BlogVolver al blog

Juanita Millaqueo Melín

Testimonio de Juana Millaqueo: embarazada e intubada por Covid-19

21 de julio, 2020 Por ti vamos más allá
Juanita fue trasladada desde el Hospital Parroquial de San Bernardo con una neumonía grave que le afectó ambos pulmones. A pesar de su estado crítico y sus 6 meses de gestación, salió adelante gracias a los cuidados del equipo de la UCI y de Medicina Materno Fetal de Clínica Las Condes. Conoce su historia.

Juanita tiene 34 años y vive en San Bernardo con su marido y sus 3 hijos. Había escuchado del Coronavirus, por lo que se cuidaba para no afectar su embarazo de 6 meses. A pesar de ello, la segunda semana de junio empezó a presentar los primeros síntomas. “Me sentía resfriada, por lo que fui a una clínica del sector. El doctor que me atendió me dijo que no debía preocuparme, pero con las horas me empecé a sentir peor”, recuerda.
 

La madrugada del 17 de junio Juanita tenía fiebre y sentía que le faltaba el aire, así que le dijo a Marco, su marido desde hace 10 años, que la lleve al consultorio. Ninguno de los dos sospechaba que podía ser Coronavirus.


Las siguientes horas las recuerda con la angustia de no saber qué le pasaba. Sin embargo, en el consultorio le dijeron que su malestar se debía a una neumonía en ambos pulmones, por lo que le pusieron oxígeno y le realizaron el examen de PCR. Sin poder respirar, con fiebre, escalofríos y momentos en que sentía que se ahogaba, Juanita tuvo que ser trasladada hasta el hospital más cercano.
 
Tras el ingreso, Marco esperaba noticias de su señora. “A la mañana siguiente me dijeron que tenía Covid-19 y se me vino el mundo abajo. El hospital estaba a tope, no había camas, así que Juanita se quedó en el hospital, pero en la camilla de la ambulancia. Le tuve que llevar dos frazadas y entre medio metí un celular. Necesitaba saber cómo seguía, mientras ella me pedía que cuidara a los niños en casa”, cuenta su marido.
 
Juanita no estaba bien, la mascarilla de oxígeno no era suficiente, y había empezado a empeorar. Lejos de su marido y sus niños, escuchaba que los médicos buscaban una alternativa de traslado, mientras la pusieron en posición decúbito prono para poder respirar mejor. “No podía acostarme boca abajo por mi embarazo, pero lo intentamos de lado para mejorar. Fueron horas muy angustiantes”, dice.
 
A pesar de los esfuerzos, perdió la conciencia, lo que duró 20 días. Su embarazo, de 25 semanas, no podía ser interrumpido, así que tuvieron que intubarla y prepararse para lo peor. Sin embargo, al otro día le señalaron que sería trasladada hasta la UCI de Clínica Las Condes, donde fue conectada inmediatamente a un ventilador mecánico.  
 
A su espera estaba el doctor Rogelio González, ginecólogo obstetra y experto en Medicina Materno Fetal de Clínica Las Condes. “Llegó con una insuficiencia respiratoria grave y en el límite de la viabilidad fetal, donde no había posibilidades de que la guagüita sobreviviera fuera del útero, por lo que había que hacer un gran esfuerzo para que ambos salieran adelante”, explica el especialista.
 
 

El cuidado de Juanita y su hijo en gestación

 
 
El doctor González recuerda que había que monitorearla a ella y a su guagua varias veces al día, siempre con la guatita para abajo. “Lo más complejo era el compromiso respiratorio que tenía, porque podía desencadenar contracciones y parto prematuro. Y lo otro, era el temor de que el nivel de infección fuera tal que tuviéramos que sacar a la guagüita. Hubo que tomar decisiones y optamos por no interrumpir el embarazo”, detalla.
 
Cuando Juanita despertó, todo era difícil de entender. No sabía dónde estaba ni cuánto tiempo llevaba ahí. “Desperté muy asustada y perdida. Después de un buen rato apareció en mi cabeza quién era, que tenía hijos y marido… pero nunca olvidé que estaba embarazada, aún inconsciente”, relata.
 

“Soñé que había dado a luz y mi bebé estaba a mi lado. Yo estaba cansada y no aguantaba más. Me di por vencida y le pedí a Dios que me llevara, pero que salvara a mi hijo. Ahí soñé con mis 3 hijos, ya adolescentes, y el bebé estaba con ellos, había crecido. Eso me dio fuerzas para luchar nuevamente... Me enfermé en junio y desperté en julio. Me había recuperado y mi guatita había crecido”

— Juanita Millaqueo Melín


El doctor González cuenta que Juanita tuvo que aprender a comer y hablar nuevamente, pero su recuperación fue bastante rápida. “Si bien, aún hay riesgo de prematurez por el cuadro que vivió, está todo bien para el parto que debiese ser a fines de septiembre”, agrega.
 
Por su parte, Juanita se fue feliz, pero hace hincapié en el cuidado que todos debemos tener. “Ojalá la gente entienda que esto no es un juego. Uno cree que nunca le va a pasar, pero pasa, se sufre mucho y hace sufrir a los que más quieres”, enfatiza.
 
 
Vista 164 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Prevención de delitos en Clínica Las Condes

07 de agosto, 2020

Información de prevención de delitos

Leer más

Los desafíos en pacientes críticos tras padecer Coronavirus

29 de julio, 2020 Por ti vamos más allá

En el marco de la contingencia sanitaria por Covid-19, los centros hospitalarios de país se han constituido como una Red Integrada de Salud para hacer frente a esta pandemia.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios