BlogVolver al blog

Acné en la adultez: ¿Qué tratamientos hay para mejorarlo?

20 de junio, 2018 Adultos
Han aumentado los casos de acné en los adultos, por lo que cremas, buena alimentación y tecnología disponible en Clínica Las Condes, puede ayudar a disminuirlo.

El acné es característico de la adolescencia, sin embargo, se ha hecho más común en los mayores de 25 años, fundamentalmente en mujeres. Si bien, no está clara la incidencia, la mayoría de los estudios reportan alrededor de un 12% de afectadas después de esa edad, disminuyendo significativamente a partir de los 45 años.
 
La doctora María Carolina Lobos, dermatóloga de Clínica Las Condes en la edad adulta no están bien claras aún. Están involucrados factores genéticos que implican una activación excesiva del sistema inmune. Aproximadamente el 50% de los pacientes tienen historia de familiares de acné en etapa adulta”, explica la especialista.
 
Alrededor de un tercio de las pacientes, además de acné, tienen exceso de vello en ciertas áreas (hirsutismo), caída de cabello (alopecia) y alteraciones del ciclo menstrual. En estos casos la causa podría estar relacionada con problemas hormonales que deben ser estudiados en forma dirigida.
 
Otros factores que han sido involucrados son el estrés, el uso de cosméticos o productos aceitosos, inadecuados para piel grasa. Algunos estudios recientes sugieren que el tabaco agravaría el acné en la mujer adulta.
 
De acuerdo con la doctora, hay algunas diferencias en comparación con la presentación típica observada en adolescentes. “En las mujeres adultas, las lesiones son predominantemente inflamatorias, como pápulas, pústulas (espinillas) y nódulos, los que tienden a ubicarse en la cara; principalmente alrededor de boca y mentón (tercio inferior) y en el cuello (caras laterales)”, dice. La mayoría empeora en período premenstrual, agrega, y son más frecuentes las secuelas con cicatrices y cambios de pigmentación (hiper o hipopigmentación postinflamatoria).
 

Tecnología disponible para tratar el acné en la adultez

 
Tanto el acné de la adolescencia como el de comienzo tardío tienen tratamiento, y en ambos casos son similares, indica la doctora María Carolina Lobos.
 
Según la dermatóloga, primero implica un aseo adecuado del rostro, especialmente de la zona T, hidratación con productos libres de aceite y aplicación de productos específicos en áreas afectadas. “Dependiendo de cada caso existen distintas alternativas de medicamentos administrados en forma tópica y oral. Los tratamientos orales incluyen antibióticos, isotretinoina, anticonceptivos orales, espironolactona, entre otros”, agrega.
 
A estos tratamiento se puede agregar la fototerapia: con luz azul (de 414 nm) que actúa eliminando una bacteria implicada en él (Propionibacterium acnes) y puede ser  complementado con luz roja (630 nm), que tiene efecto antiinflamatorio. “Ambas terapias son indoloras seguras y no contienen radiación ultravioleta (UV)”, y ambas también se realizan en Clínica Las Condes.
 
De acuerdo con la doctora, los tratamientos con láser y luz pulsada intensa se utilizan para mejorar las secuelas pigmentarias (manchas) y cicatrices que deja el acné, y además tienen un efecto de rejuvenecimiento, ya que estimulan la formación de colágeno.
 
En Clínica Las Condes existen varias alternativas que deben ser evaluadas en cada caso dependiendo del tipo de lesiones y condición de la paciente:
 
  • Luz Pulsada Intensa (IPL), fundamentalmente para manchas.
  • Láser Fraxel (no ablativo), para manchas y cicatrices.
  • Láser de C02 Ablativo Fraccionado, para cicatrices más profundas.
Vista 1384 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

10 preguntas que te debes hacer antes de tomar sol

10 de enero, 2020

Con la ayuda de la doctora María Luisa Sáenz de Santa María, dermatóloga de Clínica Las Condes, te entregamos la información necesaria para que puedas disfrutar del sol y la vida al aire libre en forma responsable estas vacaciones.

Leer más

¿Cómo reconocer un lunar maligno?

27 de diciembre, 2019 Tratamiento y Recuperación

El cáncer de piel es una enfermedad que ha ido aumentado a pasos agigantados los últimos años y que puede ser mortal. La detección precoz es fundamental para lograr un buen pronóstico.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios