CLC
CLCCLC
CLC

Calidez con el recién nacido

Calidez con el recién nacido

La transformación tecnológica que ha sufrido la medicina en los últimos años, amenaza con un creciente distanciamiento entre el equipo médico y sus pacientes. Esto es particularmente complicado en las Unidades de Cuidado Intensivo, donde el mayor riesgo de los pacientes dificulta aún más el acercamiento.

En Neonatología, han aparecido iniciativas como los “hospitales amigos del niño y la madre”, que fomentan el reencuentro entre madres e hijos a través de experiencias de apego y lactancia, aunque con un claro enfoque hacia el recién nacido sano.

Así, en el caso de los recién nacidos con problemas, principalmente los prematuros extremos y críticos, se suele presentar un severo trastorno del vínculo, que a nivel de los padres se manifiesta en diversos grados de aprehensión, ansiedad y temores. Como consecuencia, se genera una mayor dificultad en la comprensión de los fenómenos propios de la enfermedad de su hijo, y una falta de aceptación del proceso vivencial (negación).

 

Programas de fomento del apego

 

Nuestro Servicio de Neonatología ha participado activamente en los programas de fomento del apego, ya que ha reconocido la importancia de este vínculo en el desarrollo de la familia. Por esta razón, hemos querido incorporar en este proceso a los recién nacidos enfermos y prematuros, que no tienen la posibilidad del apego piel a piel, y para quienes la formación de un vínculo afectivo es particularmente importante.

La experiencia de tener un hijo prematuro extremo o severamente enfermo es completamente contrario al sueño de toda madre y padre. Esto lo hemos comprendido cabalmente, razón por la cual ponemos todo nuestro esfuerzo en que esta experiencia no resulte menos buena, sino sólo diferente.

 

Triángulo interdependiente

 

Así, nuestro equipo ha definido tres conceptos básicos y esenciales, respecto del accionar en un servicio de estas características:

La primera persona es el niño. Es hacia quien se dirige nuestro principal accionar. Todo el esfuerzo de nuestro equipo está enfocado en su bienestar y futuro.

La segunda persona son los padres. Ellos constituyen el medio ambiente de crecimiento y desarrollo del niño, así como el soporte afectivo para su recuperación y progreso, razón por la cual nuestro equipo está siempre atento a sus necesidades y los apoya con el claro objetivo que su bienestar es esencial en el proceso terapéutico del niño.

Equipo neonatal. Tercer elemento de este triángulo interdependiente. Cuenta con los conocimientos y destrezas necesarios para atender al niño y su familia, tanto desde el punto de vista técnico, como humano y afectivo.

 

Metodología

 

De este modo, el equipo de neonatología de Clínica Las Condes, ha desarrollado una metodología que se aplica de manera flexible, según las características de cada paciente y que considera:

 
  1. Los padres y el equipo médico deben establecer una relación sólida, veraz y de respeto mutuo. Ésta debe generarse lo más precoz posible e incluso en forma prenatal si la situación lo permite.
  2. Los padres tienen derecho a estar con su hijo el mayor tiempo posible. Nuestro servicio es abierto a los padres, quienes por su parte deben cumplir con las normativas correspondientes.
  3. El niño tiene derecho a un ambiente familiar afectivo desde su nacimiento, favoreciendo así una metodología de apego con sus padres en neonatología.
  4. El niño tiene derecho a acceder a todos los recursos disponibles que mejoren su vida y la calidad de ésta. Esta función es parte fundamental de la labor médica.
  5. Todo niño tiene derecho a ser alimentado con leche de su madre.
  6. Los niños tienen derecho al máximo bienestar posible, de acuerdo a su condición clínica y recursos existentes. Esto implica cuidarlos del ruido ambiental, de la luz excesiva y de procedimientos innecesarios. Especial énfasis debe hacerse en el cuidado del dolor. Se debe promover iniciativas como la musicoterapia y el masaje infantil durante la hospitalización.
  7. Se debe fomentar el contacto físico niño - padres durante todas las etapas de la hospitalización.
  8. Los padres tienen derecho al conocimiento y participación en la toma de decisiones relativas a la salud de su hijo.
  9. Los padres deben ser instruidos en relación a los riesgos y cuidados de su hijo. Para ello, se les debe capacitar durante la hospitalización en las técnicas de cuidado que deberán practicar al llegar al hogar.
  10. El niño tiene derecho a una identidad propia y un lugar dentro de su familia. Es vital que desde el inicio se le llame por su nombre y sea respetado por todos los que estaremos a su lado.
 

Visítanos