Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC
 
 

Deja atrás ese molesto dolor y empieza a vivir mejor

Si tienes un diagnóstico de hernia inguinal, umbilical, incisional o si sientes algún dolor, bulto abdominal o dolor en la ingle, en Clínica Las Condes contamos con un equipo de especialistas para ofrecerte el mejor tratamiento, la más avanzada tecnología e intervenciones mínimamente invasiva, que disminuyen el riesgo y tiempo de recuperación.

 
¿Qué es una hernia inguinal o abdominal?
Una hernia inguinal o abdominal ocurre cuando el tejido blando, por lo general parte de la membrana que recubre la cavidad abdominal (peritoneo y grasa pre peritoneal) o parte del intestino emerge a través de un punto débil en los músculos abdominales a nivel de la ingle. La protuberancia resultante puede ser dolorosa, especialmente al toser, agacharse o levantar un objeto pesado.
Síntomas de hernia inguinal y abdominal
  • Un bulto en el área al lado del hueso púbico o en el abdomen.
  • Una sensación de ardor, gorgoteo o dolor en el bulto.
  • Dolor o molestia en la ingle, especialmente al agacharse, toser o levantar objetos pesados.
  • Una sensación de pesadez que aumenta al estar mucho tiempo sentado en su ingle.
  • En ocasiones puede existir dolor e hinchazón alrededor de los testículos cuando el intestino que sobresale desciende hasta el escroto.
  • Debes ser capaz de empujar suavemente y fácilmente la hernia de nuevo en el abdomen cuando se está acostado. En caso contrario, la aplicación de una bolsa de hielo en el área puede reducir la hinchazón lo suficiente para que la hernia se deslice fácilmente.
Hernia encarcelada
Sucede cuando no eres capaz de empujar la hernia, lo cual es sumamente peligroso. Para esto, la cirugía es completamente necesaria, ya que puede ser mortal si no es tratada inmediatamente.
Causas
  • Aumento de la presión dentro del abdomen.
  • Un punto débil preexistente en la pared abdominal.
  • Una combinación de aumento de la presión dentro del abdomen y un punto débil preexistente en la pared abdominal.
  • Esfuerzo crónico durante la defecación o la micción.
  • Levantar objetos pesados en forma inadecuada.
  • Líquido en el abdomen (ascitis).
  • El embarazo.
  • Sobrepeso.
  • Tos crónica o estornudar.
Frecuencia en hombres
Los hombres son más propensos que las mujeres a tener una debilidad a lo largo del canal inguinal por la forma en que los varones se desarrollan antes del nacimiento.

Puntos débiles también pueden ocurrir en la pared abdominal más tarde en la vida, especialmente después de una operación quirúrgica en la cavidad abdominal. Independientemente de si tienes una debilidad preexistente, la presión extra en tu abdomen desde el esfuerzo, levantar objetos pesados, el embarazo o el exceso de peso puede causar una hernia.
Factores de riesgo
  • Ser hombre:
    Los hombres son mucho más propensos a desarrollar una hernia inguinal o abdominal. Además, la gran mayoría de los recién nacidos y los niños que desarrollan hernias inguinales son varones.
  • Historia familiar:
    El riesgo de hernia inguinal o abdominal aumenta si tienes un pariente cercano, como un padre o un hermano, que tienen la condición.
  • Tos crónica:
    Una tos crónica, como la de fumar, aumenta el riesgo de hernia inguinal o abdominal.
  • Constipación crónica:
    El esfuerzo durante la defecación es una causa frecuente de hernias inguinales o abdominales.
  • Sobrepeso:
    Obesidad moderada a severa aumenta la presión sobre el abdomen.
  • Embarazo:
    Puede tanto debilitar los músculos abdominales, como causar aumento de la presión dentro del abdomen.
  • Ciertas ocupaciones:
    Tener un trabajo que requiera estar de pie por largos períodos o haciendo trabajo físico pesado aumenta el riesgo de desarrollar una hernia inguinal o abdominal.
  • Nacimiento prematuro:
    Las guaguas que nacen antes de tiempo son más propensas a tener hernias inguinales o abdominales.
  • Antecedente de hernia inguinal o abdominal:
    Si se ha tenido una hernia inguinal o abdominal, es mucho más probable que desarrolles otra, por lo general en el lado opuesto.
Diagnóstico
Por lo general, es posible ver o sentir una protuberancia en la zona donde se ha producido una hernia por examen físico. Parte del examen físico típico de un hombre incluye al médico sentir el área alrededor de los testículos y la ingle, mientras al paciente se le pide que tosa. En algunos casos, las imágenes de los tejidos blandos como una ecotomografía permiten diagnosticar con exactitud la condición.
Tratamiento
Existen dos tipos de intervenciones para tratar la hernia inguinal o abdominal.

Abierta:
En este procedimiento, también llamado una reparación de hernia abierta, el cirujano hace una incisión en la ingle y empuja el epiplón o el intestino que sobresale de nuevo en su abdomen. El área débil a menudo se refuerza con una malla sintética (hernioplastía). Después de la cirugía, se le anima a moverse tan pronto como sea posible.

Mínimamente invasiva:
Esta técnica puede ser laparoscópica y/o robótica. En este procedimiento mínimamente invasivo, el cirujano opera a través de varias incisiones pequeñas en el abdomen. Un pequeño tubo equipado con una pequeña cámara (laparoscopio) se inserta en una incisión. Guiados por la cámara, el cirujano inserta instrumentos diminutos a través de otra incisión para reparar la hernia usando malla sintética.
Precauciones
Puedes evitar una hernia con las siguientes medidas:
  • Mantén un peso saludable. Habla con tu médico acerca del mejor plan de ejercicio y dieta.
  • Hacer hincapié en los alimentos ricos en fibra. Frutas, verduras y cereales integrales contienen fibra que puede ayudar a prevenir el estreñimiento y el esfuerzo defecatorio.
  • Levantar objetos pesados con cuidado o evitar hacerlo. Si tienes que levantar algo pesado, entonces siempre dobla de las rodillas, no tu cintura.
  • Deja de fumar. Además de su papel en muchas enfermedades graves, el fumar a menudo causa una tos crónica que puede provocar o agravar una hernia inguinal.
Si requieres de tratamiento quirúrgico, recuerda que los médicos de Clínica Las Condes decidieron unirse a la política de reducción de costos, con el objetivo de acercar la medicina, infraestructura y recursos humanos de primera calidad, por lo que los tratamientos son más accesibles.

Equipo de Cirugía Digestiva

  • Dr. Marcos Berry Sánchez
  • Dr. Camilo Boza Wilson
  • Dr. Erwin Buckel González
  • Dr. Patricio Burdiles Pinto
  • Dr. Mario Ferrario Barriga
  • Dr. Lionel Urrutia Manríquez
  • Dr. Carlos García Carrasco
  • Dr. José Antonio Giordano Basualdo
  • Dr. Ricardo Funke Hinojosa
  • Dr. Udo Kromberg
  • Dr. Jorge Andres Larach Kattan
  • Dr. Jorge Ramón Larach Said
  • Dr. Carlos Lizana Siri
  • Dr. Fernando Maluenda Gatica
  • Dr. Felipe Puelma Calvo
  • Dr. Mario Uribe Maturana
  • Dr. Claudio Wainstein Gewolb

Inscríbete

Si quieres más información o reservar una hora, completa tus datos y te contactaremos.
CUPOS LIMITADOS

Nombre
Rut
Email
Teléfono
Previsión de salud
Comentario...
He leído y acepto los términos y condiciones
Deseo recibir información de Clínica Las Condes y sus servicios vía email.

GRACIAS

Prontamente serás contactado
por uno de nuestros ejecutivos.

Conoce más de nuestros programas
de salud que tenemos para ti y tu familia.

Información de contacto

 
  • Clínica Las Condes - Estoril 450, Las Condes, Santiago de Chile
  • Centro Médico Integral Chicureo - Av. Chicureo Sector de Piedra Roja, Colina, Santiago de Chile
  • Mesa Central: 222 104 000
  • Reserva de Hora: 226 108 000
  • Rescate CLC: 226 107 777