BlogVolver al blog

Niña con crecimiento anormal de su mano es intervenida exitosamente

30 de abril, 2018 Por ti vamos más allá
En nuestro país, muchas de estas malformaciones congénitas se tratan de manera tardía y derivan en amputaciones y un deterioro progresivo en la calidad de vida de estos pacientes.


La macrodactilia es una malformación congénita poco frecuente que consiste en el crecimiento desproporcionado de los huesos y partes blandas de los dedos de la mano y/o pie. Esta deformidad llega a ser de tal nivel, que compromete por completo la función de la extremidad afectada.
 
Este era el caso de Emily Medina, de 3 años, quien nació con esta condición que afectaba a toda la extremidad superior derecha. Con el tiempo, esta malformación empezó a alterar la extremidad entera y su brazo creció de manera desproporcionada, haciendo que actividades cotidianas como jugar, vestirse o tomar cosas se hicieran más difíciles y cansadoras.
 
“Durante el embarazo nunca supimos que ella iba a tener algún problema, cuando nació me dijeron que había nacido con una malformación en su brazo. Se notaba más en su mano porque tenía dos de sus deditos pegados y doblados, y uno más grande”, señala Cynthia Salgado, mamá de Emily.
 
Cuenta que esta malformación nunca le impidió a hacer las cosas que todos los niños realizan, pero por el tamaño de su brazo se cansaba. “Se le empezó a caer el hombro y le pesaba, cuando jugaba mucho le dolía la mano y sentía dolor en las noches.”, agrega la mamá.
 
“Esta es una malformación congénita que es muy infrecuente y compromete no sólo la mano, sino que también el antebrazo y el hombro de esta chiquita. Lo que se produce es un sobrecrecimiento desproporcionado que, en casos como el de esta paciente, logra comprometer la función de la extremidad”, cuenta el Dr. Manuel Méndez, traumatólogo y cirujano de mano de Clínica de Las Condes, quien también trabaja en el Instituto Teletón, en dónde recibió este caso.
 
Después de ver este caso, el especialista decidió que la paciente requería una cirugía larga que nunca se había realizado, y de un enfoque multidisciplinario para poder entregar una solución efectiva a Emily y su familia. Por eso, en conjunto con el Comité de Responsabilidad Social Empresarial de Clínica Las Condes y el Ministerio de Salud, se hicieron los procesos correspondientes para que Emily pudiera ser atendida en la clínica sin costo para la paciente por un grupo de profesionales liderados por el Dr. Méndez.
 
“Fue muy rápida, llegamos en octubre acá por primera vez y en marzo a Emily la operaron. Le hicieron todas las pruebas y nos contaron lo que proponían para ayudar”, cuenta Cynthia.
 
El equipo realizó la evaluación para analizar de que estaba conformado este crecimiento anormal. “El estudio que le hicimos acá en la clínica demostró que este sobrecrecimiento era óseo en el caso de la mano y de mucho tejido graso en el brazo y antebrazo”, explica el traumatólogo.
 
La principal preocupación de los médicos siempre fue poder garantizar una mejor calidad de vida a Emily, para que pudiera realizar su vida con la mayor normalidad posible.
 
“Esta malformación no le permitía utilizar la mano, entonces no era funcional, ella es pequeña todavía pero más adelante se iba a generar un problema con los aprendizajes preescolares propios de la edad, las manipulaciones bimanuales en las tareas, como cortar, pegar y otras tareas de motricidad final. Además, esta extremidad estaba incluso comprometiendo la lateralidad de Emily, porque era tanto el peso que tenía que estaba empezando a caminar un poquito para al lado”, agrega el Dr. Méndez.
 

Cirugía


 
Durante la cirugía el equipo de traumatólogos conformados por el Dr. Méndez y el Dr. Luis Schnapp, realizaron la reconstrucción de su mano, mientras que los cirujanos plásticos Susana Benítez y Diego Marre se dedicaron a reducir el tejido graso del brazo.
 
Hoy, Emily se encuentra de vuelta en su casa en Lautaro y ya está próxima a comenzar su terapia física en la Teletón de Temuco, de esta forma, podrá comenzar a realizar de a poco pequeñas tareas con su mano.
 
“Cuando uno veía a esta chiquita, se hacía cuesta arriba quedarse como espectador para ver como terminaría esto. Era un órgano que no funcionaba, entonces es difícil ver esto y no hacer nada sabiendo que sí podría funcionar y mejorar”, explica el Dr. Méndez.
 
“Ella es una niña alegre y activa. Lo que nosotros queremos ahora es que Emily pueda tener una mejor calidad de vida”, dice Cynthia.
Vista 1122 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Prevención de delitos en Clínica Las Condes

07 de agosto, 2020

Información de prevención de delitos

Leer más

Los desafíos en pacientes críticos tras padecer Coronavirus

29 de julio, 2020 Por ti vamos más allá

En el marco de la contingencia sanitaria por Covid-19, los centros hospitalarios de país se han constituido como una Red Integrada de Salud para hacer frente a esta pandemia.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios