CLC
CLCCLC
CLC
Maxilofacial

Apneas obstructivas del sueño asociadas a alteraciones del esqueleto facial

Apneas obstructivas del sueño asociadas a alteraciones del esqueleto facial

La apnea obstructiva del sueño es una afección en la cual el paciente tiene episodios de suspensión de la respiración durante el sueño.

Durante el sueño, todos los músculos se relajan, afectando también a los aquellos que mantienen la vía aérea permeable. En algunos pacientes, la vía aérea es más angosta y la relajación de estos músculos produce una obstrucción del paso de aire, reflejándose en fuertes ronquidos y cortos periodos de detención de la respiración, denominados apneas.

Un episodio de apnea va seguido de un intento súbito por respirar y un cambio a una etapa de sueño más ligero. El resultado es un sueño fragmentado y no reparador, que conduce a un exceso de somnolencia diurna.

¿Quiénes son los más afectados?

Los hombres mayores y obesos parecen tener un riesgo más alto, aunque casi el 40% de las personas con apnea obstructiva del sueño no son obesas. Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de padecer apnea obstructiva del sueño.

  • Ciertas formas de paladar y maxilar.
  • Amígdalas y adenoides grandes en niños.
  • Cuello de tamaño grande.
  • Vía respiratoria estrecha.
  • Obstrucción nasal.
  • Aumento de peso reciente.
  • Consumo de alcohol o de sedantes antes de dormir.
 

¿Cuáles son los signos y síntomas de esta enfermedad?

  • Somnolencia anormal durante el día, incluyendo quedarse dormido a horas no adecuadas.
  • Episodios sin respiración (apnea).
  • Ronquido fuerte.
  • Despertarse cansado en la mañana.
  • Depresión (posiblemente).
  • Letargo.
  • Dificultades de memoria.
  • Dolores de cabeza matutinos.
  • Cambios en la personalidad.
  • Concentración deficiente.
  • Sueño intranquilo.
 

Generalmente, el paciente que padece de apnea obstructiva del sueño no recuerda los episodios experimentados durante la noche y, a menudo, es acompañado por familiares, especialmente cónyuges aquejados por los fuertes ronquidos y episodios de apnea.

El cirujano máxilofacial se ha incorporado al equipo multidisciplinario y se ocupa de diagnosticar y tratar (mediante cirugía) las obstrucciones de la vía aérea que tienen su origen en alteraciones esqueletales de los maxilares.