BlogVolver al blog

hombre con dolor de espalda

Las principales causas del dolor de espalda

21 de agosto, 2020 Tratamiento y Recuperación
La columna vertebral es la que nos permite permanecer erguidos y protege nuestro sistema nervioso. Por eso, es importante mantenerla sana y prevenir lesiones u otro tipo de enfermedades.

Según los especialistas del Centro de Columna de Clínica Las Condes, el dolor de espalda es uno de los motivos más frecuentes de consulta traumatológica, y se cree que la mayoría de las personas sufrirá este problema al menos una vez en su vida. Afortunadamente, por lo general se trata de un cuadro que remite en forma espontánea y que no necesita mayor tratamiento. Sin embargo, hay ciertas señales a las que hay que estar atentos y que debieran ser motivo de consulta para descartar un problema mayor:
 
  • Dolor que persiste más allá de 7 a 10 días y que no cede con reposo.
  • Dolor acompañado de pérdida de sensibilidad, hormigueo o disminución de fuerza de las extremidades inferiores.
  • Dolor nocturno capaz de despertar al paciente.
  • Dolor que se mantiene al estar en reposo.

En estos casos, el especialista realizará primero una evaluación clínica al paciente y, posteriormente, es posible que se soliciten algunos exámenes de imágenes para determinar con exactitud el diagnóstico y cuál es el mejor el tratamiento para cada caso en particular.
 
 

Patologías más frecuentes

 
 
  • Hernia discal: Los discos son estructuras cartilaginosas con un componente central con alto contenido acuoso (gel), que generan una estructura comparable a un amortiguador hidráulico, otorgando resistencia mecánica y flexibilidad a la columna. Con el pasar de los años, y un importante factor genético, la zona central de los discos comienza a deshidratarse y hace que la altura de los discos comience a disminuir, perdiendo flexibilidad. Esto se hace aún más evidente después de los 65 años.
 
“Este proceso degenerativo dura años y durante este período puede ocurrir que parte del disco protruya hacia el canal raquídeo y comprima estructuras nerviosas que van emergiendo de la columna hacia las piernas, generando una lumbociática. Esto ocurre en alrededor del 1% de los casos de dolor lumbar, y sobre el 75% de ellas se tratan en forma médica, sin necesidad de cirugía, mejorando por la reabsorción espontánea de ella. La degeneración discal en sí misma puede causar dolor en distintos momentos durante la vida”, explica el doctor Roberto Postigo , traumatólogo del Centro de Columna de Clínica Las Condes.
 
  • Si la hernia está en la parte baja de la espalda el dolor se puede irradiar hacia los muslos y las piernas.
  • Si es en la parte superior o en la columna cervical, el dolor se irradiará a los hombros y brazos.
 
  • Degeneración del disco lumbar: Se produce en forma gradual en el disco que está entre las vértebras. Puede presentarse en cualquier zona de la columna pero es más frecuente en la parte baja y en el cuello.
 
El dolor en estos casos es muy variable. Algunas personas no presentan mayores síntomas, mientras otras llegan a ver limitadas sus actividades cotidianas debido al dolor. “El dolor secundario a la degeneración del disco o discopatía suele tener varios grados de severidad, sobre todo al agacharse o doblar la cintura. En general aparece bruscamente con movimientos menores, discapacita durante un par de días y lentamente va cediendo, siendo siempre solo dolor lumbar”, comenta el especialista.
 
  • Dolor articular o dolor facetario: Se trata de la degeneración del cartílago articular, que es el que cubre las articulaciones e impide el roce de los huesos.
 
Se manifiesta con dolor fundamentalmente lumbar, con ocasional irradiación a los glúteos y caderas. Se alivia con la marcha, el ejercicio y el reposo en posición fetal. El dolor aumenta al estar de pie de forma estática y es especialmente notorio al levantarse en las mañanas o al cambiar de posición. Su tratamiento es básicamente a base de antinflamatorios y ejercicios.
 
  • Estenosis del canal raquídeo: Es el estrechamiento anormal del canal de la columna que puede ocurrir en la región cervical, dorsal o lumbar. Esto produce una restricción de la médula o las raíces nerviosas y, como consecuencia, dolor acompañado de trastorno neurológico.
 
Por lo general presenta tres síntomas:
 
  • Dolor lumbar que cede en reposo y aparece en actividad.
  • Dolor ciático (pierna) o crural (muslo).
  • Y el síntoma exclusivo de esta enfermedad que es la claudicación neural intermitente, es decir, la aparición de dolor progresivo con la marcha que obliga al paciente a detenerse y descansar por unos minutos antes de reanudar su marcha

El tratamiento de esta enfermedad es quirúrgico.
 
  • Estenosis del canal cervical: En este caso se comprime la médula espinal, por lo que los síntomas son más difusos y comprometen tanto a las extremidades superiores como a las inferiores. Lo más característico es el dolor cervical, pérdida de equilibrio y de motricidad fina de las manos. Los casos más avanzados de la enfermedad generan imposibilidad de la marcha y ausencia de control de los esfínteres. El tratamiento en casos de estenosis asintomática es solo observación y control, mientras que los casos sintomáticos requieren de cirugía precoz.
 
  • Traumas: Se producen por accidentes de alta energía, siendo los más frecuentes las caídas de altura, accidentes vehiculares o en deportes extremos.  Con frecuencia el tratamiento de estas lesiones es quirúrgico precoz.
 
Dependiendo del tipo de lesión y la localización de la fractura, será el compromiso y futuro neurológico del paciente.
 
 

La importancia de cuidar la columna

 
 
La columna vertebral es una estructura modular formada por vértebras que se unen entre sí mediante discos, ligamentos y músculos.
 
Además de cumplir la función de sostener el esqueleto, aloja y protege al sistema nervioso, por lo que es una estructura fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo. La columna tiene cuatro segmentos:
 
  • Columna cervical: corresponde a la región del cuello, teniendo como límite superior el cráneo.
  • Zona dorsal: está ubicada en la región del tórax.
  • Zona lumbar: se encuentra en la pared posterior del abdomen.
  • Sacro-coxis: es la parte posterior de la pelvis.
 
 

Factores de riesgo

 
 
Si bien, cualquier persona, independiente del sexo o la edad, puede presentar dolor de espalda en distintos momentos de su vida, existen ciertos factores que aumentan la probabilidad de sufrir alguna patología en esta zona del cuerpo.
 
  • Edad: el dolor es más común a medida que aumentan los años.
  • Falta de ejercicio: los músculos débiles y no utilizados de la espalda y el abdomen
  • pueden provocar dolor de espalda.
  • Algunas enfermedades como: espondilo artritis, infecciones, malformaciones congénitas etc.
  • Hábitos de vida: sedentarismo, obesidad, tabaquismo.

  • Condiciones psicológicas: algunos trastornos como la depresión o la ansiedad pueden influir en la percepción del dolor. Incluso el estrés puede causar tensión muscular y dolor de espalda.
 
 

¿Cómo prevenir los dolores de espalda?

 
 
Según el doctor Roberto Postigo, las enfermedades de la columna vertebral no sólo son responsables de discapacidad, sino también de alteraciones en la salud mental de quienes las sufren, ya que genera angustia e incertidumbre respecto de las capacidades futuras del paciente. Por eso, la prevención es la mejor forma de evitar estas patologías:
 
  • Hacer ejercicio aeróbico de bajo impacto en forma regular ayuda a mejorar la fuerza y la resistencia.
  • Fortalecer la musculatura a través de ejercicios específicos para la espalda y el abdomen, ya que actúa como faja protectora.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Controlar el estrés, ya que, probablemente, es uno de los factores que más influyen en el dolor lumbar y cervical y a una mala calidad de vida. “Los pacientes muy estresados duermen mal, no relajan
la musculatura, habitualmente se asocian a trastornos de la alimentación, falta de ejercicios, consumo de tabaco y alcohol”, dice el especialista.
  • Hábitos de cuidado de espalda en las actividades de la vida diaria.
 
El doctor Postigo explica que, en general, el 90% de las enfermedades de la columna vertebral se solucionan con un tratamiento médico multidisciplinario que requiere, además de medicamentos y ejercicios específicos, el apoyo y la participación de distintos profesionales.
 
“Los equipos multidisciplinarios en columna otorgan una mayor tasa de éxito terapéutico, al mantener un trabajo coordinado y a la medida para cada patología y cada paciente. Además de traumatólogos y neurocirujanos expertos y dedicados al tema de columna, los kinesiólogos, psicólogos del dolor, psiquiatras y neurólogos aportan muchísimo en el tratamiento. Los casos que se resuelven mediante cirugía son los más complejos, los cuales representan la menor cantidad de consultas”, concluye el especialista.
 
 

Conceptos que hay que conocer

 
 
  • Lumbago: Se refiere al dolor en le región lumbar (cintura) que puede irradiar a glúteos y caderas, pero solo se limita a la región.
  • Ciática: Dolor que se irradia hacia las piernas, de carácter profundo, quemante y muy intenso que no se alivia con el reposo. Si es acompañado de dolor lumbar se denomina lumbociática.
  • Cervicalgia: Dolor limitado solo a la región del cuello y la parte alta de la espalda, incluyendo la zona escapular.
  • Braquialgia: Dolor irradiado desde la zona cervical a uno o ambos brazos, de iguales características que la ciática. Si está acompañado de dolor cervical se denomina cervicobraquialgia.
 
 
Vista 8540 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

7 razones para no dejar la actividad física

23 de noviembre, 2020 Tratamiento y Recuperación

La práctica de ejercicio, en cualquier modalidad, aumenta los niveles de endorfinas en el cuerpo, lo que ayuda a combatir el estrés, entre otros beneficios. Entonces, no hay mejor excusa para realizar actividad física, sobre todo en este tiempo de pandemia.

Leer más

¿Por qué me duele la cadera?

21 de septiembre, 2020 Tratamiento y Recuperación

La articulación de la cadera es vital para nuestro funcionamiento cotidiano y nuestra calidad de vida. Conoce a continuación las patologías más frecuentes que la afectan y sus tratamientos.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios