BlogVolver al blog

Fijaciones de columna: una solución para la inestabilidad

Fijaciones de columna: una solución para la inestabilidad

08 de junio, 2017 Tratamiento y Recuperación 0
Lesiones traumáticas y degenerativas puede afectar la movilidad.

Lesiones traumáticas como fracturas y enfermedades de la columna como deformidades, degeneración patológica o lesiones tumorales pueden producir inestabilidad de columna, esto se refiere básicamente a una movilidad anormal de las vértebras que puede provocar dolor, deformidad o síntomas neurológicos.

El doctor Marcelo Molina, traumatólogo especialista en cirugía de columna de Clínica Las Condes, explica que cuando existe inestabilidad de columna en patología degenerativa o en deformidades, asociado a dolor intenso, mala calidad de vida y escaso alivio del dolor con tratamiento conservador el tratamiento recomendado es la fijación de columna.

En algunas lesiones traumáticas o tumorales con inestabilidad se plantea cirugía de manera precoz. Con frecuencia asociado a la fijación de columna, es necesario realizar otros procedimientos quirúrgicos como descomprimir raíces nerviosas o médula espinal, corregir una deformidad, resecar un tumor o realizar un aseo quirúrgico en un tejido infectado, dependiendo de la patología que presente el paciente.

“En las fijaciones o instrumentaciones de columna se pueden utilizar tornillos, barras, cajas y placas para estabilizar la columna. Sumado a lo anterior, se agrega injerto óseo a la zona instrumentada para obtener una artrodesis o fusión vertebral,  que es el objetivo final en la mayoría de las fijaciones de columna”, dice el especialista.

Generalmente, cuando se trata de columna lumbar se utiliza con mayor frecuencia tornillos y barras y si la inestabilidad es de columna cervical se usan más las cajas y las placas.

Para diagnosticar inestabilidad, se utilizan parámetros clínicos y de imágenes como radiografía, Resonancia Nuclear Magnética y/o TAC, señala el doctor Molina.

“Cuando se hace una fusión, lo que se pretende es que las vértebras queden “pegadas” entre sí y eso se logra con el injerto óseo. La instrumentación da a la columna una estabilidad transitoria hasta que el injerto se incorpore a la zona y las vértebras queden unidas por hueso. Esa zona artrodesada queda inmóvil”, indica el traumatólogo.

El 80% aproximadamente de las cirugías de fijación que se realizan son de columna lumbar.

“También es distinto una fijación de un nivel como cuando la enfermedad está localizada en 1 segmento que cuando afecta la mayor parte de la columna como en algunos casos de escoliosis o deformidades neuromusculares en las que se debe fijar columna torácica, lumbar y en ocasiones incluso hasta la pelvis. Las complicaciones son proporcionales a la magnitud y complejidad de la cirugía”, explica el doctor Molina.

La duración de la cirugía depende de varios factores como el número de vertebras a intervenir, el tipo de fijación que se utilizará, el origen de la lesión a tratar y los otros procedimientos que se realizarán. En la mayoría de los pacientes operados, se pueden levantar y caminar en los primeros 2 días post cirugía y después de 2 a 4 semanas hacer una vida relativamente normal. 
 
Califíca este artículo:
12345
Promedio: 4,1
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Condilomas, VIH y sífilis, las ETS más comunes en Chile

Condilomas, VIH y sífilis, las ETS más comunes en Chile

21 de noviembre, 2017 Tratamiento y Recuperación 0

La mayor parte se concentra en jóvenes de 15 a 30 años.

Leer más

Seis cosas que debes saber sobre la liposucción

17 de noviembre, 2017 Tratamiento y Recuperación 0

Es una de las cirugías más frecuentes en hombres y mujeres.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios