BlogVolver al blog

Trasplante hepático: Principal causa es la obesidad

07 de junio, 2018 Adultos
La segunda causa es pacientes con dependencia al alcohol o drogas.


En todo el mundo, el primer motivo de trasplante hepático es la obesidad. Esta enfermedad es la principal causante de una condición conocida como hígado graso no alcohólico (esteatohepatitis no alcohólica) que puede desencadenar una cirrosis.
 
“Hoy en día la causa más extendida de trasplante de hígado es la obesidad. El alcohol es la segunda causa de trasplante en todo el mundo”, dice el doctor Erwin Buckel, jefe del Centro de Trasplantes de Clínica las Condes.
 
En ambos casos, estos pacientes llegan a necesitar un trasplante producto de una situación autoinferida y autoinfligida, pero no por eso se dejan de trasplantar. En el caso de obesidad, “estos pacientes entran con ciertos criterios a la lista de trasplantes porque no se puede esperar a que estén en un peso óptimo para trasplantarlos, sin embargo, se requiere de un equipo multidisciplinario que los apoye en todo momento”, explica el doctor.
 
Por otro lado, el cirujano agrega que “los trasplantes son un recurso escaso, que no alcanza para todos. Uno tiene la responsabilidad de asegurar que sean distribuidos en justicia a todos los pacientes que tienen una buena oportunidad de sobrevida”, recalca.
 
En este sentido, el especialista dice que ante los ojos de una persona inexperta podrían existir ciertos sesgos o discriminación, sin embargo, los trasplantes en estos pacientes tienen ciertos criterios que son específicos.
 
“El paciente que es fumador y hace una insuficiencia respiratoria hoy es candidato a trasplante de pulmón en cualquier parte del mundo, aunque sea fumador. Obviamente no puede llegar con el cigarrillo encendido a pabellón, se le va a exigir un tiempo de abstinencia, una adherencia a un tratamiento que haga que su dependencia no exista y que el riesgo de su dependencia al tabaquismo sea lo más bajo posible”, explica el doctor Buckel.
 
Lo mismo corre para aquellos pacientes que tienen dependencia al alcohol y las drogas, pues requieren de un tiempo de abstinencia prolongado, verificables, de apoyo de equipo de psiquiatras y psicólogos expertos en dependencia y la adherencia no sólo del paciente, sino también de sus familias.
 
“Está demostrado que los criterios que se utilizan hoy en estos casos hacen que la tasa de pérdida de órganos trasplantado por recurrencia de dependencia es baja, e incluso menor que en la población general”, indica el cirujano.
 
Vista 737 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Criopreservación de Médula Ósea

07 de diciembre, 2023 Por ti vamos más allá

Avances tecnológicos y estrategias terapéuticas

Leer más

Trasplante de médula ósea: qué hemos aprendido en 50 años

22 de septiembre, 2023 Por ti vamos más allá

El bombardeo de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki que determinó el fin de la Segunda Guerra Mundial, además del daño instantáneo esperable a la población afectada, tuvo consecuencias inesperadas y, de alguna manera, obligaron al desarrollo del campo de estudio de las células madre hematopoyéticas y del trasplante de médula ósea. 

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios