BlogVolver al blog

Liposucción: solución para remover los depósitos grasos

31 de enero, 2018 Adultos
Cirugía no es recomendada en quienes tienen varios kilos de más, sino que es ideal en quienes están cerca del peso ideal.


Cuando has bajado varios kilos, pero todavía persiste grasa acumulada en algunos sectores y no la has podido reducir con dietas y ejercicios, la liposucción puede ser una solución.

Los especialistas explican que la “liposucción es un procedimiento invasivo pero con cicatrices mínimas que busca remodelar el contorno corporal y remover los excesos de grasa”. Según los doctores, el procedimiento “consiste en la remoción mecánica de los depósitos grasos ubicados entre la piel y la musculatura a través de cánulas que se introducen por pequeñas incisiones en la piel”, dicen.

Si bien, una liposucción se puede realizar en cualquier parte del cuerpo que se requiera, las zonas más habituales en las que se realiza esta cirugía son el abdomen, las zonas laterales, el dorso, la cara medial de muslos y brazos.
 

¿Cómo se realiza la liposucción y en qué consiste la recuperación?



Comúnmente, esta cirugía suele confundirse con un método para bajar de peso, sin embargo, “los pacientes ideales para una liposucción son aquellos con un peso cercano al ideal, pero con depósitos grasos (lipodistrofia) difíciles de eliminar a pesar de ejercicios y dietas”, dicen los especialistas.

Además, agregan que “lo ideal es que sean pacientes sanos con sus patologías compensadas, que no sean fumadores o hayan detenido el tabaco por al menos 3 semanas previo al procedimiento. En cuanto a medicamentos es clave no estar tomando aspirina u otro que pueda alterar la coagulación, cualquier medicamento debe ser informado al cirujano como precaución. En las zonas a lipoaspirar se debe evitar tener heridas o lesiones en la piel que puedan generar una infección, evitar rasurar áreas a intervenir muy cerca de la operación”.

Durante el período postoperatorio, se sugiere reposo relativo y compresión, la que es complementada con masajes de drenaje linfático por al menos 2 a 3 semanas.
 

¿Por qué se debe comprimir la zona intervenida?



Por varias razones, señala los cirujanos plásticos. “La liposucción es un procedimiento de remoción mecánica de la grasa que genera una inflamación y sangrado local que puede ser importante. A esto se suma el edema secundario que muchas veces puede durar varios meses. Todo lo anterior atenta contra el resultado del procedimiento, por lo que intentamos que sea lo más acotado posible en términos de duración y magnitud.

Para esto la compresión precoz es muy importante para reducir el edema e inflamación, lo que complementado con los masajes permite asegurar los resultados en forma más rápida y controlada”, destaca el cirujano plástico.

Si las recomendaciones postoperatorias no se cumplen, hay varios riesgos que pueden ocurrir. “Desde molestias por el edema, inflamación y moretones, hasta los más complejos que conllevan malos resultados por irregularidades, zonas de fibrosis o alteración de la calidad de la piel”, explican los doctores.
 
Vista 478 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Linfedema crónico: ¿qué es y cuál es su tratamiento?

10 de marzo, 2022 Tratamiento y Recuperación

¿Sientes que tus pies están muy hinchados, estás muy cansando o tienes rigidez en algunas partes de tu cuerpo? Descubre más en esta nota.

Leer más

Reconstruir después de la Cirugía de Mohs es posible

21 de septiembre, 2020 Tratamiento y Recuperación

La reconstrucción de nariz o boca se puede realizar por un cirujano plástico inmediatamente después de realizar la resección con la técnica de Mohs. También se puede hacer diferido en los días siguientes. Conoce más a continuación.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios