Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave. En caso de no tenerla, puede pedirla aquí

 
 
logo clc
  logo clc
Centro de Apoyo Pacientes Síndrome de Down

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central:
2 2210 4000
Reserva de Hora:
2 2610 8000
Rescate CLC:
2 2610 7777

Lactancia y alimentación

Lactancia y alimentación

Lactancia

 

La lactancia materna siempre será la recomendación ideal para alimentar al hijo(a) y, en especial, en niños con Síndrome de Down, quienes tienen mayor susceptibilidad a infecciones, es por ello que aquí entregamos algunos puntos a considerar para optimizarla.

Un niño requiere de un ambiente cariñoso para sentirse acogido(a), en confianza y con amor por parte de la familia, por eso es sumamente importante trabajar el apoyo entre todos.

 

Alimentación del niño entre 1 y 2 años

 

Después del año de vida, el niño puede recibir la misma alimentación de la casa, considerando que es un menor y que la sal, aliños, colorantes y otras sustancias artificiales deben estar restringidos: Cambio de consistencia desde licuada a molida con el tenedor.

Cuando prefiera la comida envasada en reemplazo a la comida casera, prefiera aquella que asegure una elaboración con ingredientes naturales, colados y picados (comida especial para niños), que además contienen Omega 3 y 6.

 

Alimentación después de los 2 años

 

La alimentación del preescolar es un tema de alta complejidad, debido a que los niños están en un período en que consolidan sus hábitos alimentarios, se están integrando en forma rápida al consumo de la dieta familiar y tienen una limitada capacidad gástrica, que les impide consumir grandes volúmenes de alimentos en un tiempo determinado.

 
  • Debe estar comiendo por sí mismo e integrado a la mesa familiar a los 2 años.
  • Debe consumir la comida del hogar 2-3 veces al día. Se le debe ofrecer una comida variada y en porciones adecuadas para su tamaño y su nivel de actividad. Se aumentan las porciones en la medida que el niño crece.