BlogVolver al blog

Niños que roncan: ¿cuándo ir a un especialista?

08 de marzo, 2017 Niños
La causa más frecuente es un crecimiento anormal de las amígdalas, y/o de las adenoides, cuyo tratamiento es la cirugía.

Hasta el 12% de los niños ronca frecuentemente, una situación que puede ser causada por algún grado de impedimento u obstrucción al paso del aire por su vía aérea alta (de la cavidad nasal a la tráquea), durante la inspiración, explica el doctor Selim Abara, broncopulmonar de Clínica Las Condes.
 
“La causa más frecuente es el crecimiento anormal de las amígdalas y/o adenoides, aunque existen otras causas menos frecuentes, como obesidad, síndrome de Down y otras enfermedades genéticas, trastornos cráneofaciales y pacientes con enfermedades neuromusculares que afectan el tono y la fuerza muscular”, agrega el especialista.
 
Los síntomas nocturnos más frecuentes, asociados a una obstrucción respiratoria durante el sueño, son el ronquido, un sueño inquieto, exceso de sudoración, posiciones extrañas para dormir, pesadillas, sonambulismo, enuresis (orinarse dormido más allá de los 5 años) y apneas observadas por los padres, explica el doctor Abara.
 
Mientras que los síntomas diurnos incluyen la conducta hiperactiva, somnolencia diurna, cefalea matinal, problemas de concentración, comportamiento agresivo, entre otros. Cuando el niño ronca más de 3 veces a la semana, y especialmente si se acompaña de síntomas nocturnos o diurnos, es necesario consultar al médico.
De acuerdo al doctor, los niños que roncan frecuentemente tienen menor rendimiento escolar, mayores problemas psicológicos, menores habilidades sociales y peor calidad de vida. “En casos más graves van surgiendo problemas a mediano y largo plazo, como hipertensión arterial, hipertensión pulmonar, daño cardiovascular, resistencia a la insulina y otros problemas metabólicos”, agrega.
 
Para tratarlo, se suele recurrir a la cirugía de amígdalas y adenoides, sin embargo, en grupos especiales de pacientes, existen otros tratamientos, como fármacos que pueden reducir parcialmente el tamaño de amígdalas y/o adenoides, bajar de peso cuando se requiera, el uso de aparatos que proporcionan una presión positiva en la vía aérea para evitar el colapso de la misma (CPAP) y tratamientos máxilo-faciales que aumentan el espacio en la vía aérea, entre otros. “Según el tipo de paciente el tratamiento puede ser diferente. De allí la importancia de un diagnóstico preciso”, enfatiza el especialista.
 
Vista 269 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Virus Respiratorio Sincicial: ¿a qué debemos estar atentos?

15 de julio, 2021 Tratamiento y Recuperación

Sin duda, el virus SARS-CoV-2 ha sido la prioridad en las atenciones de salud, sin embargo, hay otras enfermedades que no debemos descuidar, sobre todo en la población pediátrica. Una de estas es el Virus Respiratorio Sincicial o VRS, el cual podría tomar mayor fuerza por el relajo de las restricciones.

Leer más

Mi hijo no para de toser

29 de marzo, 2021 Tratamiento y Recuperación

Por lo general, en los niños la tos no suele durar más de cuatro semanas. Por eso, cuando persiste en el tiempo, es importante poner atención a ciertas señales que pueden reflejar que algo no anda bien. Revisa más a continuación.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios