BlogVolver al blog

Simulación de toma de biopsia en modelo 3D de hígado

Biopsia hepática: examen para detectar hígado graso

12 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación
Examen permite indicar el grado de inflamación y fibrosis de este órgano.

Luego del diagnóstico de hígado graso, es probable que se indique la realización de varios exámenes, entre ellos, una biopsia hepática.

La doctora Leyla Nazal, gastroenteróloga de Clínica Las Condes, señala que este examen se realiza en casos seleccionados. “Se solicita para documentar el grado de fibrosis o inflamación del hígado, así como para descartar otras causas de alteración de pruebas hepáticas o acumulación de grasa en el hígado, como hepatitis virales o autoinmunes”.
 

¿Quiénes se ven más afectados por el hígado graso?



Generalmente los adultos se ven más afectados con hígado graso, sin embargo, han aumentado los casos de jóvenes, e incluso niños.

“Es una enfermedad que se está viendo cada vez más y que se caracteriza porque el hígado comienza a acumular gran cantidad de células grasas, pudiendo inflamarse y terminar con un hígado lleno de cicatrices, cirrosis y hasta cáncer”, explica la especialista.

Cabe mencionar que el hígado graso se asocia en un 80 a 90 por ciento a obesidad y enfermedades metabólicas como la diabetes. “La epidemia de obesidad en el mundo ha hecho que se adelante la edad de diagnóstico”, dice la doctora Nazal.

Por otro lado, los pacientes que tienen fibrosis o cirrosis tienen mayor riesgo de desarrollar hepatocarcinoma o cáncer hepático. “Se calcula que el 13 % aproximadamente de los cánceres hepáticos son en pacientes con esteatohepatitis o inflamación del hígado”, agrega la gastroenteróloga.


El hígado graso es factor de riesgo para un cáncer



En los seres humanos, el hígado es el órgano sólido más grande. No sólo es el encargado de secretar bilis, también tiene un rol desintoxicante y metabólico.

En circunstancias normales, un hígado tiene 0% de células grasas, pero hoy, debido a las dietas ricas en grasas, azúcares y el envejecimiento de la población, están aumentando los casos de hígados grasos, es decir personas que tienen un 5% de su hígado ocupado por células grasas.

Según explica la doctora Leyla Nazal, estos depósitos de grasas pueden causar la inflamación del hígado o daño hepático, una condición que se conoce como esteatohepatitis no alcohólica (EHNA).

“Aproximadamente el 25 % de los pacientes con hígado graso progresarán a esteatohepatitis o inflamación del hígado, y un porcentaje similar de estos progresará a cirrosis en un tiempo variable, habitualmente décadas, dependiendo de otros factores como obesidad, consumo de alcohol, entre otros”, explica la especialista.

El problema es que el hígado graso, por lo general, no da muchos síntomas, por lo que la afección se descubre tarde.

La grasa en el hígado puede llevar a una fibrosis progresiva de éste, distorsionándose su forma o arquitectura. La fibrosis se divide en etapas, siendo el máximo grado de fibrosis la cirrosis, momento en el cual el hígado se vuelve nodular. La importancia de la detección precoz es que las etapas iniciales suelen ser reversibles, no así la cirrosis avanzada”, señala la doctora.

La detección precoz es clave. Aproximadamente el 13 % de los canceres hepáticos son en pacientes con esteatohepatitis.
Vista 915 veces
Tags:
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Colon irritable: cómo identificarlo y tratarlo

10 de octubre, 2019 Tratamiento y Recuperación

En Chile cerca del 20% de las personas sufre de síndrome de intestino irritable, comúnmente conocido como colon irritable, que provoca fuertes dolores abdominales recurrentes.

Leer más

Dieta y EII: siempre bajo la guía de un especialista

23 de julio, 2019 Tratamiento y Recuperación

Restringir alimentos puede deteriorar aún más la salud.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios