Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
 

¡No para de toser!


La tos es un motivo de consulta pediátrica muy común, sobre todo la causada por infecciones respiratorias virales.

Pero estos cuadros -como explica la doctora Mónica Saavedra, pediatra broncopulmonar de Clínica Las Condes- son acotados y duran entre una a dos semanas. El problema se genera cuando la tos se hace persistente, lo que puede ser causado por múltiples razones, desde infecciones como el coqueluche o mycoplasma hasta el asma, pasando por sinusitis, malformaciones, factores psicológicos y más. “Todo cuadro que se prolongue por más de tres a cuatro semanas debe ser evaluado por un especialista. También si la tos se asocia a signos de dificultad respiratoria y otros elementos de gravedad que no correspondan a un resfrío, como fiebre por más de dos días, dolor al pecho y compromiso del estado general importante”.

Causa número 1. El asma –una enfermedad inflamatoria crónica de los bronquios– es una de las causas más frecuentes de tos crónica en los niños de esta edad y, en general, se manifiesta con episodios de tos seca, mayormente con el ejercicio o en la noche. Su origen es multifactorial, con componentes genéticos y ambientales.

Esto significa que existen personas con predisposición genética familiar de asma en quienes determinados factores ambientales actúan en el desarrollo y progresión de esta enfermedad. Según la doctora, durante los eventos de tos se puede escuchar un “silbido” al respirar (en la espiración) y aparecer sensación de ahogo, falta de aire o dolor en el pecho. Fuera de estos sucesos, el niño generalmente está asintomático.

Otras posibilidades. En ocasiones, las características de la tos, los síntomas asociados y el examen físico pueden ser muy evidentes y suficientes para un diagnóstico preciso. Pero hay casos más complejos en que es necesario un seguimiento, solicitar exámenes de laboratorio, imágenes e incluso estudios psicológicos porque, aunque es muy poco frecuente en niños, en algunos casos la tos puede tener origen ahí.

Así, el tratamiento dependerá de la causa. Por ejemplo, si es asma, el tratamiento incluye inhaladores; si es infecciosa, el médico indicará antibióticos; algunas malformaciones requieren de cirugía y, si se trata de aspiración de un cuerpo extraño, este deberá ser extraído. “Lo importante es tratar la causa de la tos y no el síntoma. Los antitusivos, en general, han demostrado escasa o nula eficacia clínica en estudios en niños”.

Posibles causas:

  • Asma.
  • Infecciones como el coqueluche o mycoplasma.
  • Aspiración de contenido digestivo (reflujo gastroesofágico, trastorno de deglución).
  • Rinitis alérgica y sinusitis.
  • Irritantes ambientales como el tabaco.
  • Malformaciones de la vía aérea.
  • Cardiopatías congénitas.
  • Aspiración de cuerpo extraño.
  • Inmunodeficiencias.
  • Fibrosis quística.
  • Tuberculosis.
  • Tos por causa psicológica.

Hay factores que ayudarán al especialista a descubrir la causa de la tos crónica, como identificar:


Entre los factores para diagnosticar la tos crónica se encuentran los síntomas de ahogo, fiebre, dolor en el pecho; factores desencadenantes como ejercicio, ambientes irritantes, alérgenos y frío; duración;intensidad; horario en que se gatilla; el tipo de tos (húmeda o seca)

Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.