BlogVolver al blog

Mujer mostrando su globo ocular amarillo

Hepatitis: diagnóstico y evolución

28 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación
La hepatitis, o la inflamación del hígado, puede curarse instantáneamente, pero también volverse crónica. ¿Qué hacer?

La hepatitis producida por infección presenta distintos síntomas. Entre los principales, están:
 
  • Dolor abdominal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Ictericia: coloración amarilla de piel.
  • Orina oscura.

Por otro lado, la hepatitis puede llegar a ser crónica. Sin embargo, también está la aguda, la que desaparece con tratamientos en seis meses.

Según la doctora Leyla Nazal, gastroenteróloga de Clínica Las Condes, “el diagnóstico se debe sospechar conociendo estos síntomas, pero el diagnóstico definitivo se hace con exámenes de sangre de pruebas hepáticas, en los que se detectan muy elevadas las transaminasas y, en mayor o menor grado, la bilirrubina. También es necesaria una imagen abdominal, habitualmente una ecografía”, explica.
 

Dependiendo del tipo de hepatitis, puede haber una curación espontánea o una evolución a la cronicidad.


“La mayoría de las hepatitis virales agudas se curan sin secuelas, pero en las hepatitis C es más frecuente que se vuelvan crónicas y en el 5% a 10% de los adultos que se contagian de hepatitis B”, agrega la especialista.
 

¿Qué pasa si su evolución es negativa?



Otra diferencia es el riesgo de mala evolución, es decir, de presentar una hepatitis fulminante donde la destrucción masiva del hígado provoca síntomas que podrían llevar a la muerte, salvo que se realice un trasplante hepático. “Aunque cabe mencionar que, en general, el riesgo de hepatitis fulminante es muy bajo en las hepatitis virales”, enfatiza la gastroenteróloga.

Durante la evolución de una hepatitis se recomienda:
 
  • Realizar reposo.
  • Evitar comidas crudas o medicamentos que puedan llevar a mayor deterioro del hígado o sobreinfección con otro germen.
  • También hay que ser precavidos con los contactos, enfatizando en el lavado de manos y teniendo precauciones de contacto.
  • Es importante recomendar la vacunación de personas que comparten el techo en caso de hepatitis A y B. “Se debe estar atento a los síntomas de mala evolución, y mantener control médico hasta la curación”, indica la doctora Nazal.
 

Síntomas de una mala evolución



Los signos de una mala evolución, a la que se debe estar atento, son:
 
  • Confusión o letargo.
  • Lentitud al hablar.
  • Aparición de manchas similares a moretones en la piel.
Vista 3287 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Cómo tratar la intolerancia a la lactosa

20 de mayo, 2020 Tratamiento y Recuperación

Más de la mitad de la población adulta en Chile sufre de esta condición que puede producir molestias gastrointestinales en distintos grados.

Leer más

Biopsia hepática: examen para detectar hígado graso

12 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

Examen permite indicar el grado de inflamación y fibrosis de este órgano.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios