Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC

Programa de Parto con Apego

Programa de Parto con Apego

En el Programa de Parto con Apego, instaurado por Clínica Las Condes, desde abril del 2002, el padre y la madre son las primeras personas que tocan a su hijo esto en salas especialmente acondicionadas paa asegurar la tranquilidad y la seguridad tanto de la madre como del niño.

 

El apego

 

Las relaciones humanas se basan en el establecimiento de vínculos. La relación familiar se entiende como un vínculo o nexo afectivo, lo que es especialmente importante en la relación de los padres con sus hijos, ya que este nexo fuerte y seguro garantiza una buena socialización, autoestima adecuada e inteligencia emocional para toda la vida.

El apego no es otra cosa que establecer un vínculo afectivo entre los padres y su hijo. Esto se puede lograr de muchas formas, pero en general se definen dos tipos de apego:

1. Apego a través del establecimiento de un vínculo cognitivo, es decir, a través de la relación cotidiana entre padres e hijos. Esta relación permite, a través del aprendizaje y el conocimiento, establecer una relación permanente e intensa entre padres e hijos.

2. Apego a través del establecimiento de un vínculo no cognitivo, esto es lo conocido como apego post parto o vínculo precoz. Este tipo de apego es el que se promueve en nuestra Maternidad y al que se refiere este artículo.

El apego postparto es una técnica que permite establecer un vínculo precoz entre madre e hijo. Este vínculo es intenso, permanente y favorece la lactancia materna. Este apego se basa en la capacidad que tiene la madre y el hijo de reconocerse como propios desde el nacimiento y es una característica no sólo del hombre, sino que también de muchos mamíferos.

En este reconocimiento juegan un importante rol nuestros órganos de los sentidos, especialmente el olfato, el tacto y el oído. El niño que reconoce a su madre desde el nacimiento, logra de inmediato una seguridad absoluta y establece una relación armónica con su entorno desde el nacimiento. Las madres que practican la técnica del apego se manifiestan rápidamente sorprendidas, ya que su hijo no llora y se calma al estar en contacto piel a piel con ella, tras el parto.

La técnica del apego consiste en que, una vez salido el recién nacido del canal del parto, es puesto en contacto directo, piel a piel, sobre el vientre y pecho de su madre. El niño se cubre con paños para evitar que se enfríe y se deja en esta situación durante los primeros 30 a 40 minutos de vida. Todo este período es vigilado de cerca por un médico neonatólogo o por una matrona especialista.

El padre participa activamente junto a la madre en este período. No es raro observar que a los pocos minutos, tanto la madre como el niño, logran una armonía y paz que permite crear el vínculo que el apego persigue.

Durante los primeros minutos, el recién nacido se calma tras el parto e inicia la apertura de los ojos, logrando un estado de beneplácito. Tras algunos minutos, comienza a salivar y a explorar el pecho materno, manteniendo los ojos muy abiertos.

En muchos niños es posible observar cómo se aproximan al pezón y comienzan a ensayar la succión. Algunos, incluso logran su primera alimentación en pocos minutos. El practicar el apego es una experiencia que favorece la lactancia materna desde etapas muy precoces.

Está demostrado científicamente que el apego no produce alteraciones al recién nacido, éste no se enfría ni tiene otras complicaciones, por lo que la Organización Mundial de la Salud y Unicef promueven esta iniciativa.

 

Política de Clínica Las Condes frente al apego

 

Nuestra política es favorecer el apego precoz en todo parto vaginal normal. En el caso de fórceps, muchas veces se hará primero un examen físico del recién nacido por el neonatólogo y de inmediato, si las condiciones lo permiten, se procederá al apego materno.

En el caso de cesárea, esta práctica se llevará a cabo en la habitación una vez terminado el acto operatorio. Es lo que nosotros denominamos apego secundario y es factible de realizar con la autorización del médico obstetra o de la matrona.

Si por alguna razón médica, no pudo realizarse el apego postparto inmediato (apego primario), se puede realizar una vez llegada la madre a la habitación (apego secundario).

En caso que el recién nacido requiera hospitalización en UTI o Intermedio, existen múltiples opciones y técnicas de apego diseñadas para el niño hospitalizado. No dude en consultar al equipo médico en este caso.

 

Visítanos