Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Traumatología y Ortopedia

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central:
2 2210 4000
Reserva de Hora:
2 2610 8000
Rescate CLC:
2 2610 7777

Patologías de Cadera

Pinzamiento de Cadera

Pinzamiento de cadera

 

Gran parte de la población mundial padece de esta enfermedad, la cual se manifiesta con molestias en la ingle, en la zona baja de la espalda o glúteo.

Si tienes dolor de cadera a repetición (inguinal) y eres deportista o realizas con frecuencia actividad física con molestias durante o después de esta actividad, puede que tengas un pellizcamiento de cadera o pinzamiento de cadera. Una lesión de labrum o incipiente del cartílago puede dar los primeros síntomas.

El pinzamiento de cadera ocurre cuando la cabeza femoral no calza adecuadamente con la copa de la pelvis (acetábulo). En algunos casos la cabeza femoral no es suficientemente redonda, en otras cosas, la copa es demasiado profunda, y en la mayoría de las veces es una combinación de las dos alteraciones. La restricción de la movilidad genera daño en el cartílago y el sello de la articulación (labrum), lo cual puede llevar a dolor y, eventualmente, artrosis en el paciente joven.

El problema en el caso de quienes son sedentarios, debido a que es una enfermedad que puede presentarse de manera silenciosa. No tiene síntomas, al no generar estrés sobre la cadera. Aquí el dolor puede aparecer tardíamente cuando el cartílago de la articulación está totalmente desgastado, provocando una artrosis de cadera.

Esta patología fue descrita hace 20 años atrás. Anteriormente la mayoría de las dolencias en la cadera se diagnosticaban como artritis, inflamación sin causa, artrosis ideopática, causa desconocida, o desgaste de la articulación en los casos tardíos.
 

Síntomas

 

Los síntomas del pellizcamiento de cadera pueden ser dolor en la ingle, molestia en la zona alrededor de la cadera, o dolor de glúteo. En ocasiones se presentan los tres formando una zona de dolor. Esto puede ocurrir después de hacer ejercicio, estar sentado por un tiempo prolongado o aparece a diario sin realizar actividad física. Los pacientes que llevan mucho tiempo con la enfermedad y nunca han tenido molestias, el principal signo es la perdida de movilidad en la cadera, principalmente en rotación interna. Los síntomas dependen de la deformidad y de la actividad física que se realice.
 

Exámenes y diagnóstico

 

Como en toda patología el primer paso es recabar una historia clínica de las molestias. En caso de sospechar un pinzamiento de cadera, el médico realiza un examen clínico en el cual moverá la pierna del paciente y, en específico, la articulación de la cadera para evaluar el dolor y la amplitud del movimiento.

Para completar el proceso de diagnóstico, el traumatólogo indicará una radiografía simple de pelvis y cadera, y un estudio de Resonancia Magnética o Artroresonancia. Junto con el radiólogo se puede determinar donde se encuentra la lesión, cuál es su tamaño, si existe rotura de labrum, lesiones en los tendones u otras patologías asociadas.

En algunos casos se solicitará una “prueba de lidocaína” que consiste en la infiltración de la articulación de la cadera, bajo apoyo radioscópico con lidocaína (anestésico local). Esta prueba tiene la finalidad de discriminar qué porcentaje de los síntomas del paciente se originan dentro de la articulación. El anestésico local eliminará los dolores articulares durante un breve periodo permitiendo al paciente, y su médico, discriminar cuánto contribuye la cadera en su cuadro.

 

¿Qué es el labrum?

 

El labrum es el anillo del cartílago, que se encuentra en el exterior de la articulación de la cadera. Funciona como “sello” entre el fémur y el acetábulo.

Se puede producir un desgarro del labrum por realizar deporte, actividad física de alto impacto o rangos extremos de movimiento. Las alteraciones óseas en la cadera pueden hacer más susceptibles la ruptura de algunos labrum sobre otros.

 

Tratamiento

 
El tratamiento para pellizcamiento de cadera es casi siempre quirúrgico. En pacientes con poca deformidad, de edad avanzada y que no tienen una carga significativa de actividad física, puede optarse por un manejo no quirúrgico, con antiinflamatorios y kinesioterapia, lo cual tiene efecto en la inflamación periarticular.

La infiltración de cadera consiste en inyectar la cadera con corticoide bajo apoyo radioscópico. Este procedimiento busca eliminar el dolor agudo de cadera. El corticoide genera un efecto antiinflamatorio local durante un tiempo prolongado, disminuyendo o eliminando los síntomas de dolor por un periodo variable.

En pacientes jóvenes, activos y que tienen una deformidad evidente, probablemente tengan una indicación quirúrgica.