Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC
Programa de Fisurados

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central: 2 2210 4000
Reserva de Hora: 2 2610 8000
Rescate CLC: 2 2610 7777

Fisura Labio Palatina

Fisura Labio Palatina

Luego de la evaluación inicial propuesta y si está indicado por el cirujano, se podrá instalar una placa intraoral como ortopedia prequirúrgica. Esta placa deberá instalarse antes del mes de vida ya que su objetivo es movilizar los huesos del maxilar superior para acercar los bordes de la fisura.

El movimiento provocado sólo es posible por la plasticidad de las estructuras óseas del recién nacido debido a la influencia de las hormonas maternas, aun circulando en la sangre del bebé. Por lo tanto, la placa no tiene el mismo resultado si es instalada en etapas posteriores. Al cabo de unos dos o tres meses, cuando se ha producido el efecto deseado, se cierra el labio uni o bilateral junto con la corrección nasal primaria entre los tres y seis meses de vida.

Al mes de la cirugía, se debe evaluar la cicatrización e iniciar los controles de audición y la estimulación precoz del lenguaje.

Entre los 12 y 18 meses de edad se cerrará la fisura del paladar, generalmente en un tiempo para luego continuar los controles de audición y de fonoaudiología.

Si el otorrinolaringólogo detecta infecciones del oído medio, indicará la colocación de tubos de ventilación timpánica “colleras”.

Por otro lado, a partir de los tres años de vida, y por el tiempo que se estime necesario para cada caso, se realizará la terapia de habla y voz en forma rigurosa. Si al cabo de un tiempo prudente, el paciente no habla en forma correcta, se podrá realizar, luego de estudios, una nueva intervención quirúrgica llamada faringoplastia.

Paralelamente al tratamiento propuesto, el niño deberá acudir con su odontopediatra para el cuidado de su dentadura, tanto temporal como definitiva para, en caso necesario, derivar al ortodoncista que procederá a mejorar la oclusión “mordida” con aparatos removibles y/o fijos (frenillos). Después de los nueve años, en caso de mantenerse la fisura alveolar, se podrá efectuar un injerto en esa zona tomando un pequeño trozo de hueso de la cadera del mismo niño.

Después de los 15 años, y según cada caso, se podrá realizar una corrección nasal secundaria o rinoseptoplastía.