Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC

Obstrucción lagrimal

Pese a que generalmente se trata de un trastorno benigno, que desaparece alrededor de los seis meses de edad, es un tema que produce gran angustia y frustración en los padres.


“A las pocas semanas de nacer, Catita comenzó a tener problemas en su ojo izquierdo. Despertaba con el ojo pegado y tenía que limpiárselo constantemente porque siempre estaba con lagañas. Pero lo que más me llamaba la atención era que le lagrimeaba todo el día. El pediatra me aconsejó que la llevara a un oftalmólogo quien al examinarla le diagnosticó obstrucción lagrimal. Después de algunos meses de tratamiento, los síntomas desaparecieron y todo volvió a la normalidad”, recuerda Francisca.

El oftalmólogo de CLC, Eduardo Villaseca, señala que aproximadamente el 2% de los recién nacidos sufre de OBSTRUCCION LAGRIMAL.

Sin embargo, sólo a partir del primer mes de vida es posible diagnosticarlo ya que en las primeras semanas la producción de lágrimas es escasa y los menores casi no abren los ojos.

“Todos tenemos una glándula lagrimal que produce lágrimas en forma constante para que haya lubricación y poder parpadear. Las lágrimas se van por la vía lagrimal que tiene diversas secciones. La primera es el Canalículo Lagrimal: existe uno inferior y otro superior, sin embargo, por gravedad, el inferior es el que más se usa.

Una vez que las lágrimas pasan por este conducto, recorren el Saco Lagrimal y dan una vuelta por el conducto Nasolacrimal, para desembocar en la nariz. Por su parte, los lactantes tienen una membrana denominada Válvula de Hasner que debiera romperse al momento del nacimiento. Pero en algunos casos esto no sucede y la lágrima debe devolverse hacia el ojo ya que esta membrana evita que salga por la nariz”, explica el profesional.

Así, esta obstrucción induce a que el bebé comience a lagrimar y que acumule agua dentro del ojo. Esta se contamina a través de diversos gérmenes que hay en el ambiente (los cuales van cambiando) y dependiendo del que esté de turno hay más o menos secreción en el ojo. Sólo en el caso de que exista un exceso de gérmenes se puede llegar a una infección.


Los masajes


  • Lavarse cuidadosamente las manos.
  • Realizar el masaje presionando desde el saco lagrimal hacia abajo.
  • Hacerlos dos veces en el día y dos veces en la noche, aproximadamente por un minuto.
  • Ser constante.
  • Efectuarlos hasta, por lo menos, los 6 meses.

¿Cómo solucionarlo?


Es fundamental corregir la obstrucción lagrimal antes del primer año de vida y se puede lograr a través de tratamientos simples.

“Los masajes son, sin duda, uno de los métodos más efectivos y el 80% de los niños se mejora a través de ellos. Los padres deben masajear el saco lagrimal dos veces en la mañana y dos veces en la noche para tratar de romper la membrana. Es fundamental aprender a hacer estos masajes ya que deben efectuarse hasta por lo menos los seis meses del menor o hasta que deje de tener síntomas.

Si no tienen efecto, el oftalmólogo puede realizar un sondaje lagrimal que es un procedimiento que dura aproximadamente 10 minutos. Este se efectúa con anestesia general y consiste en introducir una sonda mecánica por el conducto hasta romper la obstrucción.

El lactante puede irse inmediatamente a su casa, no quedan heridas y no necesita mayores cuidados”, concluye el doctor.


Para tener en cuenta


El uso de gotas antibióticos no es fundamental, ya que es un problema mecánico y la infección es una complicación secundaria. Sólo sirven para disminuir la secreción producida por los gérmenes.

Las gotas deben ser recetadas por un especialista.

Con la colaboración del Departamento de Oftalmología de CLC Eduardo Villaseca


Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.