Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC
Geriatría

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central:
2 2210 4000
Reserva de Hora:
2 2610 8000
Rescate CLC:
2 2610 7777

Medicina anti envejecimiento

Medicina anti envejecimiento

Envejecer con Salud

La vejez ya no es sinónimo de deterioro sino un momento de la vida que puede ser extremadamente beneficioso: si el proceso comienza a prepararse antes de los 50, es posible vivir el llamado "envejecimiento exitoso", constituye una verdadera oportunidad de empezar nuevamente. Los requisitos fundamentales son abandonar el cigarrillo, chequearse anualmente, hacer ejercicio y no dejarse estar en lo intelectual.

Medicina anti envejecimiento

La medicina anti envejecimiento es, en gran medida, complementaria y alternativa, y está presente desde tiempos inmemorables por el deseo del hombre de posponer el envejecimiento y revertir los procesos de enfermedad.

Hay que recordar a dos premios Nobel:

  • Elie Metchikoff, que pensaba que el envejecimiento se producía por toxinas digestivas y recomendaba la ingestión de yogurt.
  • Linus Pauling, que recomendaba mega dosis de vitamina C.

Otras técnicas terapéuticas específicas que se usan para prevenir el envejecimiento son el yoga, tai chi, hipnosis, terapia con música, animales, luz y aromas.

Las actividades anteriores ayudan a la sensación de bienestar, pero no se les ha demostrado beneficio con relación al retardo específico de los síntomas derivados del envejecimiento.

Está demostrado que la actividad física regular y regulada minimiza los cambios asociados a envejecer, contribuye sicológicamente a la sensación de bienestar, disminuye el riesgo de las enfermedades crónicas más comunes, aumenta los años de vida activa y previene la disminución de memoria y capacidad cognitiva en los adultos mayores.

No hay duda de la enorme utilidad de la actividad física regular en la prevención de enfermedad. En el adulto mayor se recomienda tres veces por semana, 20 a 30 minutos y con una intensidad entre 50% y 80% de la capacidad máxima de reserva cardiaca.

Está demostrado que una alimentación balanceada, rica en fibra, levemente hipocalórica, evitando el consumo de grasas poliinsaturadas disminuye la probabilidad de diabetes, enfermedad vascular y sus secuelas, enfermedades gastrointestinales, incluido algunos cánceres. El uso de alimentos y vitaminas antioxidantes en dosis adecuadas también podrían ayudar a un envejecimiento exitoso (taninos en el vino tinto, vitamina E).

Se ha demostrado que el manejo adecuado de situaciones que producen tensión y, sobre todo, actividades realizadas en un contexto de relación social retarda la mortalidad y mejora la salud física y mental. Visitas a familiares, interacción con hijos y nietos, actividades voluntarias de ayuda social y coro, entre otros, son un ejemplo de actividad social.

Más que medicina anti envejecimiento, es necesario insistir en hábitos de vida saludable para un envejecimiento exitoso, que permita alcanzar edades avanzadas sin enfermedades crónicas e invalidantes, en plena capacidad de funcionar física y mentalmente, y con plena autonomía.

En ese ámbito toma importancia, además de lo anteriormente expuesto, el examen médico preventivo regular.

Así como nadie duda que las embarazadas deben controlarse para lograr un embarazo y parto sano, que los niños deben tener un control periódico para que crezcan sanos, los adolescentes, adultos y sobre todo los adultos mayores deberían controlarse en forma periódica para prevenir la aparición de enfermedades crónicas e invalidantes, y detectarlas precozmente cuando se presentan para tratarlas en forma adecuada.

En Chile, la geriatría como rama de la medicina interna, es la especialidad encargada del cuidado del adulto mayor. Son los geriatras los que, evaluando individualmente a los pacientes, recomiendan las acciones preventivas individuales.

Es posible, mediante exámenes específicos, diagnosticar precozmente algunos cánceres, enfermedades metabólicas, alteraciones del ánimo y memoria, recomendar las acciones que las corrigen y que mantienen la salud física y mental en su máxima capacidad. De esa manera, se podrán retrasar los eventos patológicos que producen discapacidad o muerte prematura.