BlogVolver al blog

Síntomas de la colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn

15 de junio, 2018 Adultos
Un mal diagnóstico puede empeorar el daño del tubo digestivo.


La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son dos enfermedades inflamatorias intestinales (EII) que comparten una característica: el daño o la inflamación crónica del tubo digestivo.
 
El doctor Patricio Ibáñez, gastroenterólogo de Clínica Las Condes y jefe del Programa de Enfermedades Inflamatorias Intestinales señala que en el caso de la colitis ulcerosa, los principales síntomas son sangrado rectal, sensación de urgencia para ir al baño, de no poder defecar o quedar con ganas. La enfermedad de Crohn, en cambio, tiene síntomas más amplios que pueden incluir dolor abdominal (continuo o intermitente) y diarrea con o sin sangre.
 
La diferencia con el síndrome de colon o intestino irritable es que en este último no hay presencia de sangre en las deposiciones, tampoco baja de peso y el dolor es moderado.
 
“Un mal diagnóstico puede hacer que la enfermedad siga progresando y los daños se hagan cada vez más intensos y cuando ya está muy avanzada el tratamiento médico no logra revertirla. Además, la enfermedad activa se asocia a un mayor riesgo de un cáncer de colon. Después de diez años de enfermedad, éste puede llegar a un 20 o 25%”, indica el especialista.
 
En las EII, las bacterias que viven en el intestino (microbiota intestinal) cumplen un rol fundamental. Se ha visto que, en pacientes con estas enfermedades, las bacterias intestinales están desreguladas, teniendo una menor proporción de bacterias antiinflamatorias, dice el doctor Ibáñez.
 
Uno de los objetivos del Programa de Enfermedades Inflamatorias Intestinales de Clínica Las Condes es que el paciente logre sentirse bien en forma permanente a lo largo del tiempo. Es decir, sin dolor abdominal, sin diarrea y sin síntomas extraintestinales como fatiga o dolores articulares, entre otros.
 
“Para lograr el bienestar del paciente tiene que existir un control más profundo del daño en el intestino y no sólo tratar los síntomas de manera superficial, porque es ahí cuando la enfermedad se reactiva. Es fundamental curar las heridas del intestino (curación de la mucosa) e, incluso, tratar de que a nivel microscópico el daño también se encuentre reparado”, dice el doctor Ibáñez.
 
Vista 10275 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Consejos para comer saludable en Fiestas Patrias

14 de septiembre, 2020 Alimentación saludable

Comer rico y saludable es posible. A continuación, encontrarás recomendaciones para celebrar estas Fiestas Patrias cuidándote en familia.

Leer más

Tipos de hepatitis

05 de agosto, 2020 Tratamiento y Recuperación

Es importante reforzar que la hepatitis se puede prevenir. ¿En qué consiste y cómo hacer un diagnóstico oportuno para el tratamiento de esta enfermedad?

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios