Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc

NOTICIAS

VIDEO

 

Twitter

 

Facebook

  

Noticias

Estrategias para enfrentar la PSU

CENTROS-Y-ESPECIALIDADES

Queda menos de un mes para que los estudiantes rindan la Prueba de Selección Universitaria y la ansiedad amenaza con apoderarse de ellos. ¿Cómo disminuir la ansiedad y la presión? Aquí, algunos consejos.


 

Orden


Cuando hay una planificación o estrategia realista y con cierta flexibilidad (que se pueda cumplir) para el tiempo que queda, se ordena la cabeza. Ahora, si hay muchas dudas respecto de cuán realista es la propuesta, se les puede preguntar a los cercanos, a los papás, profesores, amigos. Esto es como planificar un maratón o una carrera: hay ciertas partes del entrenamiento que ya se hicieron, lo que se debe ver ahora es cuánto hay que “entrenar” en este período que queda y cuáles son las cosas que vale la pena entrenar. Y para eso es importante asesorarse por gente que tiene más experiencia, alguien en quien el adolescente confíe. 
 

No adelantarse


Si queda un mes para dar la PSU, el objetivo debe ser rendir una buena prueba, después podrá preocuparse de qué va a estudiar. Porque si se preocupa antes de qué carrera va a seguir, va a introducir una variable que lo va a sacar de su foco, de su planificación. Es muy importante concentrarse en el aquí y en el ahora; en el día a día. Lo que pasó, pasó. No es momento ni de análisis ni de síntesis de qué habría pasado de haber hecho las cosas distintas. Debe enfocarse en lo que sí puede hacer, no en lo que ya no hizo… Ya habrá tiempo para hacer nuevas planificaciones. 
 

No distraerse de lo importante


No es el momento de los carretes y salidas. Por ejemplo, si Chile va a jugar con Brasil, es poco prudente salir a carretear la noche anterior. También es poco prudente entrenar hasta las 5 de la mañana, porque hay ciertas cosas que son básicas y que hay que cuidar: una alimentación saludable; el sueño (al menos, ocho horas a partir de las 10 de la noche, porque durante el sueño se integran los conocimientos, el cuerpo recupera energía y se repara) y la actividad física, que debe ser la habitual.
 

Los padres


Es muy importante que en este momento bajen el nivel de presión, que sean papás que apoyen en todo esto. No es momento para criticar, para exigir. Es momento para apoyar, para bajar los niveles de estrés. ¿Cómo? En este período no sirven las críticas, ni las quejas ni las descalificaciones, porque sólo van a contribuir a subir el nivel de estrés. Tampoco es el tiempo para que los padres adopten decisiones importantes (cambios de casa, viajes familiares) ni hagan que sus hijos las tomen. Lo óptimo es no hacer grandes cambios, cuidar que el ambiente sea lo más tranquilo posible.
 

¿Estudiar solo o acompañado?


Es variable, depende de cada individuo. Hay personas a las que les acomoda muchísimo más estudiar solos y otras a las que les gusta más estudiar en un grupo. Depende de cada estudiante.
 

No es momento para automedicarse


Tomar pastillas para concentrarse porque algún amigo, o el amigo del amigo la recomendó es un riesgo y puede ser absolutamente contraproducente. Distinto es si están bajo la asesoría de un profesional que tenga experiencia en el tema y los conozca.
 

Síntomas a los que estar atento


En este período se pueden producir varios síntomas que den cuenta del estrés. Cambios en el sueño (adolescentes a los que les cuesta mucho comenzar a quedarse dormidos y conciliar el sueño); cambios en el apetito, síntomas físicos como dolor de cabeza, de estómago, de cuerpo. Náuseas o vómitos. Aislamiento social, que se pongan más sensibles o irritables. Si estos síntomas se repiten en el tiempo es bueno consultar a algún especialista.
 

Descanso y recreación


Los últimos días antes de la PSU es importante no estudiar a full, lo recomendable es comenzar a bajar el ritmo. La última semana se debe bajar el nivel y centrarse más en el autocuidado, es decir, en el sueño, en la alimentación y en actividades más recreativas, juntarse a conversar con los amigos, hacer un poco de deporte. Aumentar la intensidad del tiempo dedicado al estudio puede terminar agotando las reservas de energía que necesita para el final, con eso va a conseguir no llegar tan bien preparado como podría.
 

Consumo de alcohol y marihuana


Su consumo empeora el rendimiento, disminuye la concentración, la calidad del sueño y la calidad de la memoria. Son sustancias que afectan el cerebro y el cerebro es algo que hay que cuidar. Ambas sustancias interfieren de manera importante en la capacidad de concentración, atención, memoria, y los efectos duran un par de semanas: la capacidad de concentración se ve afectada sobre todo con la marihuana, que permanece mucho más tiempo en el cerebro que en la sangre y va en contra de obtener buenos resultados.

 
 

Noticias Relacionadas

Adolescente escucha música

Prevención del suicidio en adolescentes: no evites la conversación

Prevención del suicidio en adolescentes: no evites la conversación

Leer más
Niño juega con su smartphone

Salud mental en adolescentes: el peligro de los smartphones

Según estudios, los niños y adolescentes con alto uso de redes sociales aumentan considerablemente su riesgo de depresión.

Leer más