CLC
CLCCLC
CLC

Me duele la guata

Cada vez es más común que niños en edad escolar sufran de malestar abdominal recurrente. Este, en la mayoría de los casos, es causado por desórdenes funcionales y no por problemas orgánicos.


Casi todo sexto básico sufrí de serios dolores de guata que me impedían relacionarme con mis compañeros y llevar una vida normal. Todas las mañanas, antes de ir a clases, sentía fuertes molestias y terminaba día por medio en la enfermería del colegio esperando que me fueran a buscar. Como los dolores continuaron por varias semanas mis papás decidieron llevarme al doctor. Después de varios exámenes llegaron a la conclusión de que no tenía ninguna enfermedad gastrointestinal y que, al parecer, todos mis males se debían al miedo que yo tenía de no rendir lo sufi cientemente bien, como mis papás y mi colegio me lo exigían”, recuerda María José, hoy estudiante de diseño de 18 años.

“Lo más probable”, comenta el gastroenterólogo infantil de CLC, Sergio Ceresa, “es que ella haya sufrido de dolor abdominal crónico funcional (DACF), que en niños y adolescentes constituye una causa común de consulta en pediatría. Este, por lo general, es más frecuente entre los 5 y 15 años”. El DACF se define como el dolor que lleva más de dos meses de duración y se clasifi ca en Dispepsia Funcional; Síndrome de colon irritable; Migraña Abdominal; Dolor Abdominal Funcional y Síndrome de dolor abdominal funcional. Este último es el más común y, en la mayoría de los casos, se atribuye a desórdenes funcionales y no a una causa orgánica. Generalmente afecta a niños en edad escolar y casi siempre es de comienzo matinal.

Aparece en el trayecto al colegio y se manifi esta, además, en la sala de clases. Los dolores son más frecuentes en época escolar que en periodos de vacaciones y, en algunas ocasiones, se asocia a las exigencias escolares impuestas por los papás o por el mismo colegio. Así también, el dolor abdominal puede ser más frecuente en la casa si existen problemas familiares como, por ejemplo, padres separados o la muerte de un ser querido. “En el 85% de los casos estudiados no se encuentra una causa de condición patológica anatómica, metabólica, infecciosa, infl amatoria o neoplásica, siendo en su mayoría de tipo funcional”, explica el doctor.

El tratamiento farmacológico es de utilidad en algunos casos pero, además, debe darse un enfoque de tipo biopsicosocial abordando el entorno social y familiar del paciente, ya que es ahí donde pueden encontrarse los factores desencadenantes del dolor. El uso de terapia familiar y psicoterapia al niño y sus padres son de gran utilidad en algunos pacientes. Finalmente, el objetivo del tratamiento es disminuir las molestias, aprender a tolerarlas y manejarlas con una terapia conductual.


Actitud de los padres.


  • Conocer y aceptar a su hijo tal como es.
  • No exigirle más de lo que el niño es capaz de rendir.
  • Conversar sobre sus gustos, los que le molesta, sus amigos, etc.
  • Desarrollar la autoestima del niño.
  • Apoyarlo.
  • Incentivarlo a nuevos desafíos.
  • Acompañarlo en los momentos buenos y malos.

Con la colaboración del Departamento de Traumatología y Ortopedia Infantil de CLC. Roberto Raimann.


Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.