BlogVolver al blog

Hipertiroidismo e hipotiroidismo no tienen relación con el cáncer de tiroides

03 de septiembre, 2018 Tratamiento y Recuperación
Condiciones relacionadas con la producción de hormonas tiroideas hoy son detectadas antes de que presenten síntomas.

La tiroides es una glándula con forma de mariposa que se ubica en la zona del cuello y que es la responsable de producir las hormonas tiroideas. Estas son las encargadas de funciones relacionadas con el metabolismo como el desarrollo neuronal, la velocidad a la que se queman calorías y los latidos del corazón, por ejemplo.

El exceso de producción de hormonas tiroideas se conoce como hipertiroidismo, mientras que la producción insuficiente se denomina hipotiroidismo. Ambas condiciones requieren tratamiento, pero en ningún caso están relacionadas con el cáncer de tiroides.

Así lo señala el doctor Pablo Montero, cirujano oncólogo de Clínica Las Condes, especializado en cirugía oncológica de cabeza y cuello en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York, Estados Unidos. “El cáncer de tiroides no tiene ninguna relación con la presencia de hipertiroidismo o hipotiroidismo. No es producido por estas condiciones, ni tampoco el cáncer hace que se produzca hipo o hipertiroidismo. En general, el hipotiroidismo es mucho más frecuente en la población, por eso puede verse los 2 problemas juntos, pero no hay relación causal”, indica el especialista.

El cáncer de tiroides se presenta con síntomas que pueden hacer sospechar de la enfermedad pero en la actualidad, “es muy frecuente pesquisarlo simplemente como el hallazgo de una ecografía que se realiza por chequeo médico u otros motivos, y muchas veces son asintomáticos.

Síntomas

“Sin ecografía, los principales síntomas solían ser la aparición de un tumor palpable en el cuello, la presencia de ganglios metastásicos, la aparición de disfonía o dificultad para tragar”, indica el cirujano oncólogo.

Tipos de cáncer de tiroides

Son varios los tipos de cáncer que pueden afectar a la glándula tiroides, una glándula ubicada debajo del cartílago tiroideo (manzana de Adán), en la parte delantera del cuello.

El doctor Pablo Montero señala que el cáncer de tiroides más frecuente es el de tipo papilar. “El principal factor de riesgo conocido del cáncer de tiroides papilar es la exposición a radiaciones ionizantes. Se ve en pacientes que han estado expuestos a accidentes y explosiones nucleares (como Chernobyl). Sin embargo, estos son casos que se dan en zonas geográficas específicas. En la población general, se produce más frecuentemente en paciente que ha tenido tratamiento con radioterapia en la zona de la cabeza y cuello. Esta es la razón por la que a este grupo de pacientes se le hace un seguimiento especial”, indica el especialista.

También existen otros tipos de cáncer que no pertenecen a la familia papilar, como el cáncer medular de tiroides. “Este tipo de cáncer es muy poco frecuente y a diferencia del papilar, tiene factores genéticos conocidos, específicamente la mutación de un gen conocido como RET”, dice el cirujano oncólogo.

En el cáncer papilar de tiroides, parecen haber algunos grupos familiares donde se ven más frecuentemente. Así se conocen algunos síndromes como el síndrome de Cowden o el de la poliposis adenomatosa familiar, donde el cáncer de tiroides tipo papilar, además, se asocia a otros cánceres como el colon o mama. Estas son enfermedades genéticas poco frecuentes.

Un tercer tipo de cáncer de tiroides es el llamado cáncer folicular de tiroides y está asociado a una dieta pobre en Yodo.

Vista 6392 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

¿Cuándo hacer una ecografía abdominal?

25 de febrero, 2021 Tratamiento y Recuperación

Este examen, no invasivo y de bajo costo, permite explorar tanto la pared como el contenido del abdomen para determinar si existe alguna alteración en este segmento del cuerpo. Para su preparación, sólo se requiere estar en ayunas por 4 horas.

Leer más

Dolor abdominal: ¿cómo saber si se trata de una apendicitis?

05 de enero, 2021 Tratamiento y Recuperación

Es una de las consultas por urgencia más comunes y, aunque es más frecuente en niños, también puede afectar a los adultos. Si no es tratada a tiempo, puede tener graves complicaciones.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios