BlogVolver al blog

Unidad de Medicina Reproductiva, 30 años luchando contra la infertilidad

13 de julio, 2016 Adultos
Con sus tres décadas de existencia, el posicionamiento que la Unidad de Medicina Reproductiva tiene en Chile y Latinoamérica es fruto de un trabajo médico y científico riguroso y respetuoso, que se ha traducido en un reconocimiento sin precedentes para una institución de salud privada en el país.

Es una enfermedad. Así, al menos lo define la Organización Mundial de la Salud. No porque la infertilidad mate a las personas, sino por el impacto que produce en la calidad de vida de quienes la padecen. “Un diagnóstico de infertilidad implica un deterioro tremendo de la autoestima, y muchas veces produce ostracismo, separación y daño en el núcleo familiar”, asegura el ginecólogo Fernando Zegers, quien hace 30 años estuvo a la cabeza de la creación de la Unidad de Medicina Reproductiva de Clínica Las Condes, junto al doctor Emilio Fernández. Toda una hazaña en términos médicos y sociales para la época.

“Cuando nos propusimos partir en 1983, había todavía muy poco desarrollo de tratamientos en reproducción asistida. Recién cinco años antes, en 1978, Robert Edwards (el padre de la fertilización in vitro, ganador de un Nobel y recientemente fallecido a los 87 años) había anunciado el nacimiento del primer “bebé probeta”, y nosotros decidíamos embarcarnos en este proyecto. Fue muy revolucionario en ese entonces y tuvimos fuertes discusiones en el ámbito público, tanto en foros como en diarios y televisión. Pero como clínica asumimos siempre una posición de vanguardia. Queríamos ser una alternativa de solución para las parejas infértiles, porque comprendíamos lo relevante que era este problema para aquellas personas”.
 

Hacer ciencia



Pero en los orígenes de esta unidad hubo también otros anhelos y ambiciones. Desde un comienzo, y junto con brindar asistencia médica, los médicos se propusieron hacer ciencia. “Formar profesionales y llevar a cabo proyectos de investigación en conjunto con científicos internacionales era algo que hasta ese entonces solo se realizaba en universidades. Lo que hicimos fue transformar una institución privada en un centro de academia de alto nivel”.

Entre los grandes frutos que el doctor Zegers destaca de ello cabe mencionar la creación del Registro Latinoamericano de Reproducción Asistida en 1990, que en estos 23 años ha publicado en forma ininterrumpida los procedimientos realizados por 150 centros, en 12 países desde México hasta Chile, con una base de datos que incluye 45.000 ciclos anuales de tratamientos de alta complejidad (IVF/GIFT (transferencia de los gametos a la trompa).

También el primer embarazo y nacimiento con el uso de ICSI (Inyección intracitoplasmática de espermatozoide) en 1995, sólo un año después que se describiera en el mundo esta revolucionaria técnica para el tratamiento de la infertilidad masculina. “Ello implicó abrir un mundo nuevo para los hombres infértiles, que hasta entonces no tenían otra alternativa. Es algo maravilloso lograr en aquellos pacientes que no tienen espermatozoides en el semen, extraer directamente desde el testículo algunas células germinales y llegar así a concebir un hijo”.

La UMR fue, además, el primer centro en Chile en realizar diagnóstico genético del óvulo antes de ser fecundado (corpúsculo polar), técnica utilizada especialmente en pacientes mayores de 40 años y con abortos recurrentes, que permite un estudio cromosómico de sus óvulos.

Pero las técnicas de reproducción asistida no fueron todo. En esos mismos años y liderados por el Dr. Emilio Fernández, la UMR se transformó en centro de referencia nacional para la llamada cirugía mínimamente invasiva, que permite resolver complejos problemas de endometriosis y otros, a través de laparoscopia láser. Así, la UMR cubrió un amplio espectro de áreas que hasta la actualidad han generado escuela en Latinoamérica.
 

Desafíos a futuro



Pero lograr embarazos en parejas infértiles con técnicas cada vez más eficientes y seguras no son los únicos desafíos que hoy se plantea la UMR.

Conscientes de los cambios que hemos experimentado como sociedad, la unidad realiza consejería de fertilidad a parejas que no están buscando un embarazo todavía, y a mujeres que van a recibir tratamientos por cáncer y desean preservar su fertilidad. Así, según las condiciones de cada paciente o pareja, se evalúan las mejores alternativas para que cuando quieran ser padres, al menos tengan gametos para intentarlo.

“Si bien la congelación de óvulos se utilizaba hasta hace un tiempo solo en pacientes oncológicas, hoy es una alternativa para las mujeres que no desean embarazarse todavía en pos de un mayor desarrollo académico o laboral, lo que les va a permitir tener hijos a mayor edad, pero con un embrión formado a partir de óvulos jóvenes”.

Por último, el doctor Zegers hace hincapié en otro desafío no menor que tienen como UMR: resolver la inequidad que existe en el acceso a los tratamientos de reproducción asistida. "Miles de familias han pasado por la Unidad de Medicina Reproductiva y eso es un tremendo logro. Pero debemos retribuir a la sociedad, tratando de llegar a personas que no puede recurrir a este tipo de procedimientos, por los altos costos que implican. Para eso estamos trabajando con municipalidades, agrupaciones de padres y Fonasa, porque pese a que no existe el derecho a ser papá o mamá, queremos que más personas tengan el derecho a acceder a la mejor tecnología, en la búsqueda de poder llegar a serlo”.

“Sin la participación de un equipo médico y tecnológico como el que existe en la UMR, y toda la contención emocional necesaria para vivir el proceso, yo no podría haber sido mamá”. María José Illanes, mamá de Esperanza (6 años) y Lucas (4 años) ambos nacidos con tratamientos efectuados por la UMR.

A mí la UMR me ayudó a ser mamá por segunda vez, porque pese a que yo me embaracé en forma espontánea de mi primer hijo, cuando quisimos tener el segundo, no nos resultó. La atención que recibí fue siempre muy personalizada, con mucho cariño y bien formulada, en el sentido de que se comienza con técnicas de baja complejidad para luego ir subiendo en la escala de acuerdo a las respuestas de cada organismo, y finalmente cumplir tu sueño de ser madre”. Soledad Quiroz, mamá de Felipe (6 años) y Olivia (2 años).

Después de pasar por procesos largos y a ratos difíciles, uno se da verdaderamente cuenta del milagro que significa ser mamá. Más allá de la excelente coordinación que acá existe entre médicos y enfermeras, los profesionales de la UMR son personas de una tremenda calidad humana, dispuestos a acogerte, darte apoyo y ayudar a resolver siempre todas tus dudas. Están verdaderamente involucrados con lo que a ti te pasa y eso mismo es un gran incentivo para seguir adelante y seguir luchando”. Paula Burgos, mamá de Natalia, 2 años, a la espera de someterse a su segundo tratamiento de fertilización asistida.
 

Hitos en Clínica Las Condes

 

 
  • 1985: primer nacimiento con GIFT en Chile e Iberoamérica.
  • 1990: creación del Registro Latinoamericano de Reproducción Asistida que recolecta, analiza y publica los procedimientos de reproducción asistida realizados por 150 centros, en 12 países desde México hasta Chile, con una base de datos que incluye 45.000 ciclos anuales e información biomédica completa de más de 114.800 niños nacidos en la región.
  • 1995: primer embarazo y nacimiento con el uso de ICSI en Chile, solo un año después que se describiera esta revolucionaria técnica para el tratamiento de la infertilidad masculina en el mundo.
  • 2000: primer centro en Chile en realizar PBGD, técnica utilizada especialmente en pacientes mayores de 40 años y con abortos recurrentes.
  • 2000: junto a Suecia, USA y Francia, es responsable del Registro Mundial de Reproducción Asistida que publica los resultados de aproximadamente 1.500.000 ciclos de reproducción asistida realizados anualmente en 54 países.
  • 2011: primer Centro de Endometriosis en Chile, a cargo de profesionales con amplia experiencia en el manejo de esta patología.
 

 

Para tener en cuenta



La edad de la mujer es gravitante en el éxito de los tratamientos de infertilidad. Así, una misma mujer puede tener 50% de posibilidades de lograr un embarazo en un ciclo de reproducción asistida a los 30 años, y 25% después de los 38 años.
 

Tratamientos en Medicina Reproductiva



En esos casos se puede acceder a tratamientos de alta complejidad, como la fertilización in vitro (FIV) o la inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI), que se pueden hacer con huevos propios si la paciente todavía los tiene disponibles, o con huevos donados, si es que la reserva ovárica es muy baja, la edad de la paciente es avanzada o si se ha evidenciado una baja en la calidad de sus propios huevos. Este último tiene relación al Programa de Ovodonación, donde se extraen los huevos a la donante y se fertilizan In Vitro con los espermios del marido de la mujer receptora y se transfiere al útero de la receptora los embriones que se hayan generado.

En Clínica Las Condes han nacido alrededor de 3.000 niños gracias a tratamientos de reproducción asistida de alta complejidad como:

FIV (FERTILIZACIÓN IN VITRO): se extraen los óvulos desde los ovarios y se inseminan en el laboratorio de reproducción asistida. Luego de la fecundación, se transfieren los embriones generados al útero de la mujer.

ICSI (Inyección intracitoplasmática de espermatozoide): se extraen los óvulos desde los ovarios y en el laboratorio de reproducción asistida se inyecta un espermatozoide dentro de cada óvulo para lograr la fecundación. Luego de ello, se transfieren los embriones generados al útero de la mujer.

GIFT (Transferencia de los gametos a la trompa): los óvulos y los espermatozoides se depositan en la trompa de la mujer; la fecundación se produce espontáneamente y no en el laboratorio. Actualmente se utiliza en situaciones excepcionales.

PBGD (Diagnóstico genético del corpúsculo polar): estudio de algunas anomalías cromosómicas en el ovocito que permite detectar óvulos anormales. Técnica utilizada especialmente en pacientes mayores de 40 años y con abortos recurrentes.
 

Desarrollo académico



La UMR ha sido líder en investigación clínica en infertilidad, endocrinología reproductiva y cirugía endoscópica, tanto en Chile como en América Latina, y ha sido uno de los más importantes centros formadores de nuevos profesionales en el área de la medicina reproductiva en la región, recibiendo becados de la Universidad de Chile, la OMS, el Programa Latinoamericano para Capacitación e Investigación en Reproducción Humana y la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida.
 

Causas de la infertilidad

 

 
  • 10% no tiene causa conocida.
  • 15% se debe a una disfunción ovulatoria.
  • 35% a factores tubarios y peritoneales.
  • 35% a factores masculinos.
  • 5% a otros problemas.


Vista 3855 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

9 cosas que toda mujer debe saber sobre fertilidad

01 de septiembre, 2020 Unidad de Medicina Reproductiva

Te contamos por qué es fundamental ponerle atención a tu fertilidad desde temprana edad y no recién cuando se busca un embarazo.

Leer más

Infertilidad femenina: la edad es un factor determinante

13 de julio, 2016 Tratamiento y Recuperación

El retraso de la maternidad por parte de la mujer incide en su capacidad para poder quedar embarazada.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios