CLC
CLCCLC
CLC

Los primeros permisos

Vacaciones en la casa de un amigo, los primeros pololeos, ir al mall y las fiestas de verano son sólo algunas de las actividades que nuestros hijos comienzan a experimentar a esta edad. Nuestra responsabilidad: poner límites.


Dar los primeros permisos no es una tarea fácil, ya que es importante encontrar un equilibrio entre ser estrictos y entregar libertades.


¿ Pero cómo llegamos a eso?


El psiquiatra infantil y de adolescentes de CLC, Ricardo García, señala que “es necesario que los padres tengan en consideración que los niños de 10 a 13 años están en un período de pubertad y de adolescencia inicial, con cambios físicos, psicológicos y de demanda social creciente con mecanismos de control todavía inmaduros”.

Por esta razón es fundamental el estilo de comunicación que han desarrollado ambos padres con su hijo de acuerdo a su participación en el mundo social, incluyendo los permisos y compartir las experiencias de estas ‘salidas’, connotándolas como positivas. Por otra parte, es muy importante tener en cuenta los factores de riesgo que estos permisos pueden conllevar en cuanto al lugar a dónde van, con quiénes van, la forma de comunicarse frente a imprevistos y los horarios. “Es muy importante que los padres resuelvan el dilema de cómo llevar este proceso de la mejor manera para que permita la independencia de los hijos y facilite que lo asuman con responsabilidad”, comenta el psiquiatra.

“Candelaria (de 10 años) me empezó a pedir permisos para ir a fiestas de curso.

En un principio me costó dejarla ir porque encontraba que estaba muy chica pero, de a poco, la fui soltando. El mayor problema era el horario, porque me reclamaba que a sus amigas las iban a buscar más tarde. Decidí conversar con las otras mamás para ponernos de acuerdo y fijar horas similares que correspondieran a la edad. Esto dio excelentes resultados tanto a nosotros como papás como a los niños, que ya no se sienten diferentes a sus amigos”, cuenta Gloria.

El doctor García cree que es necesario saber las formas de socialización común que tienen los grupos de esa edad en el colegio, en la familia, en el vecindario etcétera, y sugiere que una excelente alternativa es conocer a los amigos de los hijos y socializar con los padres de ellos ya que esto puede dar una buena referencia.

Idealmente los permisos deben estar en el marco de un acuerdo, en el que se toman en cuenta todos estos factores y en el cual los padres mediarán para que el hijo reflexione si se dan las condiciones para que exista o no la salida. De esta manera y en la medida que se haya construido una relación de afecto y un control razonable, los permisos serán fluidos y gratificadores para el adolescente y sus padres.


Tips para padres


  • Saber dónde van.
  • Poner horarios que correspondan a la realidad que viven nuestros hijos.
  • Ir a buscarlos y a dejarlos. Si no es posible, turnarse con apoderados que sean de confianza.
  • Conocer las amistades de los hijos.
  • Fijar criterios en común con otros padres.
  • Lograr un equilibrio entre ser estrictos y dar.
  • Escuchar la opinión de los hijos.
  • Interesarnos por sus actividades.
  • Preocuparnos por tener una buena comunicación.

Con la colaboración del Departamento de Psiquiatría Infantil y de Adolescentes de CLC. Ricardo García.


Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.