Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC

Estar en forma - Estar sano

Los deportes traen un sinnúmero de beneficios. Es justamente en esta edad cuando los niños pueden empezar a incorporar alguna actividad a su rutina.


Confianza en sí mismos, mejor relación con los demás, aumento de la autoestima, control del peso, superación de enfermedades (asma, diabetes y algunos tipos de cáncer), desarrollo de una personalidad más colaboradora y menos individualista, actitud responsable y respeto, son algunos de los benefi cios que los niños, y también los adultos, pueden lograr con una rutina deportiva. Increíble pero cierto.

Lo más común es que los niños empiecen a practicar alguna actividad física infl uenciados por sus amigos, por las revistas, la televisión o por sus padres. Pero lo que hay que tener en cuenta, ante todo, es que el ejercicio tiene que ser introducido de una forma gradual y que el niño tiene que estar feliz y entretenido.

“Lo más importante es que en esta etapa el ejercicio y el deporte sean recreativos y no competitivos. Este es un período en que los niños deben encontrarle el gusto a la actividad física”, señala el traumatólogo infantil de CLC Roberto Raimann.

A partir de los 6 años se está preparado físicamente para hacer deporte y desde los 7 en adelante, la capacidad de aprendizaje y entrenamiento es increíble y los menores progresan a pasos agigantados. En esta etapa se sienten más fuertes, más valorizados frente a los demás y controlan más sus emociones.

Según la American Heart Association, los niños deben realizar una actividad física entre moderada y enérgica -por lo menos durante 60 minutos- todos los días. Y aunque parezca difícil, hay una serie de medidas que pueden ayudar a que esto se logre: en primer lugar, se les debe reducir el tiempo dedicado a actividades sedentarias (mirar televisión, jugar a los videojuegos o hablar por teléfono).

Por otra parte, los padres deben tratar de ser modelos de vida activa y ofrecer a sus hijos oportunidades de aumentar la actividad física. Hijos de padres sedentarios, sedentarios son. El hábito deportivo se debe ir construyendo día a día y con la participación de toda la familia. Es muy importante jamás obligarlos ni castigarlos si algo sale mal. Y de ninguna forma forzarlos a que practiquen un deporte que no les guste. “Tanto los entrenadores como los papás deben tener mucho cuidado con las exigencias que se imponen a los niños porque muchas veces éstas pueden frustrarlos.

Jamás hay que presionarlos y hay que dejarlos que encuentren el deporte que más les guste”, comenta el doctor.

A un niño tímido le hace mejor una actividad de equipo mientras que a uno más flojo, uno individual que le obligue a esforzarse. Lo fundamental es que a la hora de elegir hay que tener muy claro el carácter del niño y aceptar que es normal que se cambien de un deporte a otro mientras encuentran el que más se ajusta a su personalidad.


Personalidad de los niños


El que no es deportista: este tipo de niño puede que no tenga habilidad atlética o el interés necesario, o ambos.

El deportista promedio: está interesado en el deporte pero no es una estrella y corre el riesgo de sentirse inferior en un ambiente atlético competitivo.

El Atleta: tiene la habilidad atlética, está comprometido con un deporte y probablemente invierta tiempo en practicar y en ser competitivo.


Rechazo a los deportes en equipo

  • Hay niños que no lo pasan bien porque se sienten inseguros frente al resto. Algunos niños se alteran y gritan a otros miembros de su equipo o se enojan con ellos cuando cometen errores y eso puede ser muy estresante. O tal vez a su hijo no le gusta la presión de tener que competir con otros equipos: la competencia puede afl orar emociones muy intensas.
  • A veces los padres y entrenadores también se toman muy en serio un partido, presionando demasiado a los niños.

Cómo animar a los poco deportistas


  • A algunos niños les da vergüenza hacer deporte porque creen que no son buenos. Busque un rato para practicar juntos. Puede ayudarles a desarrollar confi anza en sí mismos.
  • A otros no les gustan los deportes competitivos. Esto no es un impedimento ya que hay deportes que le pueden gustar: natación, bicicleta, yoga, equitación.
  • Escoja una actividad apropiada para la edad del niño. De no ser así, puede que el niño se canse o se frustre.
  • Los padres deben facilitar las actividades elegidas, brindándoles equipamiento y traslado.
  • No transforme el ejercicio en un castigo. Los niños no formarán parte de una actividad que no los divierta.

Con la colaboración del Departamento de Traumatología y Ortopedia Infantil de CLC. Roberto Raimann.


Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.