Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC

El primer pololeo

Como papás, siempre damos cabida e importancia a los grandes temas de nuestros hijos: que les vaya bien en el colegio, que estén bien de salud, que no tengan mayores problemas.


Pero en las cosas cotidianas es donde a veces más nos complicamos. “Cuando la Fernanda llegó a los 13 años con pololo a la casa yo casi me morí, me di cuenta que en realidad ya no era mi niñita y me dio un poco de pánico, por decirlo de alguna forma. Me puse súper estricta y pesada, y me costó bastante tiempo asumirlo y abordarlo de una manera más sana”, cuenta Bernardita.

La necesidad de un pololeo puede aparecer tempranamente en la vida, explica la doctora Ximena Sepúlveda, psiquiatra de niños y adolescentes de CLC. Y esto puede ser desde un simple juego, un acto de imitación, establecer una amistad diferente, hasta querer acompañarse con un ‘otro’ complementario con quien compartir las vivencias más importantes de la etapa.

“Si bien el desarrollo de los niños tiene elementos comunes, también puede haber variantes aún dentro de la normalidad. El momento en el cual aparece el deseo de tener una polola(o), en general llega junto con el inicio de la pubertad. Sin embargo, hay factores ambientales (pertenecer a una familia con hermanos mayores que pololean o querer hacerse notar y destacar dentro del grupo de pares, por ejemplo) y también factores personales (aparición de una pubertad en forma más precoz, sentimientos de soledad, inquietud por explorar y establecer vínculos distintos, necesidad de depender de otros, necesidad de diferenciarse), que pueden llevar a que esto ocurra más temprano o más tarde en la vida”, asegura la profesional.


¿ Cómo abordarlo?


A juicio de la doctora Sepúlveda, el ideal aunque nos sorprenda o no estemos de acuerdo es enfrentar el primer pololeo con una actitud empática, tratando de explorar cuál es el sentido y la necesidad que hay en el fondo de esa relación. “Hay que tratar de escuchar y comprender a nuestro hijo y, en ese contexto, con empatía y respeto comunicar nuestra opinión al respecto. Si se hace desde una postura autoritaria y distante, es menos probable que el adolescente considere la opinión de sus padres.

Se puede preguntar, por ejemplo:

  • ¿Qué te gusta de esa persona?
  • ¿En qué es distinto a tus otros amigos?
  • ¿Por qué lo pasan tan bien? , mostrando interés por sus sentimientos.

Por otra parte, la especialista advierte que en nuestra cultura se tiende a pensar que los hombres están más preparados que las mujeres a esta edad.

“El hombre se hace más hombre al tener más conquistas; la mujer queda más expuesta y es más criticada en general. Sin embargo, en ambos casos (hombre o mujer) las personas crecemos y nos desarrollamos en un contexto relacional. Un pololeo puede aportar mucho en ese sentido, especialmente cuando se motiva por una necesidad de mayor intimidad y cercanía con un otro distinto, pero complementario. Esto puede fortalecer la autoestima y dar más seguridad y confianza en las habilidades sociales”.


Educar en la sexualidad


Es un tema que debe enfrentarse desde muy temprano. “Siempre hacerlo con naturalidad, sin vergüenza, señalando la importancia del propio cuerpo en nuestra identidad y la necesidad de cuidarlo y quererlo.

Debemos contestar siempre sus preguntas, hablando también de nuestras propias experiencias (a mí me costaba entender esto, igual que a ti; a mí me cargaba que mis papás me hablaran así... validando la “incomodidad” normal frente al tema).


¿Y cuando terminan?


“Terminar una relación amorosa constituye una separación afectiva, un hecho doloroso y, como tal, se debe procesar y elaborar como un “duelo”.

Es importante validar la pena o la rabia por la pérdida, desde una postura empática, acogedora, pero también esperanzadora, destacando las cosas buenas que aportó (quedarse con lo bueno).

No tratar de que el joven ‘haga como si nada’ o devaluar a la persona perdida, ya que si bien eso puede dar un alivio transitorio, no ayuda a resolver la situación”.

Con la colaboración de psiquiatría de niños y adolescentes de CLC. Ximena Sepúlveda


Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.