BlogVolver al blog

Familia conviviendo

La pandemia de la diabetes

13 de noviembre, 2020 Tratamiento y Recuperación
La Diabetes Mellitus es un desorden metabólico crónico, caracterizado por niveles persistentemente elevados de glucosa en la sangre debido a una alteración en la secreción y/o acción de la insulina. ¿En qué consiste y cuándo es necesaria una bomba de insulina?

 
  • ¿Qué es la diabetes?
    La diabetes es una enfermedad que ha ido aumentando en los últimos años, por lo que actualmente se considera uno de los principales problemas de salud a nivel mundial.

    Según la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, en nuestro país un 12,3% de la población sufre de diabetes, lo que nos ubica entre los países con mayor frecuencia de esta enfermedad.

    Existen distintos tipos de Diabetes Mellitus, pero las más conocidas son la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2, siendo esta última la con mayor incidencia. De hecho, se calcula que afecta a entre el 90% y 95% de los pacientes con esta enfermedad.

    Además, si bien por lo general la diabetes tipo 2 se presenta con mayor frecuencia a los adultos mayores, los especialistas coinciden en que cada vez se está observando un mayor número de casos en pacientes menores de 40 años.
  • ¿La diabetes se puede prevenir?
    Si bien, existe un componente genético que hace a algunas personas más susceptibles a desarrollar la diabetes tipo 2, existen acciones que podrían retrasar o prevenir su aparición. Algunas de ellas son: :
     
    • • Mantener un estilo de vida saludable.
    • • Seguir una alimentación adecuada.
    • • Realizar ejercicio en forma regular.
    • • Controlar el del peso.
    Diferente es la situación de la diabetes tipo 1, que es una condición autoinmune, en la que se produce destrucción de las células encargadas de producir insulina en el páncreas y en la que no está claro por qué esto se produce ni sus gatillantes, por lo tanto, no es prevenible.
  • Síntomas y diagnóstico de la diabetes
    Hay diversos factores que pueden influir en la aparición de la diabetes tipo 2, siendo la obesidad y el sedentarismo unos de los principales, ya que la grasa dificulta al organismo el correcto uso de la insulina, explica el doctor Verner Codoceo, diabetólogo del Centro de Diabetes de Clínica Las Condes.

    El diagnóstico oportuno es fundamental para evitar complicaciones mayores, por lo que se debe poner especial atención a estas tres señales que pueden significar la aparición de la enfermedad: :
     
    • • Polidipsia: sed excesiva.
    • • Poliuria: aumento en la cantidad de orina.
    • • Polifagia: ingesta aumentada de alimentos.

    La causa de estos síntomas está en que parte del exceso de azúcar en la sangre se elimina por la orina, provocando un arrastre y pérdida de agua. Como cada gramo de glucosa equivale a 4 calorías, la no utilización, y a su vez la pérdida de este nutriente lleva a una baja de peso, incluso comiendo más de lo habitual.

    Sin embargo, el doctor Codoceo aclara que estos síntomas no siempre están presentes y que muchas veces la enfermedad se diagnostica como un hallazgo al realizar un examen de sangre por otros motivos de consulta.
  • Grupos de riesgo
    Por eso, es importante conocer a los grupos de riesgo, quienes deben estar aún más atentos a la presencia de síntomas. Las características de esta población son: :
     
    • • Tener antecedentes familiares de la enfermedad.
    • • Ser mayor de 50 años.
    • • Ser sedentario, llevar una mala alimentación, tener sobrepeso u obesidad.
    • • Tener antecedentes de resistencia a la insulina o haber tenido la glicemia elevada anteriormente.
    • • Tener enfermedades como hipertensión arterial, dislipidemia (alteración del colesterol y/o triglicéridos), hígado graso.
    • • Haber sufrido diabetes en un embarazo o un recién nacido de más de 4 kg de peso.
  • Cómo evitar complicaciones
    Las complicaciones derivadas de una diabetes mal cuidada pueden ser muchas, desde pérdida de sensibilidad en los pies y obstrucción de las arterias que irrigan las extremidades inferiores, hasta problemas a la vista, los riñones y el corazón.

    Por eso, es fundamental que los pacientes mantengan estrictas medidas de cuidados que se basan principalmente en hábitos de vida saludables. :
     
    • • Mantener el nivel de azúcar en la sangre bajo control.
    • • Consumir alimentos que ayuden a alcanzar el peso ideal.
    • • Hacer ejercicio con frecuencia.
    • • Tomar los medicamentos según las indicaciones médicas.
    • • No fumar.
    • • Evitar el exceso de alcohol.
    • • Examinar y cuidar los pies en forma periódica.
    • • Mantener los controles con el especialista.
    • • Realizar los exámenes necesarios para diagnosticar a tiempo enfermedades en los ojos, riñones y vasos sanguíneos.
    • • Mantener la presión sanguínea controlada.
    • • Mantener controlado el nivel de grasas en la sangre (lípidos o colesterol).
  • ¿Qué pasa cuando baja el azúcar?
    Un bajo nivel de glucosa en la sangre se puede producir por un desbalance debido al exceso de insulina o algún medicamento y no haber comido lo suficiente, o bien a la práctica de actividad física no planificada sin cubrir el gasto de calorías. En estos casos, los síntomas pueden aparecer en apenas unos minutos o varias horas después, por lo que es importante saber cómo actuar.

    Síntomas:
     
    • • Temblores.
    • • Sudoración.
    • • Latidos acelerados del corazón.
    • • Debilidad y confusión.
    • • Hambre.
    • • Malhumor e irritabilidad.
    • • Desmayos o estado de inconsciencia.

    ¿Qué hacer?

    Si el paciente puede tragar agua o alimentos, debe ingerir azúcar que el cuerpo pueda procesar rápidamente como: :
     
    • • Un vaso de gaseosa, más 3 galletitas o 1 rebanada de pan.
    • • Un vaso de jugo, más 1 rebanada de pan o 3 galletitas.
    • • 2 sobres de azúcar, más 3 galletitas o una rebanada de pan.
    • • 3 caramelos, más 1 rebanada de pan o 3 galletitas.
    • • 2 o 3 cucharaditas tipo té de azúcar, más 3 galletitas o 1 rebanada de pan.

    A los 15 minutos se debe medir la glucosa en la sangre. Si el nivel de azúcar está bien, hay que repetir la misma cantidad de alimento que se acaba de ingerir. De lo contrario, es necesario contactar al médico de inmediato.
  • Diferencias entre diabetes mellitus tipo 1, tipo 2, gestacional y prediabetes
    Diabetes tipo 1:
     
    • • Tiene un comienzo repentino.
    • • Tiene síntomas graves al inicio.
    • • Se acompaña de pérdida de peso.
    • • Péptido C (marcador de la producción de insulina) indetectable.

    Este tipo de diabetes comienza de manera brusca. Se da mayormente en niños y jóvenes y también es conocida como diabetes juvenil o insulinodependiente. Es una enfermedad autoinmune, es decir, el cuerpo crea defensas contra sí mismo; en este caso, contra las células beta del páncreas, encargadas de producir la insulina, lo que causa la deficiencia absoluta de esta hormona.

    Diabetes tipo 2:
     
    • • Tiene un comienzo gradual.
    • • Puede no tener síntomas claros.
    • • A menudo sin pérdida de peso.
    • • Péptido C detectable.

    Es más frecuente en adultos, pero puede aparecer a cualquier edad. También son más propensas las personas con antecedentes familiares de diabetes o quienes han tenido resistencia a la insulina. Aparece, generalmente, en personas que sufren sobrepeso y obesidad, ya que el aumento de grasa dificulta al organismo el uso de la insulina de forma correcta.

    Diabetes gestacional

    Se produce durante el embarazo. Es importante detectarla y controlarla, ya que puede alterar la evolución del embarazo.

    Prediabetes

    Periodo de tiempo previo a la diabetes donde los niveles de glucosa en la sangre, en ayuna y luego de comer, son más altos de lo normal pero no tanto como para diagnosticar diabetes. Es importante controlarla, ya que se relaciona con mayor probabilidad de sufrir diabetes tipo 2, enfermedades al corazón y ataque cerebrovascular.
  • Bomba de insulina
    La bomba de insulina es un dispositivo capaz de administrar la hormona que un paciente con diabetes necesita durante el día, según sus niveles de azúcar en la sangre. A diferencia del tratamiento tradicional para controlar la enfermedad, permite mayor flexibilidad, al dar la posibilidad de programar diferentes dosis durante las 24 horas.

    De esta forma, la bomba funciona con insulina ultra rápida, pero está programada de tal forma que cumple la función de insulina lenta y base de insulina. Por ejemplo, en caso de hacer ejercicio puedo aumentar por un tiempo determinado la cantidad de insulina o disminuirla, a diferencia de la inyección que está circulando en el cuerpo. Por otro lado, de noche, como tiene un sensor, garantiza el sueño sin hipoglicemia.

    El dispositivo tiene el tamaño de un bipper y pesa menos que un celular. Tiene un reservorio donde se almacena la insulina para 2 ó 3 días, que llega al cuerpo por medio de una cánula que va dentro del tejido subcutáneo.

    También cuenta con un sensor que permite administrar la insulina necesaria, pero no reemplaza el valor de la glucosa medida en sangre. Deben hacerse controles en sangre, porque hay que calibrar la bomba.

    Todos los pacientes que comienzan a utilizarla pasan por un período de acostumbramiento y deben tener un cuidado especial considerando que es un dispositivo electrónico que puede fallar y, como funciona con pilas, siempre hay que tener reemplazo y portar su kit de tratamiento tradicional de reemplazo.
  • Cirugía metabólica para pacientes con diabetes
    El doctor Rodolfo Lahsen, diabetólogo de Clínica Las Condes, señala que existen varios criterios para indicar una cirugía metabólica en personas con diabetes, pero los más aceptados a nivel mundial actualmente son: :
     
    • • Pacientes con diabetes tipo 2 e índice de masa corporal mayor a 35 con mal control de su diabetes (hemoglobina glicosilada mayor a 8%): la cirugía metabólica se recomienda.
    • • Pacientes con diabetes tipo 2 e índice de masa corporal mayor a 35 con buen control de su diabetes (hemoglobina glicosilada menor a 8%): la cirugía metabólica debe considerarse.
    • • Pacientes con diabetes tipo 2 e índice de masa corporal entre 30 y 35 con mal control de su diabetes (hemoglobina glicosilada menor a 8%): la cirugía metabólica debe considerarse.

    De esta forma, el diabetólogo es quien realiza esta recomendación y deriva al cirujano. Así, ambos médicos eligen en conjunto la intervención más apropiada para cada paciente.

    ¿Qué índices mejora posterior a una cirugía metabólica? :
     
    • • Niveles de glicemia.
    • • Hemoglobina glicosilada.
    • • Colesterol.
    • • Triglicéridos.
    • • Presión arterial.
Vista 2352 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

¿Qué es la diabetes insípida?

18 de noviembre, 2020 Tratamiento y Recuperación

La diabetes insípida se caracteriza por exceso de sed y aumento de la frecuencia miccional y del volumen urinario. Conoce más a continuación.

Leer más

Todo lo que tienes que saber sobre los exámenes para detectar la diabetes

30 de septiembre, 2020 Tratamiento y Recuperación

Una detección temprana de la diabetes permitirá evitar el desarrollo de complicaciones crónicas; para eso, conocer sus factores de riesgo y la realización de exámenes ayudará a evitar su aparición y a un mejor pronóstico. Conoce más a continuación.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios