BlogVer todas

Guía de primeros auxilios

08 de enero, 2020 Urgencia
Saber cómo reaccionar frente a algunos accidentes es fundamental para evitar complicaciones y secuelas. Toma nota de cómo debes actuar si te enfrentas a alguna de las siguientes situaciones de emergencia.

1.Atoro o asfixia por cuerpo extraño:

 
Las causas más frecuentes de este tipo de asfixia son comer muy rápido o no masticar bien los alimentos, comer con prótesis dentales mal ajustadas, estar inconsciente (una persona puede aspirar material vomitado), y en los niños chicos, tener al alcance objetos pequeños que pueden llevarse a la boca.

En aproximadamente 40% de los niños este accidente ocurre cuando están sin compañía, por lo que, al encontrar a un menor con tos, disfonía o dificultar respiratoria de inicio súbito, se deben pensar en una aspiración de un cuerpo extraño.

Síntomas:
 
  • Dificultad para hablar o incapacidad respiratoria de inicio brusco.
 
  • Labios y uñas azulados.
 
  • Pérdida de consciencia.

Qué hacer
 
  • Abre la boca de la persona afectada y extrae el objeto que está en su inferior solo si éste es visible y está suelto.
 
  • No trates de sacar un objeto que esté alojado en la garganta, podrías introducirlo aún más en las vías respiratorias.
 
  • Intenta la maniobra de Heimlich. Es segura en adultos y niños. En menores de un año, la maniobra es distinta.
 
  • Si encuentras a alguien inconsciente, llama de inmediato a un servicio de urgencia y comienza a administrar los primeros auxilios y realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar.
 

2. Deshidratación

 
Las edades extremas son las de mayor riesgo de deshidratación debido a la menor capacidad del cuerpo para regular la pérdida de agua y para manifestar sed. Las causas más frecuentes son la exposición a calor excesivo y los cuadros digestivos con vómitos y diarrea.

Siempre se debe prevenir la deshidratación evitando exponer a los adultos mayores y niños a calor extremo, manteniendo los lugares con ventilación adecuada, no sobreabrigarlos y ofreciéndoles agua frecuentemente.

Distintos grados
 
  • Leve: asegurar la ingesta de agua con sales de rehidratación en pequeñas porciones (cucharas o sorbos) y en forma frecuente. Las sales de hidratación son la única forma de tratar a un niño en la casa. Tienen electrolitos y si se les da esta solución helada con un poco de sucralosa (no con azúcar), es muy probable que sea bien tolerada.
 
  • Moderada o severa: acudir al servicio de urgencia para estabilizar al paciente por medio de la administración endovenosa de volumen y, además, estudiar la causa de la deshidratación.

Cuándo sospechar deshidratación en grupos de riesgo:
 
  • Lengua y mucosa se ven secas y con saliva espesa o pegajosa.
 
  • Orina en escasa cantidad, muy concentrada y más de ocho horas sin orinar.
 
  • Dolor de cabeza.
 
  • Calambres musculares.
 
  • Irritabilidad o decaimiento marcado.
 
  • Latidos cardiacos y respiración rápida.
 

3. Vómitos

 
Si bien se pueden deber a múltiples causas, la mayoría de los casos en la población infantil están provocados por una gastroenteritis, generalmente debido a una infección. El mayor riesgo de los vómitos es la deshidratación.

¿Qué hacer?

Guagua de un año o menos:
 
  • Evita darle agua sola a un lactante a menos que el pediatra lo especifique. Darle cantidades reducidas de una solución oral electrolítica recetada por el pediatra.
 
  • Si tu hijo solo toma leche materna y vomita más de una vez, dale papa durante cinco a diez minutos, cada dos horas. Si sigue vomitando llama al pediatra. Cuando lleve ocho horas sin vomitar, podrás volver a alimentarlo progresivamente hasta como lo hacías de forma habitual.

Para niños de un año en adelante:
 
  • Dele una dieta líquida absoluta (evitando la leche y los productos lácteos) en cantidades reducidas, en función de cuánto pueda tolerar, cada 15 minutos.
 
  • Si lleva aproximadamente ocho horas sin vomitar, introduce gradualmente una dieta blanda en base de alimentos livianos. Cuando ya no vomite durante 24 horas seguidas, puedes reanudar lentamente su dieta habitual. Espera dos o tres días antes de ofrecerle productos lácteos.

Acudir a un servicio de urgencia o llamar al médico si:
 
  • Hay vómitos fuertes y explosivos en un lactante, especialmente si tiene menos de tres meses de edad.
 
  • Los vómitos se inician después de haber sufrido un golpe en la cabeza.
 
  • El cuadro va acompañado de fiebre.
 
  • El niño tiene el abdomen duro, hinchado y siente dolor entre los episodios de vómito.
 
  • Los vómitos van acompañados de fuertes dolores estomacales.
 
  • La persona está aletargada y somnolienta.
 
  • El testículo del niño está hinchado, enrojecido o le resulta doloroso.
 

4. Golpes en la cabeza

 
 
La mayoría de los golpes en la cabeza no son de gravedad, sin embargo, llama a Rescate CLC o acude a un servicio de urgencia si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

En adultos:
 
  • Sangrado o dolor severo en la cara o la cabeza.
 
  • Sangrado o pérdida de líquido por la nariz u oídos.
 
  • Cambio en el nivel de conciencia durante más de unos pocos segundos.
 
  • Aparición de un color azul o negro bajo los ojos o detrás de las orejas.
 
  • Cese de la respiración, confusión, dificultad para hablar o pérdida de equilibrio.
 
  • Debilidad o incapacidad para usar un brazo o una pierna.
 
  • Tamaño desigual de las pupilas.
 
  • Convulsiones.

En niños:
 
  • Cualquiera de los signos antes mencionados.
 
  • Cambios de conducta como irritabilidad, llanto persistente, mucho sueño, etc.
 
  • Negarse a comer.
 
  • Abultamiento en la mollera, en el caso de las guaguas.
 
  • Dolor de cabeza constante.

Otras reacciones
 
  • Vómitos: por lo general son producto del llanto y angustia. Si persisten y van acompañados de otros síntomas (somnolencia, pérdida del conocimiento, etc.) es importante acudir al servicio de urgencia.
 
  • Somnolencia: producto de la tensión emocional, también es normal que el niño quiera dormir. Si lo hace inmediatamente después del golpe, o no despierta, también es importante consultar.
  • Sangrado: si en lugar de un chichón el niño presenta un corte que sangra profundamente, siempre es conveniente acudir a un servicio de urgencia.
 

5. Mordedura de araña de rincón

 

El veneno de la araña de rincón es dermonecrótico y hemolítico, es decir, destruye la piel y los glóbulos rojos pudiendo provocar la muerte.

La mordedura puede ser francamente dolorosa (75% de los casos) o pasar inadvertida, pero en el transcurso del tiempo (entre 2 y hasta 24 horas) comienzan a aparecer los síntomas:
 
  • Dolor.
 
  • Enrojecimiento de la piel.
 
  • Inflamación que se va poniendo de color azul-grisáceo alrededor del sitio de la mordedura con el centro violáceo.

¿Qué hacer?

Acudir al servicio de urgencia si hay:

Fiebre, náuseas, vómitos.
 
  • Dolor muscular, palidez o ictericia (piel amarilla).
 
  • Cambios de coloración en la orina.
 

6. Reacción alérgica o anafilaxia


 
La anafilaxia es una reacción alérgica grave en todo el cuerpo a un químico que se ha convertido en alérgeno.

Síntomas

Se presentan rápidamente, a menudo en cuestión de segundos o minutos, y pueden comprender:
 
  • Dolor abdominal.
 
  • Ruidos respiratorios anormales o sibilancias.
 
  • Ansiedad.
 
  • Molestia u opresión en el pecho.
 
  • Tos.
 
  • Diarrea.
 
  • Dificultad para deglutir.
 
  • Mareo o vértigo.
 
  • Urticaria, picazón.
 
  • Congestión nasal.
 
  • Náuseas y vómitos.
 
  • Palpitaciones.
 
  • Enrojecimiento de la piel.
 
  • Mala articulación del lenguaje.
 
  • Hinchazón de cara, ojos y lengua.
 
  • Pérdida del conocimiento.
 

7. Insolación



Se trata de un problema relacionado con la termorregulación del cuerpo, que se produce debido a una exposición excesiva a los rayos ultravioletas del sol.

Cuando existe insolación todo el cuerpo muestra signos y síntomas de haber estado expuesto de manera excesiva a la luz solar.

Síntomas
 
  • Piel quemada.
 
  • Malestar general.
 
  • Escalofríos.
 
  • Fiebre.
 
  • En ocasiones dolor de cabeza, ojos rojos, mareos, náuseas y vómitos.


¿Qué hacer?
 
  • Pon al paciente en un lugar que sea fresco, con los pies en alto y boca arriba.
 
  • Aplica compresas frías y húmedas en la frente y usa un ventilador para bajar la temperatura corporal.
 
  • Aplica paños fríos en cuello, ingle y axilas si hay fiebre.
 
  • Si la persona está despierta, ofrécele bebidas rehidratantes o agua fresca, no helada.
 
  • Si hay signos de shock (labios y uñas azuladas, disminución de lucidez mental, comienza a tener convulsiones o pierde el conocimiento) llama de inmediato a Rescate CLC o traslada a la persona afectada a un servicio de urgencia.

¿Cómo prevenir?
 
  • Utiliza todos los días filtro solar en todo el cuerpo, FPS 30 para arriba.
 
  • Evitar la exposición al sol, sobre todo en las horas peak (de 11:00 a 16:00 horas).
 
  • Usar ropa de trama tupida.
 
  • Ponerse anteojos con protección UV y sombreros que tengan por lo menos siete centímetros de ala.
Vista 1330 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Rescate Clínica Las Condes: Vacaciones seguras

08 de enero, 2020 Urgencia

Tener siempre a mano un teléfono de emergencia y tomar ciertas medidas básicas de precaución son fundamentales para saber cómo reaccionar frente a posibles accidentes durante estos días de descanso.

Leer más

Clínica Las Condes implementa urgencia respiratoria diferenciada

02 de abril, 2020 Urgencia

Pensando en tu seguridad, Clínica Las Condes instaura un flujo diferenciado para pacientes que necesiten atención de emergencia respiratoria.

Leer más

Comentarios