Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC

Los peligros de las dietas

Los peligros de las dietas

Anemia, aftas, herpes, arritmia, caída del pelo, cansancio y complicaciones cardiovasculares pueden ser los efectos de una dieta sin asesoría médica. Cuídese.

Camila está aburrida de las manzanas. Ya no aguanta un día más el pollo con lechuga. Lleva una vida entera a dieta y los resultados, en general, han sido mínimos. “Mi casa es diet. Sólo comemos cosas bajas en calorías y la verdad es que el menú es muy poco variado. Es realmente agotador pasar la vida preocupada del peso y no disfrutar de la comida. No somos una familia obesa, son esos pocos kilos de más los que nos tienen esclavizados”, señala a sus 37 años. ¿Qué hacer? La respuesta es clara: Camila debe tomar una hora con un nutriólogo.

“En una dieta, lo óptimo es estar asesorado por un profesional. Cuando alguien hace por sí solo un plan para bajar de peso, puede incurrir en faltas graves”, señala la nutrióloga de CLC, Verónica Álvarez. “Por ejemplo, una dieta muy alta en proteínas puede dañar los riñones; una que tenga falta de electrolitos puede provocar arritmia; una muy alta en grasas puede traer complicaciones cardiovasculares y una vegetariana no equilibrada o suplementada adecuadamente, anemia”.

Por ésto, si una persona está haciendo una dieta y se siente cansada, débil, tiene falta de concentración, palpitaciones, debilidad en las uñas, se le cae el pelo, está constipado, se resfría mucho o le salen aftas o herpes, debe preocuparse. Estos son signos claros de que algo no está funcionando bien y de que hay que acudir a un especialista.

Centro de Nutrición 

 

Conformado por un equipo multidisciplinario de nutriólogos (médicos especialistas en nutrición), psicólogos, nutricionistas, cirujanos y profesionales del Centro de Medicina del Deporte y Vida Saludable de CLC, quienes asesoran de forma integral a los pacientes que necesitan bajar de peso.

En una primera instancia de evaluación, se pide una serie de exámenes para saber cómo está la salud. Además, CLC cuenta con dos equipos que realizan exámenes muy sencillos, pero que dan una información muy valiosa. El primero es el CALORÍMETRO, equipo de última generación y nuevo en la clínica, cuya importancia radica en que permite conocer el metabolismo basal de cada persona. Con esto fácilmente se puede saber cuántas calorías debe consumir el paciente para bajar de peso y cuántas para mantenerlo. El segundo es el BIOIMPEDANCIÓMETRO que mide cuánto del peso corresponde a grasa y cuanto a músculo.

 

 

 

VLCD (very low calorie diet)  

 

Una dieta sana es aquella baja en grasas, alta en proteínas y en la que se hace ejercicio para preservar la masa muscular. La idea es no comer todos los días lo mismo, porque con variedad se aseguran los minerales y nutrientes necesarios. “Es muy importante hacer una dieta que no sólo ayude a bajar de peso sino que también permita mejorar la salud para que la persona se mantenga en las mejores condiciones posibles”, comenta la especialista. “Con dietas controladas médicamente, los pacientes saben si necesitan ciertas vitaminas, proteínas o si tienen anemia, caso en el cual se le va indicar un suplemento de fierro”.

Una novedad con que cuenta el Centro de Nutrición de CLC es la dieta VLCD (very low calorie diet) que, por lo general, se recomienda a quienes les cuesta mucho bajar de peso con las dietas tradicionales; a los pacientes que precisan una baja de peso para ser operados, por ejemplo del corazón, porque se minimiza el riesgo anestésico o para ser intervenidos de un bypass gástrico (así se disminuye el tamaño del hígado), entre otras cosas.

Es una dieta de menos de 800 calorías diarias o menos del 50% del gasto del metabolismo basal. Tiene aval científico y con ella las mujeres bajan entre 1 a 2 kilos a la semana y los hombres, 2 a 3 kilos semanales. Como puede tener inconvenientes, siempre debe ser supervisada por un especialista, ya que entre otras cosas se recetan suplementos vitamínicos y no la pueden seguir personas con alto riesgo cardiovascular o aquellos que requieren insulina”.

La VLCD tiene una distribución de nutrientes equilibrados: baja en hidratos de carbono, alta en proteínas y baja en grasas. Según la doctora Álvarez, para este tipo de dieta es más apropiado usar batidos, ya que con pocas calorías se recibe una dieta balanceada. “Pero no es tan fácil como ir a comprar un batido y listo, ya que es importante saber que no todos los batidos son buenos y no todos son iguales”, concluye.

 

La verdad sobre las Dietas Populares 

 

  • Dieta de la Clínica Mayo: Hay que aclarar que no tiene ninguna relación con la prestigiosa clínica del mismo nombre. Esta dieta no es aconsejable porque tiene un alto aporte de colesterol y un excesivo aporte de proteínas.
  • Dieta de la Sopa: es desbalanceada por la falta de ácidos grasos esenciales y un déficit de proteínas. Esta dieta puede llevar a que una persona sufra de alteraciones hidroelectrolíticas y cardiovasculares.
  • Dieta el Dr. Atkins: es una dieta con un aporte excesivo de grasas (63 al 84%). También tiene un alto contenido de colesterol, es pobre en vitaminas (principalmente del complejo B y C), calcio, magnesio y otros minerales. Con esta dieta hay una importante pérdida de masa muscular, una elevación del ácido úrico, constipación y trastornos cardiovasculares que pueden producir un infarto al corazón. Un dato: el Dr. Atkins murió obeso y de un infarto.
  • Dieta Médica Scarsdale: Aporta alrededor de 1.000 calorías diarias con un porcentaje excesivo de proteínas (43%). La principal crítica se enfoca en que asegura una pérdida de ½ kilo diario, lo que no es real ni convincente. Además, produce pérdida de masa muscular, aumento del ácido úrico y elevación del colesterol.
  • Antidieta: consiste en alimentarse principalmente de frutas y verduras, de no mezclar grupos de alimentos y de practicar ejercicio intenso (20 minutos, 3 veces al día), siendo esto último lo que provoca –en gran parte– la baja de peso. En general no es una dieta peligrosa, pero tampoco ayuda a adquirir un hábito saludable en el que se consuman todos los grupos de alimentos.
Una Dieta Equilibrada 

 

  • Baja en calorías: restricción de 500 a 800 calorías del gasto energético total.
  • Alto contenido proteico.
  • Restricción de grasas, azúcares y alcohol.
  • Rica en fibras(20 a 30 grs al día)
  • Abundante en líquidos (agua,bebidas diet, etc.)
  • Del total de calorías: 50 a 60% de hidratos de carbono; 20% de proteínas y 20 a 30% de grasas.

Los Peligros de las Dietas

Anemia, aftas, herpes, arritmia, caída del pelo, cansancio y complicaciones cardiovasculares pueden ser los efectos de una dieta sin asesoría médica. Cuídese.

Para tener en cuenta

  • Bajar más de 1,5 kilos a la semana no es saludable, ya que se resiente el hígado.
  • Con una dieta no sólo se debe reducir el número de calorías sino alimentarse equilibradamente. Si el cuerpo necesita 1.600 calorías y se le dan 800 de castañas de la india o de manzanas, se va a bajar de peso, pero con un efecto muy dañino para la salud. Comienzan a faltar vitaminas, minerales y macronutrientes. Una dieta jamás debe componerse de un solo alimento.
  • Si se hace una dieta en la casa, se deben consumir equilibradamente proteínas, lácteos descremados, huevos y carnes magras. Nunca eliminar totalmente la grasa (usar una cucharadita de aceite para aliñar las ensaladas), variar las verduras que se consumen y hacer ejercicio.