BlogVolver al blog

Olga Verdugo: "Todo el equipo médico ha sido de gran apoyo para mi hija"

23 de febrero, 2018 Adultos
Magdalena sufrió graves quemaduras, luego de una explosión de una lámpara de etanol. Llegó a Urgencia de Clínica Las Condes con graves lesiones. Cuenta cómo fue el proceso de recuperación y cómo logró retomar sus vidas.


Un sábado de diciembre un grupo de jóvenes celebraba un cumpleaños en una casa del sector oriente de la capital. Parte de ellos conversaba cerca de una lámpara de etanol en la terraza. En un momento, comenzó a disminuir el combustible y deciden reponerlo con el artefacto encendido.

Lo que siguió fue una explosión que dejó heridos al menos a cinco de los asistentes.

En la fiesta estaba Magdalena Aninat (19) “Me llamó por teléfono ella misma y me dice que hubo un accidente, una explosión, y que se van a la clínica. Que nos juntáramos allá”, recuera Olga Verdugo, mamá de la joven. “En ningún momento me dijo que ella estaba herida ni nada. Cuando íbamos en el auto, la llamé al celular y no me contestó. Recién así supe que le había pasado algo, porque ella siempre contesta el teléfono, y me angustié”, cuenta.

Magdalena tenía quemaduras profundas en sus manos, también en la cara y piernas.
 

El procedimiento


 
A juicio del doctor Cristian Arriagada, cirujano plástico de Clínica Las Condes, especialista en quemaduras, existe un gran desconocimiento en Chile respecto del manejo de grandes quemados, por lo que habitualmente generan enorme revuelo y movilizan a mucha gente. “Las maniobras generales de diagnóstico, estabilización y tratamiento quirúrgico de las quemaduras son bastantes regladas y Clínica Las Condes cuenta con un equipo de médicos y cirujanos plásticos experimentados en el manejo de ellas”, indica el doctor Arriagada.

En una primera etapa, la prioridad en el servicio de urgencia es tener un diagnóstico inicial de las quemaduras y descartar emergencias, como el compromiso de vía aérea, el que habitualmente se produce en quemaduras por fuego en espacios cerrados.

“Magdalena presentaba un 12% de superficie corporal quemada, con lesiones de carácter intermedio. Al mismo tiempo, se asiste en la reanimación con suero y analgesia para el manejo del dolor y control de la pérdida de temperatura que se produce cuando se pierde gran superficie de piel”, explica el cirujano plástico.

Hechas estas maniobras, se informa a los familiares de la situación para calmar la enorme incertidumbre respecto del pronóstico de sus hijos.

“La primera cirugía se realizó esa misma noche para hacer un aseo a las lesiones, retirar la piel quemada y proteger la zona dañada mediante curaciones con materiales especiales que permiten la salida de la gran cantidad de líquido que exuda las heridas. Además, la cirugía permite afinar el diagnóstico y nuevamente descartar y tratar urgencias, como síndromes compresivos de las extremidades y otros”, cuenta el doctor Arriagada.

Magdalena fue llevada al servicio de Intensivos de la clínica para seguir con la monitorización y tratamiento de la gran inflamación sistémica que se genera producto de las quemaduras.
 

Tratamiento de largo aliento


 
Magdalena recibió los puntajes de la PSU en la clínica, le alcanzó para lo que ella quería: Derecho en la Pontifica Universidad Católica de Chile. Olga, su madre, recuerda que las enfermeras y doctores entraban a felicitarla.
 
“Cuando llevaron a Magdalena a Pabellón conocí al doctor Cristián Arriagada. Él nos explicó la evolución que tenían las quemaduras eran súper variables y había que ir evaluándolas día a día. En cada cosa que nos decía era muy certero y eso nos daba confianza. Nosotros pensábamos que iba a ser un proceso mucho más largo, que quizás pasaríamos todo el año yendo y viniendo de la clínica, pero no fue así. Todos los doctores y el equipo médico completo, kinesiólogos, psiquiatras, enfermeras han sido un gran apoyo para mi hija y nuestra familia”, dice Olga.
 
El doctor Arriagada señala que “como equipo de Cirugía Plástica estamos enormemente agradecidos por la confianza que han depositado las familias en nosotros y orgullosos por los excelentes resultados, lo que hoy les permite desempeñarse como jóvenes completamente normales”.
 
 
Vista 151 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Pía Llanos: "La supermicrocirugía mejoró mi calidad de vida"

25 de julio, 2018 Adultos

A los 30 años le diagnosticaron un cáncer de mama agresivo. Si bien se curó de esta enfermedad, presentó un linfedema secundario a la cirugía oncológica. Su brazo derecho se hinchaba a tal punto que no le permitía realizar actividades cotidianas como teclear en el computador y a veces el dolor era tan agudo como el de una tendinitis. Conoce más acerca del tratamiento que cambió su vida.

Leer más

Un tipo de lifting facial para cada necesidad

06 de julio, 2018 Adultos

Procedimientos de cirugía plástica permite varias posibilidades de mejora.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios