CLC
CLCCLC
CLC
Centro de Nutrición y Enfermedades Metabólicas

Trastorno por Atracón o Binge Eating Disorder (BED)

Trastorno por Atracón o Binge Eating Disorder (BED)

Es un trastorno caracterizado por episodios de ingesta compulsiva o atracones, en donde se consume gran cantidad de alimentos durante un determinado periodo de tiempo, ingiriendo una cantidad de comida superior a lo que comería una persona normal en circunstancias parecidas, y acompañado por la sensación de pérdida de control.

El trastorno por atracón se diferencia de la bulimia porque quienes lo padecen no controlan el exceso de comida mediante el vómito ni el abuso de laxantes o diuréticos. Afecta a aproximadamente del 2 al 5% de la población general y es más frecuente en las mujeres que en los hombres, afectando al 30% de las personas que participan en programas de control de peso.

Criterios diagnósticos

Episodios recurrentes de compulsión alimentaria (atracones) que se asocian a por lo menos 3 de las siguientes conductas:

  • Comer más rápido que lo normal.
  • Comer hasta tener una sensación desagradable de “lleno”.
  • Ingerir cantidades enormes de comida sin tener sensación de hambre.
  • Comer solo (sin compañía) por sentirse avergonzado de las enormes cantidades que se ingiere.
  • Sentirse muy disgustado consigo mismo, con sensación de culpa o deprimido después del atracón.
  • Profunda angustia en relación con la conducta alimentaria.
 

¿Qué suele desencadenar un atracón?

 
  • Sentimientos desagradables: como soledad, aburrimiento, pena e irritabilidad.
  • Sentirse “gordo”: se asocia a un estado de ánimo desagradable, común entre las personas que están preocupadas por su figura.
  • Aumentar de peso: en aquellas personas preocupadas por su figura corporal, al percibir la más minima variación, se puede precipitar una reacción negativa, generándose un abandono de los intentos de controlar la ingesta y comiendo de forma compulsiva.
  • La dieta y el hambre asociada a ella: las personas que sufren de ingesta compulsiva suelen comer muy poco fuera de los episodios de atracones. La privación de alimentos genera una presión psicológica y fisiológica hacia la ingesta y una vez que ésta se inicia es difícil detenerla.
  • Romper cualquier aspecto de la dieta impuesta: puede desencadenar una ingesta compulsiva.
  • Falta de estructuración del tiempo: la falta de ocupaciones o el aburrimiento puede desencadenar una ingesta compulsiva.
 

¿Cuáles son las complicaciones físicas?

 

El sobrepeso y la obesidad. Un 30% de los pacientes obesos presenta un trastorno por atracón.

Existe un mayor riesgo de las siguientes condiciones:

  • Colesterol alto
  • Presión sanguínea alta
  • Diabetes
  • Enfermedad de la vesícula biliar.
  • Cardiopatía.
  • Algunos tipos de cáncer.
  • Mayor riesgo de enfermedades psiquiatritas, en particular la depresión.