BlogVolver al blog

Rafael Mariaca junto a su esposa

“Me dijeron que si no me operaba pronto, podía perder la vista”

06 de junio, 2019 Tratamiento y Recuperación
Rafael Mariaca se sometió a una cirugía endoscópica poco invasiva cuyo postoperatorio fue similar al de una sinusitis: sin hematomas y sin dolor.

A comienzos de año, Rafael Mariaca se desempeñaba como todos los días en su trabajo ubicado en La Paz, Bolivia, cuando comenzó a sufrir fuertes dolores de cabeza, los que tuvo que calmar con algunos analgésicos.

Pasaron los días, y una tarde mientras estaba sentado en su oficina, se levantó rápidamente y sintió que todo empezó a dar vueltas a su alrededor. Asustado por este nuevo síntoma, decidió visitar a un neurocirujano.
 

“Me dijo que estaba estresado, pero por si acaso me haría una tomografía. Tras el examen, me entregó el diagnóstico: tumor en la glándula hipofisiaria”, recuerda Rafael.


Por el tamaño del tumor, éste estaba comprimiendo peligrosamente el nervio óptico, al punto de provocar daño en el campo visual. “Me dijeron que si no me operaba pronto, podía perder la vista”, agrega.
 
Todavía sorprendido y preocupado por la noticia, Rafael junto a su esposa contactaron a un amigo en Chile para que los ayudara. Fue él quien les recomendó visitar al doctor Enrique Hess, neurocirujano de Clínica Las Condes, quien de inmediato lo puso en contacto con el doctor Luis Cabezas, otorrinolaringólogo de la misma institución. Ambos especialistas le realizaron nuevos exámenes para confirmar el diagnóstico y conocer el tamaño del tumor, que ya sobrepasaba los cuatro centímetros, por lo que la única opción era la cirugía.

 

Procedimiento mínimamente invasivo



El doctor Luis Cabezas, otorrinolaringólogo de Clínica Las Condes, explica que por el peligro que tenía el tumor de comprometer la visión, Rafael debía someterse a una cirugía a la brevedad. Sin embargo, en Bolivia ofrecían someterlo a una intervención “abierta y muy traumática”, por lo que acá decidieron optar por una menos invasiva.

“En La Paz me asustaron, porque me dijeron que era una cirugía bastante complicada, que tenían que romperme la nariz, sacarme el tumor y luego mandarme a radioterapia y cosas así. Aquí la orden fue diferente, se hacía igual por la nariz, pero no había que romperla, solamente entraban y sacaban el tumor, sin necesidad de hacer radioterapia. Entonces era una forma menos invasiva”, comenta Rafael.

 “La cirugía que practicamos junto a los doctores Krause y Valdés nos permitió extraer el tumor a través de la nariz usando una técnica endoscópica. Desde allí pudimos acceder directamente hacia la cavidad intracraneal donde los doctores Hess y Selman manipularon directamente el tumor, aspirando y despegándolo con una excelente visión y de una forma menos traumática para el paciente”, complementa el doctor Cabezas.

 

 

“La mejor decisión que tomé fue venir acá”

 

El postoperatorio de Rafael se desarrolló sin complicaciones, ya que el leve daño realizado en sus estructuras nasales permitió que a los pocos días pudiera desarrollar una vida normal, sin moretones ni molestias. “Vino toda mi familia, mis hermanos, mis cuñados, y todos quedaron muy sorprendidos porque no me vieron la cara hinchada, rota o con parches, todo normal. Solamente con mis tapones”, cuenta Rafael.

Para el doctor Enrique Hess, , neurocirujano de Clínica Las Condes, ésta una de las grandes ventajas de la técnica endoscópica, ya que a pesar de lo delicado de la cirugía, en términos de recuperación termina siendo muy similar a una sinusitis: sin hematomas ni dolor.

“Al hacer poco daño sobre las estructuras nasales no es necesario, en un importante número de pacientes, dejar con taponamiento nasal. Solo es importante poner atención a la orina, ya que pueden orinar en exceso los primeros días, y dejar al paciente con una analgesia endovenosa las primeras 24-48 horas. En el caso de Rafael, él fue operado el miércoles por la tarde y su alta fue el sábado por la mañana”, explica el especialista.

“La mejor decisión que tomé con mi señora fue venir. Sacamos la cita, nos operamos y salió perfectamente bien todo. Hoy estoy recuperándome, obviamente de una cirugía que fue un poco larga, dura, pero estoy muy bien. No tengo la nariz rota, no estoy con mi cara hinchada, o sea estoy perfectamente. (…) Me siento muy agradecido de Clínica Las Condes, del doctor Hess, doctor Cabezas y todo el equipo que tienen, todo el personal. Ahora me voy feliz y en un tiempo a seguir con mis controles”, finaliza Rafael.
Vista 1226 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Mareos en el auto

19 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

Los traslados en carreteras pueden ser un problema para quienes sufren mareos por movimiento, especialmente los niños. Conoce qué hacer en estos casos.

Leer más

¿Qué es una hemorragia en una cuerda vocal?

10 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

Lesión es común entre las personas que se dedican al canto profesional.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios