Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Centro del Sueño

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central:
2 2210 4000
Reserva de Hora:
2 2610 8000
Rescate CLC:
2 2610 7777

¿Cuántas horas debo dormir?

¿Cuántas horas debo dormir?

El sueño es la actividad que ocupa la tercera parte de la vida del ser humano, consistente en un estado fisiológico, activo y rítmico, que aparece cada 24 horas y se alterna con la vigilia.

Las funciones del sueño se han estudiado por décadas, planteándose varias teorías al respecto, y pudiendo destacar que la función del sueño es una actividad absolutamente necesaria e imprescindible ya que, durante la misma, se llevan a cabo funciones fisiológicas para el equilibrio psíquico y físico de los individuos tales como: restablecer el almacenamiento de energía y consolidar la memoria.

La duración del sueño nocturno varía en las distintas personas y oscila entre 6 y 12 horas, siendo la duración más frecuente de 7 a 8 horas. En una misma persona, la necesidad de sueño puede cambiar de acuerdo a la edad, al estado de salud, al estado emocional y otros factores.

El tiempo ideal de sueño es aquel que nos permite realizar las actividades diarias con normalidad y despertar recuperado después de la “jornada” nocturna de sueño.

El sueño ha experimentado grandes modificaciones y “desmedros” a lo largo del tiempo, dedicando cada vez menos tiempo para dormir, privilegiando otras actividades ya sean laborales, académicas y/o sociales. En otras palabras, la forma de vida actual, con sus “prisas”, su ritmo acelerado y sus exigencias, propicia un aumento de las personas que sufren de trastornos del sueño.

El dormir poco constituye hoy en día una característica lamentable y alarmante de la sociedad moderna. Lo que puede conducir finalmente a una “torturante imposibilidad” para quedarse dormido, es decir, “la pérdida de un bien no valorado” (querer dormir sin éxito), el cual puede afectar a todos los seres humanos, sin importar la edad de la persona, su condición socioeconómica, su religión, su raza o su estado físico.

El interés médico y científico, así como la investigación clínica, han permitido progresivamente ampliar los conocimientos sobre el dormir y sus diferentes trastornos, tales como el insomnio, los Trastornos Respiratorios del sueño, las Hipersomnias diurnas, las Parasomnias (Sonambulismo, Terrores nocturnos, Pesadillas), el Síndrome de Piernas Inquietas entre otros; así como sus graves implicancias en la calidad de vida del ser humano y las serias repercusiones sobre la salud pública.

Por este mismo motivo, cada vez cobran más relevancia los centros especializados en el estudio, diagnóstico y tratamiento de las diferentes alteraciones del sueño, privilegiando un enfoque multidisciplinario e integral, de manera que el paciente sea el mayor beneficiado.