BlogVolver al blog

Desde la alergia hasta el deporte: ¿qué ayuda y qué agrava el asma?

04 de junio, 2018 Adultos
Ciertos factores pueden ser gatillantes de una crisis cuando el paciente no está controlado.


El asma se puede controlar, al punto de que las crisis se vuelven mínimas, pero cuando no está controlado, hay varios factores que pueden gatillarlas. El doctor Henry Olivi, broncopulmonar de Clínica Las Condes, explica algunas a las que hay que poner atención.
 
  • Alergia. La alergia está en el origen de la enfermedad inflamatoria y cuando está presente, puede producir la limitación variable del flujo de aire y la reacción exagerada de las vías aéreas a estímulos tanto exógenos como endógenos.
  • Reflujo. Produce una reacción química. Al tener contenido ácido, irrita la mucosa de los bronquios, por lo que se produce una reacción que imita muy bien al asma. Se llama obstrucción bronquial por reflujo. Cuando el paciente es alérgico, tiene condiciones de asma y está inflamado, al tener reflujo, el asma va a ser más exagerado.
  • Tabaquismo. Está asociado a varias enfermedades, además del asma, como el cáncer, enfisema, EPOC. Las personas con asma son más sensibles, aún más si fuman, por lo que pueden tener reacciones más frecuentemente que si no fumaran. “El cigarrillo pone más laxas las uniones entre células y a las células de la mucosa, las hace más permeables. Cada célula se suelta y penetran mejor los antígenos”, dice el doctor.
  • Obesidad. No se sabe muy bien el mecanismo, pero se ha observado que es un agravante.
  • Embarazo. En personas con condiciones genéticas, antecedentes familiares de alergia o asma, la condición podría hacerse más evidente en el embarazo, por el reflujo o porque se hace más sensible por efecto hormonal. Aunque en algunas personas incluso pueden disminuir los síntomas.
  • Infecciones virales. Exacerban la inflamación alérgica. Desde un resfrío simple a influenza, un paciente con asma va a toser y se va a congestionar más.
  • Deporte. Si el asma no ha sido tratada y controlada el deporte puede ser gatillante de crisis, pero cuando está controlada es ideal hacer ejercicio. “Hay atletas olímpicos de carreras cortas, muy asmáticos, pero bien controlados. Si está controlado es recomendable hacer deporte incluso a niveles profesionales”, indica.
Vista 495 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Diferencia entre asma bronquial y bronquitis crónica

07 de julio, 2020 Tratamiento y Recuperación

Se trata de dos enfermedades de las vías respiratorias con síntomas similares pero con causas y tratamientos muy diferentes. Por eso es importante saber reconocerlas.

Leer más

Alergia y asma: directamente relacionadas

07 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

Hasta un 50% de los pacientes asmáticos son alérgicos.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios