BlogVolver al blog

Bebé recien nacido

Preguntas frecuentes sobre la criptorquidia

28 de enero, 2020 Tratamiento y Recuperación
La criptorquidia, o testículo no descendido, es la anomalía más frecuente de los genitales masculinos, la que afecta entre un 2 a 4 por ciento de los recién nacidos de término y hasta el 10 por ciento en prematuros. ¿En qué consiste y qué cuidados deben tener los padres?

El diagnóstico de criptorquidia se realiza de manera precoz a través del examen físico hecho por el pediatra, sin embargo, los padres también pueden consultar cuando notan el escroto o hemiescroto vacío, plano y sin las rugosidades típicas.

Según el doctor Renato Ganacirujano infantil de Clínica Las Condes, para conocer las causas, se debe entender que los testículos se forman en el abdomen, cerca de los riñones, los que descienden al escroto durante la gestación. “Si esto no pasa se produce una criptorquidia o un testículo intraabdominal. Si el testículo se daña en el descenso, hay un testículo ausente o desparecido”, explica.
 

Frecuencia de la criptorquidia

 
El testículo no descendido de un solo lado (unilateral), es la anomalía más frecuente de los genitales masculinos, cuya frecuencia fluctúa en:
 
  • Un 2 a 4% de los recién nacidos que superan las 38 semanas de gestación.
  • Hasta un 10% en guaguas prematuras.
 

Preguntas frecuentes para padres

 
Existen distintas dudas cuando los padres se ven enfrentados al diagnóstico de criptorquidia o testículo no descendido, por lo que el doctor Renato Gana explica cada paso:
 
 
¿Cómo se examinan los testículos de un niño?
El examen no duele y se realiza en un ambiente grato, sin que el niño se asuste. De esta forma, con las manos tibias, para evitar que el reflejo cremasteriano eleve el testículo. Se debe examinar al niño de pie, sentado y acostado, para cerciorarse que el testículo se quede siempre en el escroto, donde debe estar.  
 
¿Es necesario hacer una ecografía para diagnosticar la criptorquidia?
 En general no, ya que es suficiente con el examen físico que realiza el médico. Sin embargo, existen casos en que sí se necesita una ecografía, como en niños con sobrepeso, en reoperaciones, o cuando no se palpa un testículo en la región inguinal.
 
¿Por qué se debe operar una criptorquidia?
Se tienen que operar porque las células que componen el testículo necesitan estar en el escroto para poder desarrollarse y crecer. Estas células son las que producen espermios y hormonas y necesitan estar en el escroto, el que tiene 1 grado menos de temperatura que el nivel inguinal.
 
¿Qué pasa si un niño no se opera de criptorquidia?
Estás células no crecerían, por lo que no producirían espermios ni hormonas. Además, los testículos no descendidos tienen más riesgo de torcerse y de producir tumores testiculares.
 
¿Se puede prevenir la producción de tumores producto de una criptorquidia?
La cirugía del descenso testicular hace que el testículo sea palpable, esto significa que es fácil de encontrar en el examen físico con el médico, o por el propio paciente. Por eso, se recomienda que los niños operados de criptorquidia aprendan a hacerse auto palpación en la adolescencia.
 
Por otro lado, cuando la cirugía se realiza a muy temprana edad -antes de 1 año 6 meses y, principalmente, antes del año- no sólo se hace palpable un testículo, sino que se disminuye el riesgo de producir tumores.
 
¿En qué consiste la cirugía de criptorquidia?
La cirugía consta de 2 partes. La primera radica en el descenso testicular, la que se hace a través de una pequeña incisión en la ingle. Aquí, se identifica el testículo y se libera de todo lo que impidió que descendiera en forma espontánea. En general, hay una hernia asociada que se repara en la cirugía. La segunda parte es la orquidopexia, que consiste en fijar el testículo en el escroto para evitar que se tuerza o que se vuelva a subir.
 
¿Es una cirugía compleja?
No es una cirugía compleja, pero sí es delicada, ya que se trabaja con estructuras muy finas como los vasos testiculares y el deferente (cordón espermático). Sin embargo, en Clínica Las Condes contamos con la infraestructura necesaria que nos permite ver estas estructuras mucho más grandes, evitando dañarlas. La cirugía en sí dura entre 45 minutos a 1 hora, dependiendo de lo alto que esté el testículo.
 
¿Se puede hacer por laparoscopía?
La cirugía se hace por laparoscopía cuando no se palpa el testículo, o cuando está dentro del abdomen. Sin embargo, no tiene sentido cuando el testículo se palpa a nivel inguinal.
 
¿Cómo es la cirugía con laparoscopía?
Cuando no se palpa el testículo a nivel inguinal, se mete una cámara por el ombligo y se ve si está o no, y cuan alto está. Si hay un buen testículo, y no tan alto, se puede descender en el mismo acto quirúrgico.
 
¿Se operan con anestesia general?
Sí, se usa anestesia general para evitar los movimientos, y anestesia regional para impedir que tengan dolor en el post operatorio.
 
¿Es segura la anestesia general?
Es seguro si la institución cumple con los siguientes requisitos:
 
  • La anestesia sea administrada por un anestesista pediátrico, acostumbrado a trabajar con niños.
  • Que se haga en una clínica que tenga todo lo necesario por si ocurre un imprevisto. Por ejemplo, que cuente con una UTI pediátrica.
  • Que el niño no llegue enfermo el día de la cirugía. Por ejemplo, con un resfrío.
  • Que cumpla con el ayuno de 6 horas.
  • Que no tenga una enfermedad grave de base.
  • Que no tenga antecedentes de problemas familiares con la anestesia.
 
 
¿Es muy traumático?
La verdad, no. Incluso, algunos no se dan cuenta que fueron operados. Entran a pabellón en los brazos de su padre o madre y, cuando despiertan en recuperación, ya están de nuevo con ellos.
 
¿Qué cuidados hay que tener después de una cirugía de criptorquidia?
No requiere de muchos cuidados, salvo administrar analgésicos por un par de días. En el caso de que usen pañales, se debe cambiar en forma frecuente durante los primeros días. Por otro lado, se hace un control entre los 5 a 7 días. No se sacan puntos, ya que se absorben solos. Con esto, los niños vuelven a su vida normal a la semana de operados.
 
¿Puede haber complicaciones?
Son poco frecuentes, pero como en toda cirugía, puede haber. Se puede infectar la herida, producir un hematoma o abrirse levemente la incisión en el escroto. Por otro lado, también podría volver a subir un testículo que quedó muy tenso. Esto se produce porque los vasos testiculares son muy cortos, sobre todo en los testículos más altos.
 
¿Qué pasa con estas complicaciones?
La mayoría no requiere tratamiento quirúrgico y mejoran con antibióticos y reposo. Cuando el testiculo no está en la posición correcta, se debe esperar 6 meses antes de reoperar.
 
¿Por qué se puede producir el reascenso del testículo o la recidiva?
A veces se produce una fibrosis de un músculo llamado cremaster, que tracciona el testículo hacia arriba. Esta fibrosis tiende a ceder después de los 6 meses de operado, por lo que, si el testículo queda en posición correcta, no es necesario volver a operar.
 
Cabe mencionar que la gran mayoría de las recidivas es por falta de disección o mala fijación del testículo. Por eso, nuestro equipo no sólo opera criptorquidias, sino que también recibimos pacientes a los que se le aplicaron pequeñas o bajas incisiones, las que no permiten una adecuada disección del cordón espermático.
 
 
Vista 950 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Hidronefrosis en lactantes

25 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

En la mayoría de los casos se resuelve sola en el primer año de vida y no requiere cirugía. ¿En qué consiste?

Leer más

¿Cómo es la cirugía de hipospadias?

05 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

Lo ideal es operar a los niños antes del año de vida, así tienen menos problemas psicológicos y una recuperación más fácil.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios