BlogVolver al blog

cirugia alargamiento oseo

Cirugía de alargamiento óseo: técnica mínimamente invasiva mejora la recuperación y resultados del paciente

17 de julio, 2019 Tratamiento y Recuperación
Esta cirugía beneficia a pacientes con malformaciones congénitas, traumatismos, infecciones e incluso por motivos estéticos.

Las cirugías de alargamiento óseo se realizan para corregir malformaciones congénitas o tratar las extremidades de personas que han sufrido algún tipo de accidente. Sin embargo, en el último tiempo, los expertos concuerdan en que ha aumentado el interés del público someterse a este procedimiento por razones estéticas.

El tratamiento quirúrgico para el alargamiento óseo consiste en el uso de fijadores externos que se conectan al hueso. “En primer lugar se realiza una osteotomía, es decir, se divide el hueso por una incisión muy pequeña, se le hacen unos pequeños orificios y se instalan los aparatos externos; el paciente es el que después va haciendo los ajustes diarios de manera de que el hueso se vaya estirando y al mismo tiempo regenerando”, explica el doctor Alejandro Baar ,traumatólogo de Clínica Las Condes.

Esta técnica se realiza principalmente, a pacientes que tienen malformaciones congénitas, traumatismos e infecciones, a los que en una primera etapa se les realiza la reconstrucción de extremidades. “Más del 90% de las personas a las que yo practico el alargamiento óseo tienen una enfermedad”, señala el especialista.
 
Si bien se trata de una técnica que ya lleva varios años realizándose, en el último tiempo se han desarrollado innovaciones a la técnica que mejoran la recuperación del paciente y son menos invasivas. Una de ellas es la cirugía del calvo intramedular PRECICE, que permite el crecimiento de un hueso hasta en 8 cm en un procedimiento mínimamente invasivo.

Para implantar el clavo se realiza una osteotomía (corte en el hueso) a través de una incisión de 1 cm, y en él se inserta este clavo intramedular. PRECICE cuenta con un “mecanismo interno, que se activa mediante un control externo, y eso permite alargar progresivamente el hueso” pero sin necesidad de utilizar aparatos externos o fijadores que deban ser ajustados diariamente para permitir el crecimiento del hueso.

“La ventaja principal de esta técnica es la eliminación de la necesidad de aparatos externos. Con fijadores externos el riesgo de infección es de un 90% y con esta técnica es menos de 5%. Al ser un procedimiento mínimamente invasivo, las cicatrices son mínimas, casi imperceptibles, y el paciente rápidamente puede comenzar su rehabilitación”, destaca el traumatólogo.
Vista 474 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Los riesgos de los deportistas de fines de semana

12 de noviembre, 2019 Tratamiento y Recuperación

Retomar la actividad física en esta época del año sin tomar las precauciones necesarias puede causar lesiones que nos pueden dejar fuera de las pistas por largo tiempo.

Leer más

Alteraciones en la marcha

17 de octubre, 2019 Tratamiento y Recuperación

Hacer un buen diagnóstico es fundamental para indicar el tratamiento adecuado frente a ciertas deformidades en las extremidades inferiores de los niños, las que, en su mayoría, suelen mejorar por sí solas con el tiempo.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios