un golpe pero sin ningún dolor”, dice.

Eventualmente se obtiene una respuesta motora en el lado contrario al sitio estimulado. Encontrado el sitio apropiado, se marca sobre un gorro y se fija la bobina en una posición con el sujeto sentado en un sofá cómodamente. “Una vez fijo se inicia el proceso de estimulación repetitiva que dura en general media hora, con una frecuencia de estímulo de 1-10 por segundo”, agrega.

Está contraindicado en pacientes con epilepsia y puede provocar dolor de cabeza, pero en general es un procedimiento simple e incluso algunos pacientes se quedan dormidos durante él.

Vista 6479 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Los riesgos de las pastillas para dormir

08 de septiembre, 2020 Tratamiento y Recuperación

Los problemas para dormir se han hecho aún más recurrentes en este último tiempo de pandemia. Sin embargo, hay que conocer los riesgos de automedicarse con fármacos que pueden tener graves consecuencias para la salud.

Leer más

La importancia de la evaluación neuropsicológica en pacientes con Epilepsia

13 de julio, 2020 Tratamiento y Recuperación

Tanto niños como adultos con diagnóstico de epilepsia pueden presentar dificultades académicas, laborales y/o psicológicas. Pesquisarlas a tiempo a través de una evaluación neurpsicológica mejorará considerablemente su calidad de vida.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios