BlogVolver al blog

¿Necesito un marcapasos?

17 de abril, 2018 Adultos
Aparato regula la estimulación del corazón y mantiene la frecuencia cardíaca adecuada para cada momento.


Una persona requiere un marcapasos cuando su corazón no es capaz de mantener sus latidos en los rangos mínimos que se requieren para poder realizar las actividades habituales de la vida. Si esta persona tiene su pulso a una frecuencia muy baja, su circulación de sangre es inadecuada y va a sentir debilidad, falta de concentración, mareos, e incluso puede tener una pérdida de conciencia (síncope).
 
Así lo explica el doctor Christian Karmelic, cardiólogo de Clínica Las Condes, quien agrega que si esta situación no es causada por algún factor externo al corazón (hipotiroidismo severo, alteraciones del potasio, intoxicación por algún medicamento) “y pensamos que se debe a alteración del sistema eléctrico intrínseco del corazón, tenemos que pensar que esta persona puede requerir un marcapasos”.
 
Para estar seguros de que el diagnóstico es adecuado, es necesario tener registro de la lentitud, con un electrocardiograma común o un examen de Holter de latidos. “Es muy importante que, además del registro de latidos lentos, el paciente tenga síntomas que podamos atribuir a la lentitud. Los marcapasos no están indicados, salvo algunos casos específicos, cuando el paciente es asintomático”, sostiene el especialista.

Las enfermedades que requieren marcapasos son bastante frecuentes. En Chile se instalan unos 6000 marcapasos al año, lo que implica 25 marcapasos por cada día hábil, en todo el país.
 

¿Cómo se instala un marcapasos?



La instalación de un marcapasos es una cirugía sencilla, que se puede realizar con anestesia local, pero debe ser realizada por un profesional experimentado.
 
“Habitualmente se realiza una pequeña incisión en la región pectoral izquierda, donde se fabrica un pequeño ‘bolsillo’ para alojar el marcapasos. Debajo de ese sector pasan venas desde el brazo hacia el tórax, que usamos para introducir los ‘cables’ del marcapasos. Estos ‘cables’ se posicionan dentro del corazón para poder entregar la corriente que la pila del marcapaso entrega y así generar los latidos faltantes”, explica el cardiólogo.
 
Posterior a la instalación, el paciente queda en reposo vigilado por 24 horas y es dado de alta. Generalmente, la operación genera muy poco dolor y el paciente puede realizar actividades livianas a los pocos días.
 
Se recomienda que no se realicen actividades más pesadas en los primeros 10 días para facilitar la cicatrización y evitar inflamación por exceso de actividad. Después de 10 días, la mayoría de los pacientes está realizando vida normal.
 
 
Vista 12856 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Rotura de un aneurisma de la aorta: una complicación de alta mortalidad

06 de noviembre, 2019 Tratamiento y Recuperación

Aunque no se conozca de forma tan masiva, esta condición puede ser de evolución fatal, mucho más que un infarto, y cuando se complica, debe ser resuelto con cirugía de emergencia.

Leer más

Un 16 % de las personas puede tener hipertensión y no saberlo

22 de agosto, 2019 Tratamiento y Recuperación

Clínica Las Condes realizó una evaluación de presión arterial donde varias personas accedieron a medirse la presión.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios