Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC

Displacia de cadera

De vital importancia resulta que el diagnóstico inicial sea confirmado a través de una radiografía o ecografía, ya que mientras antes se detecte el problema, más rápido se puede comenzar el tratamiento ortopédico.

 

Si bien forma parte de los exámenes de rutina que las mamás deben realizar a sus niños durante los primeros meses de vida, pocas saben en realidad qué es la displasia de cadera y por qué es tan relevante su diagnóstico precoz.

Es que esta malformación congénita de la articulación de la cadera puede presentarse en diferentes grados, preluxada: cuando hay factores que facilitan el desplazamiento de la cadera fuera de su cavidad; subluxada: cuando existe un desplazamiento parcial de la cadera pero ésta se sigue manteniendo en su lugar; y luxada: que es cuando existe una pérdida de relación entre la cabeza del fémur y la cavidad de la cadera.

En todos ellos es válida la premisa de que cuanto antes se diagnostique, mejor será el pronóstico del recién nacido. Y es que de no tratarse en forma oportuna, este trastorno puede producir claudicación de la cadera (“cojera”) y artrosis precoz.

Existen factores hereditarios y posturales dentro del útero (en especial la presentación de nalgas) que pueden predisponer al desarrollo de esta malformación, pero en definitiva la causa exacta se desconoce.
En lo que sí hay claridad es que está presente en tres de cada mil recién nacidos vivos, que es más frecuente en mujeres que en hombres, y que puede ser uni o bilateral (en una o ambas caderas)”, asegura el doctor Nahuaff Chamas del Departamento de Ortopedia y Traumatología de CLC.

De acuerdo a lo que sostiene el especialista, independiente del tipo de displasia de que se trate, el factor más importante en los resultados es la precocidad del diagnóstico.

El neonatólogo realiza un examen clínico al recién nacido, pero como al momento del parto existe gran laxitud, ante la sospecha de una displasia hay que volver a repetir el examen clínico cuando esto se haya estabilizado.

Aquí, los estudios de imágenes, ya sea de radiografía o ecografía, permiten confirmar posibles hallazgos. De todas formas, a los dos o tres meses es necesario realizar a todos los niños una radiografía de pelvis o ecografía de caderas, de manera de descartar la existencia de una displasia que no haya sido advertida clínicamente”, agrega.

 

¿Radiografía o Ecografía?

 

Los exámenes de imágenes para el diagnóstico de displasia de caderas son la radiografía de pelvis y ecografía de caderas.

La radiografía de pelvis se utiliza, por lo general, alrededor de los dos meses de edad en niños clínicamente sanos y permite una buena representación anatómica de las estructuras osificadas de la pelvis de los niños.

Para su obtención se utiliza una baja dosis de radiación ionizante y protectores de plomo para cubrir los ovarios en las niñas y los testículos en los niños.

La ecografía de caderas, por su parte, se efectúa utilizando ultrasonido, sin radiación ionizante y permite ver bien los tejidos blandos.

Estos exámenes pueden ser complementarios.

 

 

Tratamientos

 
  • El tratamiento de la displasia de cadera se inicia siempre en forma ortopédica, con la utilización de las correas de Pavlik.El ideal es comenzarlo precozmente, ya que así se logra un altísima tasa de efectividad, cercana al 90%. Esto es válido tanto para las que son uni o bilaterales, y ya sea que se trate de una preluxación, subluxación o luxación como tal”, advierte el doctor Chamas.
  • Las correas de Pavlik son un arnés especialmente diseñado para que el niño mantenga la abertura de las piernas y que de esa forma penetre bien la cabeza femoral en la cavidad de la cadera.
  • Deben usarse las 24 horas del día, durante el tiempo que indique el médico tratante, y cada dos o tres meses deben volver a repetirse los exámenes para analizar cómo está evolucionando la displasia.
  • En aquellos pacientes que no da resultado el tratamiento ortopédico, es necesario indicar una cirugía de reducción de cadera, donde se extraen todos aquellos elementos que están dificultando la entrada de la cabeza femoral en la cavidad. Luego de esta intervención es necesario el uso de yeso y botas con yugo, subraya el profesional.
 

Otras manchas

 

Los hemangiomas deben diferenciarse de las malformaciones de vasos sanguíneos, ya sean capilares, venas, arterias o vasos linfáticos, que por lo general están presentes al nacimiento,crecen proporcionalmente con el niño y, a diferencia de los primeros, no desaparecen nunca.

“Otras lesiones de aspecto vascular muy frecuentes en los recién nacidos son las manchas rosadas en la frente, nuca o párpados, denominadas ‘manchas salmón’ y/o erróneamente ‘hemangiomas planos’, que orresponden a vasos sanguíneos fetales persistentes y que generalmente desaparecen al año o dos años de vida, salvo en la nuca, donde el 50% puede permanecer hasta la vida adulta”, asevera la especialista.

Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.