Anestesia obstétrica: Un alivio seguro

Muchas mujeres le temen a la anestesia que se usa en el parto. Conocer sus efectos y propiedades puede ayudarlas a enfrentar con más tranquilidad este momento.

anestesia en el parto

 

 

Muchas mujeres le temen a la anestesia que se usa en el parto. Conocer sus efectos y propiedades puede ayudarlas a enfrentar con más tranquilidad este momento. El doctor Eugenio Canessa, especialista en anestesia obstétrica, explica lo más importante en 5 puntos.

 

 
 
La anestesia que hoy más se utiliza en obstetricia

 

Desde hace diez años en CLC se usa la técnica combinada: anestesia espinal y epidural en el mismo procedimiento. Primero se pone una dosis espinal, la que tiene varias ventajas: es muy segura, rápida en el manejo del dolor y altamente confiable. Sólo puede usarse una dosis, por lo que una vez que su efecto disminuye, comienza a pasar anestesia a través del catéter epidural, que se usa en lo que resta del trabajo de parto.

 

El mejor momento para usarla

 

Durante mucho tiempo se creyó que podía retardar el trabajo de parto, por lo que se pensaba que cuanto más tarde se pusiera era mejor. Se ha demostrado que da lo mismo, porque no afecta ni la duración ni la vía del parto, vaginal o cesárea. Por lo tanto, se coloca cuando la paciente tiene dolor, independientemente de su grado de dilatación.

 

Los medicamentos que se incluyen en la anestesia

 

Se usan dos drogas: anestésicos locales, que son los que provocan una sensación de adormecimiento y debilidad muscular, y opiáceos, derivados morfínicos que son analgésicos muy potentes que actúan sobre el dolor.

 

Sus beneficios

 

Alivia el sufrimiento, que es muy intenso en el trabajo de parto. Una madre tranquila le da al feto las condiciones óptimas para nacer. Otra ventaja es que es más seguro un parto con anestesia que sin ella, ya que si ocurriera una urgencia, –como desprendimiento de placenta, prolapso de cordón– es más fácil el manejo de la paciente, que puede ser operada de inmediato.

 

Dudas frecuentes

 

¿Cuáles son los riesgos de usarla?

Puede bajar la presión, causar dolores de cabeza o dolor en el sitio de la punción. También se han reportado casos de daño neurológico transitorio: por lesión de algún nervio, queda algún área del cuerpo insensible, pero se recupera. Son casos raros, del orden de uno en diez mil pacientes. Daños permanentes son aún más escasos.

 

¿Puede la mujer caminar, moverse y pujar con la anestesia?

En los últimos años ha mejorado mucho el manejo, por lo que es un procedimiento muy seguro y produce muy poco bloqueo motor; es decir, la paciente puede caminar con la misma libertad y pujar con la misma fuerza que si no tuviera anestesia.

 

¿La anestesia adormece a la guagua?

No. Si bien la guagua está en la zona que se adormece, no recibe la anestesia; ésta se coloca en los nervios de la madre, por lo que no llega a la guagua. El anestesiólogo sólo altera la percepción que tiene la madre del dolor, modulando los impulsos nerviosos.