BlogVolver al blog

bebé o infante o lactante siendo vacunado

¿Por qué decirles sí a las vacunas?

27 de diciembre, 2019 Tratamiento y Recuperación
Las vacunas no son cosa de niños. Los adultos también deben saber en qué casos es necesario la inmunización para evitar el contagio y la propagación de ciertas enfermedades.

Las infecciones afectan a niños y adultos pudiendo algunas llegar a generar severas complicaciones en la salud de las personas. Por eso, las vacunas juegan un rol fundamental, ya que si bien acciones como el lavado de manos, tomar agua limpia y mantener la higiene personal son importantes, no son suficientes para evitar el desarrollo y propagación de enfermedades.

“Las vacunas son preparaciones que, suministradas a las personas, tienen por objetivo generar la inmunidad frente a distintos virus y bacterias. De este modo, cuando la persona vacunada se expone a esta enfermedad, no la tendrá. Las vacunas son seguras y la principal herramienta de la medicina en la lucha contra graves enfermedades”, explican los doctores de Clínica Las Condes.

Por eso, el llamado a los especialistas es a mantenerse informados y no hacer caso a campañas que intentan poner en duda sus beneficios, ya que no tienen evidencia científica alguna. “Es fundamental que las personas conozcan las vacunas disponibles y que sean activamente responsables del proceso de inmunización”, dicen los especialistas.
 

Niños y adultos



En este escenario, es importante saber que tanto niños como adultos deben mantener sus vacunas al día. Para ello, el Ministerio de Salud revisa y actualiza año a año el Programa Nacional de Inmunizaciones obligatorio, cuyo objetivo principal es prevenir la morbimortalidad y discapacidad por determinadas enfermedades infecciosas transmisibles.

Sin embargo, existen también otras vacunas que no son obligatorias y cuya prescripción dependerá de cada caso particular según parámetros como la edad, el estado de salud y el estilo de vida de las personas.
 
  • Vacuna influenza: se debe administrar cada año y es fundamental en la reducción de la mortalidad por esta enfermedad. Según recientes estudios, esta vacuna redujo en un 82% el riesgo de los adultos de ingresar a cuidados intensivos por complicaciones derivadas de la influenza.
  • Vacuna Enfermedad Neumocócica: esta vacuna protege contra enfermedades que son muy graves y pueden causar la muerte debido a una bacteria llamada neumococo. Entre ellas se encuentra la neumonía, bacteriemia y meningitis.
  • Vacunas dTpa: esta vacuna protege contra la tos convulsiva (coqueluche), difteria y tétanos. Un mito urbano muy difundido es que el tétanos se contrae con clavos oxidados. Lo cierto es que esta bacteria se encuentra en las heces de los herbívoros y con el sol se convierte en polvo que queda en el ambiente. Si una persona cae sobre este polvo y se hace una herida, aunque sea pequeña, puede contraer la enfermedad. Por eso es muy útil en los viajeros con destinos exóticos.
  • Vacuna Hepatitis A: se suministra en dos dosis en adultos que no tengan antecedentes de esta enfermedad. Esta patología se transmite por contaminación fecal, al igual que la fiebre tifoidea, y es muy frecuente en destinos populares como el sudeste asiático y otros.
  • Vacuna Hepatitis B: se administra en tres dosis y permite prevenir el contagio de esta grave enfermedad infecciosa y sus complicaciones como la hepatitis fulminante, que tiene un altísimo riesgo de muerte. • Vacuna Herpes Zoster: esta vacuna protege contra el virus varicela-zóster, que puede causar herpes zóster cuando se reactiva. La infección se caracteriza por ser muy dolorosa.
  • Vacuna MMR: inmuniza contra los virus del sarampión, parotiditis y rubeola. Se aplica en dos dosis y actualmente está siendo reforzada en viajeros nacidos entre 1971 y 1981, debido a los brotes de sarampión que se han detectado en todo el mundo, ya que ha sido la más atacada por los movimientos anti vacunas.
  • Vacuna VPH: esta vacuna protege contra el virus papiloma humano, la principal causa de cáncer de cuello de útero en mujeres y de infecciones de la piel y las mucosas. Se aplica en tres dosis después de los 15 años y se recomienda tanto a hombres como mujeres hasta los 26 años, con el fin de controlar el contagio de este virus.
  • Vacuna antitetánica: se utiliza principalmente en el manejo de heridas en urgencias y protege contra el tétanos que es una enfermedad bacteriana con altas tasas de mortalidad.
  • Vacuna antimeningocócica: protege contra el meningococo, bacteria que puede causar enfermedades como meningitis y meningococcemia. Se usa en personas jóvenes que viven y comparten con un gran número de personas de la misma edad, por ejemplo, militares, residencias universitarias, entre otras.
Vista 3313 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

PrEP y PEP

01 de diciembre, 2023 Adultos

Métodos para prevenir el VIH

Leer más

Vacunas para viajar al extranjero

08 de noviembre, 2023 Adultos

Recomendaciones y consejos de salud esenciales para tu viaje

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios