Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Centro Medicina del Viajero

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central:
2 2210 4000
Reserva de Hora:
2 2610 8000
Rescate CLC:
2 2610 7777

Adulto mayor que viaja

Adulto mayor

Enfermedades relacionadas a viajes en adultos mayores de 60 años

El 15-30% de los viajeros internacionales son mayores de 60 años y este porcentaje va creciendo en el tiempo.

Dado la mayor dificultad de aclimatación durante el viaje, ajuste a cambios extremos de clima (temperatura, humedad y altitud), su mayor predisposición para adquirir ciertas enfermedades, la mayor probabilidad de tener enfermedades de base, disminución de la protección de vacunas recibidas en el pasado y menor respuesta a las inmunizaciones indicadas en la consulta pre-viaje, incluyendo las de Hepatitis A y B, rabia y también a las vacunas de rutina como influenza, neumococo, las personas de edad tienen mayor riesgo de tener una enfermedad relacionada con los viajes.

En un artículo publicado en J Travel Med (2012; 19: 169-177) se revisa la experiencia de un grupo de centros del viajero (GeoSentinel) de diversos continentes.

En general los viajeros de mayor edad tienden a viajar en tours organizados, por tiempos más breves que los jóvenes y a destinos con menor riesgo de infecciones tropicales. A pesar de esto, el número de consultas post viaje por enfermedades relacionadas al viaje es mayor que en los jóvenes, destacando infecciones respiratorias (bronquitis, neumonías) y problemas cardiovasculares. Hay menos proporción de diarrea del viajero probablemente por tratarse de personas más experimentadas y cuidadosas con lo que comen o ingieren.

El estudio recalca la necesidad que las personas mayores de 60 años se realicen un chequeo de salud previo al viaje y se aseguren que sus patologías crónicas estén bien controladas que llevan los medicamentos necesarios para cubrir las necesidades de todo el viaje. Además, deben cumplir con las normas para evitar trombos (coágulos) en la extremidades producto de largas horas sentados en aviones u otros medios. Deben usar medias compresivas, asegurar una buena hidratación y ejercitarse durante el viaje.

En cuanto a las infecciones respiratorias, deben ser cuidadosos en la higiene de manos (llevar alcohol gel), considerar el uso de pañuelos desechables y mascarillas para circular en zonas multitudes (aeropuertos), ojalá vacunarse contra la influenza y el neumococo, sobre todo si hay antecedentes de daño pulmonar previo (enf. pulmonar obstructiva crónica, si es fumador, diabetes, etc.)

Si el viajero tiene destinos a zonas de gran altitud (Nepal, altiplano Boliviano, etc.), se recomienda una consulta cardiológica previa, que traten de subir en forma paulatina y consideren medicamentos como acetozolamida para prevenir el mal de altura.

El estudio refiere que en personas de edad tiende a haber más picaduras de mosquitos (zancudos), sin embargo el porcentaje de infecciones de Dengue y Malaria es menor que en gente joven. No hay explicación para esta discrepancia. Sin embargo, la Malaria por Falciparum (la más grave) tiende a ser de peor pronóstico en personas de edad.

También hay mayor propensión a infecciones por Rickettsias, bacterias que son transmitidas por picaduras de artrópodos (chinches). Debe aconsejarse el uso de repelentes y mosquiteros a esta población.

Se encontró una mayor proporción de infecciones del tracto urinario, gastritis, reflujo gastro-esofágico y úlcera péptica en esta población. Estos temas deben ser abordados en la visita pre-viaje para tratar de disminuir los riesgos.

En conclusión, los viajeros de mayor edad constituyen una minoría en los Centros del Viajero, sin embargo tienden a ser mas graves que pacientes más jóvenes. El viajero mayor debe preparar su viaje consultando a un centro del viajero y a su(s) médicos que lo controlan, de manera de disminuir los riesgos de problemas mayores en el viaje. Es muy recomendable viajar con un seguro de viaje que contemple la parte de salud y repatriación en caso de enfermedad mayor o incluso muerte.

Dr. Guillermo Acuña, Centro de Medicina del Viajero CLC