BlogVolver al blog

Nódulos en las mamas: ¿cuándo debo consultar?

Nódulos en las mamas: ¿cuándo debo consultar?

05 de diciembre, 2017 Adultos 0
Pueden ser benignos como malignos, pero hay signos a los que poner atención. Conoce cuáles son.


Un nódulo en la mama es el aumento de volumen de la glándula mamaria o un bulto que puede ser tanto benigno como maligno. En todos los casos, ante su aparición, hay que consultar a un especialista y, sobre todo, estar atentas a su evolución.
 
El doctor Octavio Peralta, cirujano oncólogo de Clínica Las Condes, explica que un nódulo es inespecífico, pero si tiene líquido quiere decir que es quístico y, en ese caso, siempre es benigno. “Si es sólido, hay que estudiarlo con un examen clínico. Con imágenes se puede lograr ver si es benigno. Si no se palpa y no crece, sólo se observa, si crece, tampoco hay medicamento, pero puede plantearse una cirugía”, agrega. Por otro lado, si tiene características que puedan hacer al médico sospechar, hay que hacer una biopsia.
 
El doctor Hernando Paredes, cirujano oncólogo ‎y médico jefe del Centro Integral de la Mama de Clínica Las Condes, indica que no todos los nódulos requieren una biopsia, sino que hay que revisar a cada paciente, hacer exámenes y decidirlo.
 
“Si es un nódulo que sale por primera vez, se sugiere hacer un control a los 6 meses, existe una mínima posibilidad de que se vea benigno, pero se desarrolle al cabo de algunos meses. Si ya se controló y el crecimiento es mínimo se pueden hacer controles una vez al año”, sostiene.
 
Es importante que todas las mujeres se realicen un autoexamen, todos los meses, con el fin de detectar anomalías. De todas maneras, hay que tener presente que esto no reemplaza la mamografía.
 

¿Cómo realizarse el autoexamen mamario?

 
  • Con los brazos a los costados, mira tus pechos en el espejo y asegúrate de que estén del mismo tamaño, forma, color y textura. Repite el control visual con los brazos sobre la cabeza y luego con las manos sobre la cadera.
  • Presiona tus pezones para asegurarte que no sale ningún tipo de líquido.
  • Acuéstate de espalda. Levanta tu mano derecha sobre tu cabeza y usa la izquierda para examinarte el pecho derecho. Revisa toda la mama, incluida la axila. Repite el mismo autoexamen, pero con la mano derecha.
  • Haz lo mismo que en el paso anterior, pero esta vez sentada o de pie.
 
Si encuentras alguna anomalía, consulta a tu médico, sobre todo si hay cambios en la apariencia del pezón o la mama, más allá de las típicas transformaciones que suelen experimentar a lo largo del mes, presencia de nódulos mamarios, salida espontánea de líquido (claro o sanguinolento) del pezón, hinchazón de todo o parte del pecho, irritación de la piel del pecho o el pezón, enrojecimiento o rugosidad de la piel del pecho o el pezón, retracción de la piel o del pezón, cambios en la coloración de la piel, asimetrías y dolor mamario persistente.
 
Vista 87 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Una lesión crónica de meniscos puede terminar en artrosis de rodilla

Una lesión crónica de meniscos puede terminar en artrosis de rodilla

14 de febrero, 2018 Adulto mayor 0

Cartílago se degasta por la edad o sufre daño en la práctica deportiva. ¿Qué tratamientos tiene y cuándo se llega a una cirugía de meniscos?

Leer más

¿Cómo dormimos? Polisomnografía entrega datos acerca de nuestro sueño

13 de febrero, 2018 Adultos 0

Examen se indica a niños y adultos que presentan apneas del sueño, ronquidos, somnolencia diurna o insomnio crónico, entre otros problemas.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios